Operativo sol – GENTE Online
 

Operativo sol

Actualidad
Actualidad

La consabida pelea por el rating, candente como pocas veces en los últimos años; la interna política de su amado San Lorenzo, también al rojo vivo; las ganas de compartir unos días de descanso con sus cuatro hijos y gente amiga...

Ese cóctel le dio motivos de sobra a Marcelo Tinelli (52) para armar un viaje a Miami, uno de sus destinos predilectos, con la idea de relajar la mente. Aunque no pueda desenchufarse completamente de todo, por supuesto. De jueves a domingo, en las playas de South Beach, el conductor Nº 1 aprovechó para broncearse, hacer shopping y, teléfono en mano, seguir al tanto de las idas y vueltas en los distintos frentes. Sobre todo de lo que concierne al Ciclón de Boedo: aunque muchos supongan que se alejó de la escena del club, Marce está más metido que nunca.

El miércoles había dejado grabados los programas que restaban de la semana del Bailando, en una larga jornada que se extendió hasta las seis de la madrugada. Y el jueves ya estaba en la Florida. Alojado en el W South Beach, sobre la famosa avenida Collins y pegadito al mar, Tinelli compartió playa con Micaela (23), Candalaria (21), Francisco (14) –ahora popular en Twitter, con casi 70 mil seguidores– y Juanita (9). Sol Calabró, por su parte, se quedó en Buenos Aires (es habitual que Marcelo, durante las vacaciones de invierno, viaje exclusivamente con sus hijos). El que no faltó fue su íntimo amigo Federico Ribero (junto con su mujer, Andrea Bursten, e hijos).

Leé la nota completa en la edición 2453 de Revista Gente. El viernes fue el día ideal para tostarse (sábado y domingo estuvo nublado) y Marce lo capitalizó a pleno. También pasó por Bal Harbour para hacer compras con sus hijos.

El viernes fue el día ideal para tostarse (sábado y domingo estuvo nublado) y Marce lo capitalizó a pleno. También pasó por Bal Harbour para hacer compras con sus hijos.

Teléfono en mano, Marcelo no estuvo completamente ajeno a lo que pasaba en Buenos Aires. Por el contrario, siguió atentamente la actualidad de su querido San Lorenzo.

Teléfono en mano, Marcelo no estuvo completamente ajeno a lo que pasaba en Buenos Aires. Por el contrario, siguió atentamente la actualidad de su querido San Lorenzo.

“Marce se desvive por sus hijos”, contó Ribero, quien disfrutó de los suyos. Tinelli, con su clásica gorrita con visera, aprovechó la pileta del hotel W, sobre la avenida Collins. Durante el domingo, lluvioso, no pudo utilizarla.

“Marce se desvive por sus hijos”, contó Ribero, quien disfrutó de los suyos. Tinelli, con su clásica gorrita con visera, aprovechó la pileta del hotel W, sobre la avenida Collins. Durante el domingo, lluvioso, no pudo utilizarla.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig