“Ojo: esta pareja va a dar que hablar…” – GENTE Online
 

“Ojo: esta pareja va a dar que hablar...”

Actualidad
Actualidad

La primera vez que Guinzburg (55) vio a Fulop en el escenario fue cuando la convocó para hacer un monólogo en El club de la comedia, para Canal 13. Recuerda Catherine (41): “Todo el mundo habló mucho de ese programa. El público estaba acostumbrado a verme llorar en las novelas, pero nadie creía que podía hacer reír. Aquella aparición me permitió demostrar cierta versatilidad y…”. Aquí interrumpe Jorge: “Sí, todo muy lindo, igual a mí siempre me rechazabas. Vos no me creías cuando te aseguraba que eras la Mujer Maravilla del espectáculo nacional: sabés cantar, bailar y actuar. Es difícil encontrar en nuestro país una actriz como vos, porque sos divertida, carismática, simpática, y tenés rapidez mental y un lomazo. Hoy, Cathy, estoy convencido de que vas a convertirte en la gran vedette argentina, bueno… venezolana”, arriesga el humorista, conductor y… productor de Un país de revista, que inaugurará el teatro Metro el 18 de mayo y del cual la diosa latina es protagonista.

Cathy: Gracias Jorgito, pero no te preocupes por lo del país, porque yo me siento argentina y venezolana. Aparte, creo que esta oportunidad me va a acercar más a la gente. La revista es un género muy popular, y yo amo este país, porque acá armé mi familia y levanté mi casa.

–¿Cómo fue el encuentro entre ustedes?
Jorge:
En marzo le ofrecí a Cathy, por quinta vez, hacer una revista. Tomamos un café. Me costó, pero finalmente, luego de bastante tiempo de insistir, lo logré. Y ojo, hoy estoy en condiciones de afirmar que esta pareja va a dar que hablar…
Cathy: Me gustó la idea. Lo bueno de este espectáculo es que la mujer no recibe la agresión machista, algo típico en los scketches cómicos de las revistas. Y, aparte, la apuesta que está haciendo Jorge es increíble.
Jorge: Prefiero ganar menos, pero pretendo armar una obra de lujo para reabrir lo que era el cine Metro. Por eso hicimos construir una escenografía que se mueve de manera continua, pusimos telones costosos y pantallas gigantes, encargamos filmaciones especiales, sonará una música original y contratamos a un gran cuerpo de baile y a humoristas de primera línea: José Luis Goia, Gladys Florimonti y Marcos el Bicho Gómez (que personifica al payaso Mala Onda en Mañanas informales, el ciclo que Jorge conduce cada día, de 9:30 a 13, por Canal 13). También queremos sumar al elenco a la gran Nacha Guevara. Ojalá podamos.

–¿Y usted, Fulop, impuso alguna condición para no compartir el escenario con chicas pulposas y atractivas?
Cathy:
No. Yo creo que todo lo que sume para este espectáculo está bien.
Jorge: Hay mujeres tan inseguras que no quieren que las otras vedettes tengan su mismo color de pelo, pero Cathy no pidió ni pide nada. Es tan simple a la hora de trabajar que se deja querer por todas y… por todos. Y sí, todos la queremos querer, aunque ella no nos deje (carcajada).
Cathy: Quizá, por el esfuerzo que pongo, lo merezco (risas). En los ensayos olvido lo estético, me pongo una faja para no desgarrarme ningún músculo y me mato. Pero los moretones y los dolores no importan. Valen la pena, porque estoy aprendiendo a bailar como una vedette. Gracias a la propuesta de Jorge todos los hombres y mujeres me van a ver con las plumas puestas. Este año estaba muy ilusionada con volver a subirme a un escenario, y él me cumplió el sueño.

–¿Pero usted no quería hacer un infantil en lugar de ponerse las plumas? ¿No está celoso Osvaldo Sabatini, su marido, de que todo el mundo la vea con poca ropa?
Cathy:
¿A qué mujer no le gusta ponerse las plumas? Pasa que yo no quería que me vieran sólo como una mujer sexy, sino como una buena actriz. Por eso no aceptaba lanzarme porque sí al teatro de revista: quería un buen contenido y sentirme cuidada. Por otro lado, si fuese por Ova, yo estaría con las plumas puestas todo el día. No te olvides de que es fanático de River.
Jorge: Más que celoso, Osvaldo va a recibir aplausos por la mujer que tiene. Me alcanzan los dedos de una mano para nombrar a las cinco mejores vedettes de la historia argentina: Moria Casan, que es de antes y de ahora, Nélida Roca, Nélida Lobato, Amelita Vargas y Violeta Montenegro. Pero ahora le toca el turno a Catherine Fulop.

–¿Es verdad que usará el conchero de Moria?
Cathy:
Sí, Moria es divina. Como sabe que tengo veinte años de carrera, está feliz con que entre al mundo de las vedettes. Entonces me lo ofreció. Me halaga que quiera ser mi madrina en el mundo de la revista.

–¿Con el estreno se viene también una nueva guerra de empresarios?
Jorge:
No creo. Deseo que le vaya bien a todos aquellos que hacen las cosas en serio e invierten, y no los que hacen rascadas en mil teatros. Respeto a Nito Artaza y a Miguel Angel Cherutti. Ellos invierten fuerte en sus obras y toman al teatro de revista con seriedad. Por eso en las pantallas del Metro pondré un comercialito recomendando la obra de Nito. No hay que ser mezquino y querer que sólo me vaya bien a mí.

–Usted nombró a Artaza y a Cherutti pero se olvidó de Sofovich que tiene cuatro obras en cartel, ¿no estará refiriéndose a Gerardo cuando habla de “rasacadas en mil teatros”?
Jorge:
No hablo de nadie en particular. Aunque todos los que vayan a leer esto son conscientes de quién estoy hablando. Se sabe que hay gente que hace rascadas y se sabe que hay gente que trabaja en serio. Nito Artaza hace cosas en serio.

“<i>¿Así te parece bien, Jorgito</i>”, pregunta Catherine. “<i>Si nos vieran nuestros esposos… ¡ay! ¿Qué pensarían?…</i>”, dice pícaro Guinzburg mirando con cara de póquer a su mujer, Andrea Stivel, que supervisa la producción fotográfica en la escalera del teatro Metro de la calle Cerrito.

¿Así te parece bien, Jorgito”, pregunta Catherine. “Si nos vieran nuestros esposos… ¡ay! ¿Qué pensarían?…”, dice pícaro Guinzburg mirando con cara de póquer a su mujer, Andrea Stivel, que supervisa la producción fotográfica en la escalera del teatro Metro de la calle Cerrito.

“<i>Nos divertimos y somos muy serios trabajando</i>”, coinciden el argentino y la venezolana antes de firmar el contrato. “<i>Tras cinco negativas, logré convencerla. No se va a arrepentir. Es más, quizá en 2007 preparemos juntos una comedia musical</i>”, vaticina el pequeño gran animador.

Nos divertimos y somos muy serios trabajando”, coinciden el argentino y la venezolana antes de firmar el contrato. “Tras cinco negativas, logré convencerla. No se va a arrepentir. Es más, quizá en 2007 preparemos juntos una comedia musical”, vaticina el pequeño gran animador.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig