“Olivia es lo más hermoso que nos pasó en la vida” – GENTE Online
 

“Olivia es lo más hermoso que nos pasó en la vida”

Actualidad
Actualidad

Al cumplir una semana de vida, Olivia Alfonso Chaves recibió el alta médica. Hora de que padres e hija partieran al departamento de la Avenida del Libertador, adonde se mudaron hace poco. Para entonces, Paula Chaves (28) y Pedro Alfonso (33) ya tenían todo preparado. El cuarto de la beba, ya terminado de decorar, resplandecía. Además, mientras la beba seguía internada en Neonatología, una avalancha de muñecos de peluche regalados por los fans de la pareja seguían amontonados. “No tuvimos tiempo de acomodarlos”, dicen.

–¿Cómo fue el primer contacto con tu hija?
Paula: Yo quería que naciera por parto natural. Al principio, cuando el médico me dijo que sería por cesárea, no me gustó nada. Pero después entendí que era mejor para ella y me dejé llevar. ¿La verdad? No me acuerdo cuánto duró todo, pero cuando Olivia salió y me la apoyaron sobre el pecho, sentí el amor más puro, inmenso, único, y comprendí que mi vida cambiaba para siempre, porque de pronto había alguien que iba a necesitar de mí, y entonces... ¡me largué a llorar!

–¿Qué fue lo primero que hiciste al tenerla en brazos?
–Por instinto... ¡la olí! Fue mi primer impulso para reconocerla, para sentirla totalmente mía. Olivia es lo más hermoso que nos pasó en la vida. Las palabras no me alcanzan para contar los sentimientos.
Pedro: En el quirófano nos reíamos, pero también se nos escapaban lágrimas de emoción. Fue un momento único, profundamente único, imposible de compartir.

–¿Cómo es Paula en su rol de madre?
–Algo obsesiva: ¡no se despega ni un segundo de Olivia!

–¿Y Pedro como papá?
–Un padrazo. Está súper baboso. Y también recanchero. Al principio yo tenía miedo, no sabía cómo agarrarla. El lo hizo como todo un experto. Además, en el quirófano tenía puesta una bata con la inscripción: “Voy a ser papá”. ¡Imaginátelo! Con la bata y la cofia, estaba hermoso.

–¿Quién te dio a Olivia?
–¡El! La trajo en brazos. Parecía iluminado, como si la llevara así para toda la vida. La apoyó en mi pecho. No nos soltaba a ninguna de las dos. Y lloramos... ¡de felicidad!

–¿Cómo está después de sus días en Neonatología?
Paula: Siempre estuvo perfecta. Nació pesando casi cuatro kilos: ¡le faltaban veinte gramos para ese récord! Estuvo en la sala de Neo por control, y no nos despegamos de ella.

–¿Tuvieron miedo, Paula?
–No... Además, a Pedro le vino bien, porque esa semana no fumó ni un solo cigarrillo. Los tres nos quedamos muy pegados. Unicamente recibimos a nuestras familias. No quisimos show, porque la beba es muy chiquita, y los primeros días yo estaba con los dolores de la cesárea.

–¿Los deja dormir?
Paula: Por ahora dormimos los tres en el mismo cuarto. Pero Oli es una santa. Tiene hambre cada cuatro horas, pide teta y casi no llora.
Pedro: Olivia es como Paula en los últimos meses de embarazo: come y duerme todo el día. La mamá está muy obsesiva: cuida cada detalle, limpia todo el tiempo, y ambula con el alcohol en gel por toda la casa. No quiere que nadie toque a la beba si antes no se lava las manos.

–¿Cómo la recibieron Moro y Renata, los perros?
Paula: Al llegar a casa no estaban, porque nosotros no estuvimos durante una semana. Cuando les mostramos a Olivia, Moro me buscó a mí y me festejó, y Renata le empezó a ladrar. Creo que está un poco celosa.

–¿Es parecida a alguien de la familia?
Pedro: Tiene los ojos de Paula.
Paula: Todos dicen que tiene la boca de Pedro. Que se parece más a él. ¿Pero qué importa? Olivia es mágica, y basta.

–¿Paula, vas a volver a trabajar pronto?
Paula: ¡No, ni ahí! Hay una oferta para hacer temporada en Carlos Paz con Pedro. Si todo sigue bien, seguro que la hacemos. Pero dudo... Olivia va a tener apenas tres meses. No me quiero adelantar. Ya veremos.

Olivia nació en la Clínica Suizo Argentina, bajo el signo de Leo: según los astrólogos, el signo de los triunfadores. En las fotos, papá, mamá y la beba camino a casa. “Pide teta cada cuatro horas y no llora”, cuenta Paula.

Olivia nació en la Clínica Suizo Argentina, bajo el signo de Leo: según los astrólogos, el signo de los triunfadores. En las fotos, papá, mamá y la beba camino a casa. “Pide teta cada cuatro horas y no llora”, cuenta Paula.

“Cuando Olivia salió y me la apoyaron sobre el pecho sentí el amor más puro, más inmenso, increíble, único. Mi vida cambiaba para siempre” (Paula)

“Cuando Olivia salió y me la apoyaron sobre el pecho sentí el amor más puro, más inmenso, increíble, único. Mi vida cambiaba para siempre” (Paula)

Los más que felices padres. “Todo salió bien. Ahora somos una familia completa”, dicen.

Los más que felices padres. “Todo salió bien. Ahora somos una familia completa”, dicen.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig