«Pa, siento que viví la noche más feliz de mi vida» – GENTE Online
 

"Pa, siento que viví la noche más feliz de mi vida"

Actualidad
Actualidad

"Alo Mica, pa. Quiero que mi cumple sea bien a lo Mica", le había pedido su
hija mayor a Marcelo, diez días atrás. Y Tinelli respetó la decisión. Por eso
esta noche no hay tarjeta. Ni tiara en la cabeza. Ni vestido largo. Ni invitados
famosos. Ni torta con cintitas. Ni vals multitudinario. Ni ceremonia de velas.
Ni mariachis. Ni bandas musicales. Ni souvenirs. Pero hay un plano para llegar a
destino, hay amigos, hay música, hay abrazos, hay cotillón, hay recuerdos
imborrables, hay diversión, hay lágrimas, hay emoción y hay una conclusión
rondando la noche límpida de Baradero: el cumpleaños de 15 de la hija mayor de
Marcelo Tinelli, que fue distinto, personal, "a lo Mica"; sin embargo tuvo el
mismo desenlace que cualquier otro cumpleaños de 15. Ese desenlace que suele
salir de la garganta ya disfónica de una adolescente feliz:

-¿Sabés, pa? Siento que viví la noche más feliz de mi vida- así lo definió
Micaela.

EL BRINDIS DEL TE Y EL CHOCOLATE. Era la mañana del 26 de agosto de 1988 cuando
la pequeña porteña recibió el primer chirlo de su vida y era la tarde del martes
26 de agosto del 2003 cuando la madre le organizaba en su casa del barrio
privado Los Aromos un té de atardecer para festejar el aniversario. Además de la
propia Soledad Aquino, sus cuatro hermanos, Candelaria, los veinte mejores
amigos de la agasajada y la agasajada, se sumaban al party Marcelo (que bien
temprano le había regalado un imponente ramo de La mejor flor), Paula Robles,
Francisco y Juanita. Desde luego no faltaron las masas, los postres, el
chocolate en sus dos versiones, sólido -torta- y líquido -caliente-; las quince
velitas y los tres deseos. Uno, de la feliz adolescente a sus padres: "Ojalá que
la fiesta sea inolvidable
".

CUENTA REGRESIVA. Durante el mediodía del sábado 30 Marcelo, su mujer y sus
cuatro hijos ingresaban ansiosos en Macondo, el campo que poseen a orillas del
río Baradero. Tras recorrer esos 140 kilómetros que lo separan de la Capital
Federal, descansaron, almorzaron frugal y salieron a dar una vuelta en
cuatriciclo. Mientras, Gabriela Galaretto -afincada desde hacía cinco días-
chequeaba los últimos detalles de la organización: que las tres carpas y sus
interiores para los 160 invitados estuvieran preparados, que se hubiese colocado
el camino de antorchas y las luces de colores rodearan los árboles del jardín,
que nadie pisara los mil plantines con flores de estación que pidió poner
Tinelli, que el horario de los cuatro micros a salir desde Rolón y Márquez,
frente al Hipódromo de San Isidro, respetaran el horario de las 19 y las 21:30
estipulados; en síntesis, que nada quedara librado a la suerte.

MANJARES CONTRA EL FRIO. A la hora señalada -21:30- y cuando su silueta de
musculosa, pollera turquesa, calzas y zapatillas negras apareció en la carpa
principal, entre todas las estrellas (incluso Marte, que no es estrella pero se
veía rojo e imponente en el cielo puro), empezó a brillar ella. A su lado,
también brillaba Marcelo, que se calzó un traje gris italiano y una camisa
blanca propia de publicidad. La recepción, en una de las tres carpas, sirvió de
cómodo living provisto de sillones estilo Luis XVI. Las otras dos carpas se
instalaron en el galpón donde Tinelli acostumbra guardar los tractores; reparo
ideal para paliar el par de grados bajo cero del exterior. En un sector interno
(decoración hindú, ambientación con velas), la calidez, además, llegó a través
de las exquisiteces de Nuva catering: una entrada con bandejas saladas (buffet
mediterráneo), plato caliente de pastas italianas y salsas variadas y, de
postre, gran mesa gran de dulces y golosinas, coronadas por la torta de
chocolate de 1,30 metro de largo. A las cinco de la mañana y antes del amanecer,
se sirvió chocolate -¡cuándo no, Micaela!- con medialunas calientes preparadas
minutos antes en la ciudad.

SORPRESA Y MEDIA. De la segunda carpa del galpón, contigua y decorada con telas
de color verde manzana y rosa chicle, surgía una barra, una pared cubierta de
marcos antiguos con fotos de álbum de Micaela y 400 pequeñas luces
intermitentes. También, la pantalla gigante donde se proyectó el video de veinte
minutos que aceleró cada corazón presente. Allí aparecía, en secuencias estilo
dibujos animados, la caricatura de Mica, descartando la ropa tradicional de su
armario y arrojando el champú para lavarse la cabeza con un pan de jabón. Se la
mostraba rebelde y hipposa y a la vez cálida y sencilla. "Un calco de ella",
según sus conocidos. La filmación avanzó mostrando imágenes de su vida, frases
de familiares y un saludo de las Bandana. "Esto no me la imaginaba, pa", Micaela
lo abordó a Marcelo. E hija y padre lloraron abrazados.

TE LLEVO SOBRE MI PIEL. En el otro extremo, se armaron dos camarines. En uno,
Fernando, que trabaja en Ideas del Sur e hizo tatuajes para Tumberos, Disputas y
ahora para Sol negro, les entregó su arte, desde un sillón odontológica, a casi
todos los presentes. Francisquito pidió una iguana y un tribal. Las compañeras
de Mica eligieron flores, soles y hadas. Los compañeros, leones y dragones.
Micaela no quiso ninguno. Prefirió lucir el sol que siempre la acompaña, y
Marcelo prometió pensar en qué tattoo hacerse que resuma el amor que siente por
sus cuatro hijos. En el otro camarín, Jimena, Irene y Natalia, quienes también
trabajan en Ideas…, ofrecían su servicio de maquillaje artístico. Ahí sí:
Micaela pidió pestañas postizas y purpurina y que le pintaran de negro el borde
de sus ojos.

VALS DE SABADO POR LA NOCHE. La reina de la madrugada, ya, no entró al salón con
un tema especial. Sin embargo, bailó el vals Danubio azul, pero sólo con Marcelo Tinelli. Fue segundos antes de que DJ Federico Ruiz (el musicalizador de
El Show
de VideoMatch)
, hiciera girar la música de los 80 (de la cual Micaela es
fanática como su padre), Rodrigo, Mambrú, pop, ritmos tropicales y cumbia que
prepararon el terreno para que a las tres de la mañana arrancara el carnaval
carioca a puro cotillón, gorros gigantes de distintos colores y formas
(caracoles, Nemo, ardillas, flores en gomaespuma). Ninguno de los 110 chicos y
50 mayores se negaron al ritmo. Tampoco el ex noviecito de Micaela, Pablo (Paul,
17, hijo del empresario Pablo Bossi), con quien rompió en el verano.

QUE ESTO DURE PARA SIEMPRE. La pequeña Juanita Tinelli había dormido durante la
fiesta entera, Francisco fue el segundo en entregarse a los brazos del letargo.
Lentamente partieron Alfredo y Doli, los padres de Paula; Fabián Scoltore,
Soledad Aquino y su hermano y por último, los micros alquilados que llevaron a
cada uno de los chicos hasta el campo. En uno de ellos iba subiendo Juana
Repetto, la hija de Nico y Reina Reech. "Un festejo distinto", definió peinada
de rasta. Mica y su hermana Candelaria comenzaron a abrir los regalos y a leer
las dedicatorias en el libro de los 15. El domingo amanecía. Entonces la hija
mayor se le acercó a Marcelo, que caminaba rendido hacia su habitación:

-Gracias, pa. Gracias por hacer que mi cumple sea bien a lo Mica.

por Leonardo Ibáñez y
Pablo Procopio
fotos: álbum de Micaela Tinelli, Alejandro Carra, Diego Omar,
Walter Papasodaro, Maximiliano Vernazza y Maximiliano Didari

Marce siempre soñó con este momento, pero Mica quería que fuese íntimo. Por eso, cuando el DJ Federico Ruiz puso el vals Danubio azul, ella sólo aceptó bailar en los brazos de su padre.

Marce siempre soñó con este momento, pero Mica quería que fuese íntimo. Por eso, cuando el DJ Federico Ruiz puso el vals Danubio azul, ella sólo aceptó bailar en los brazos de su padre.

Tinelli le permitió hacer una fiesta muy personal. Entonces Micaela invitó a 110 adolescentes y 50 mayores. Todos viajaron hasta Macondo, el campo de Marce en Baradero. La consigna: pasarla rodeada de los seres más queridos.

Tinelli le permitió hacer una fiesta muy personal. Entonces Micaela invitó a 110 adolescentes y 50 mayores. Todos viajaron hasta Macondo, el campo de Marce en Baradero. La consigna: pasarla rodeada de los seres más queridos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig