“Ojalá que pronto podamos llenar esta libreta de hijos” – GENTE Online
 

“Ojalá que pronto podamos llenar esta libreta de hijos”

Actualidad
Actualidad

Nosotros no somos una pareja muy normal… No vamos a tener luna de miel y viviremos varias noches de bodas, porque por ahora nuestra casa será un hotel. El departamento que compramos todavía está en obra por remodelaciones”, anunció el novio. “¿Si va a haber ceremonia religiosa? Por ahora, no”. Apenas unos minutos después de estas palabras, Juan Cruz Bordeu (37) y Consuelo Lough (22) firmaron el acta de matrimonio ante el juez de Paz Jorge Lozano. Fue el 23 de octubre al mediodía en el Registro Civil de la calle Uriburu. Dentro de la sala había unas 80 personas, entre familiares e íntimos.

En segunda fila, Graciela Borges, la gran diva del cine nacional, en el papel de madre. Una vez más, muy glamorosa, con un traje de pantalón y saco de seda by Gino Bogani y un sombrero de Valentino. Y emocionada hasta las lágrimas con el casamiento de su único hijo, fruto de su matrimonio con Juan Manuel Bordeu, que murió en 1990. Junto a Graciela, sus flamantes consuegros, Gavin y Cristina Lough, y las hermanas de su hijo, Elena, Ivonne (ex de Mauricio Macri), Beba y Patricia (hija). También presente, Patricia Langan, la última mujer de Juan Manuel.
¿Los testigos? Alberto Ponte (Beto, quien vino especialmente de California para la boda), Lucía Martínez y Elsa Valenzuela, que fueron los primeros en llegar junto a los hermanos de la novia, John, Charly y Cristina.

Después del clásico “sí, quiero”, los novios estamparon sus firmas en el acta y se dieron un beso. El aplauso fue general. Cuando el juez pidió los anillos, ellos comentaron que ya los tenían puestos desde hacía un mes. “Los hicimos bendecir en la iglesia de San Nicolás por el padre Ignacio, un gran amigo nuestro”, contó Consuelo.

LA NOVIA. Se llama Consuelo (22 años, 1,76 de altura, 84-60-91 de curvas) y trabaja como modelo (integra el staff de la agencia Pink!), aunque con bajo perfil. Hace tres años conoció a Juan Cruz en una fiesta de amigos en común. “Y fuimos inseparables… En realidad, nos peleamos por cinco meses”, corrige ella, que es estudiante de Historia del Arte. También hizo varios cursos de fotografía y aprende pintura con el artista plástico Ricardo Garabito. Juan Cruz dice que por ahora no quiere volver a actuar: “Me ocupo del campo que era de mi padre y también filmo documentales. Y con Consu hacemos trabajos de servicio social, ayudando a los que tienen menos”.

LA MADRINA.Hoy no soy la actriz ni la conductora de radio: soy la mamá de Juan Cruz. Este es un día inolvidable para nuestra familia y estoy feliz, porque con esta boda de mi hijo y Consuelo la familia se agranda… Ya no estamos nosotros dos solos. Ojalá que el amor que hoy se tienen dure para toda la vida, y que pronto cumplan con su palabra y me hagan interpretar mi mejor papel: el de abuela. Sueño con muchos nietos”, dijo Graciela Borges, la más emocionada de la boda.

EL FESTEJO. Después de la ceremonia civil, unos 120 invitados almorzaron en El Patio de los Amigos, una cantina en Villa Crespo decorada con guirnaldas de colores para la ocasión. La gran fiesta será en La Peregrina –la estancia de la familia Bordeu en Balcarce– en noviembre. El almuerzo post-civil fue sólo un comienzo. El menú: entrada de fiambres, pulpetas de ricota, verdura y carnes, berenjenas a la napolitana, porciones de pizza y bomba de papas. Y como plato principal se sirvió pollo al Antelo con papas fritas y pastas. Hubo mesa dulce, café Cabrales y vinos y champagne de Bodegas Norton. Tampoco faltó la torta de bodas, pero sin cintitas.

SIN APURO.No estamos esperando un hijo. Mucha gente creyó que Consuelo estaba embarazada, porque desde que anunciamos el casorio hasta hoy pasó muy poco tiempo. Nuestras madres quieren ser abuelas ya, así que, ojalá, pronto podamos llenar esta libreta de hijos”, confesó Juan Cruz. Hubo brindis, muchos llamados de felicitación (de Susana Giménez, entre otros) y baile. Al caer la tarde un grupo de mariachis cantó unas serenatas. Y los novios partieron rumbo a un hotel. Mediodía del 23 de octubre. Juan Cruz y Consuelo dijeron “sí, quiero” en el Registro Civil de la calle Uriburu, ante unos cien familiares y amigos.

Mediodía del 23 de octubre. Juan Cruz y Consuelo dijeron “sí, quiero” en el Registro Civil de la calle Uriburu, ante unos cien familiares y amigos.

El look de los novios: Consuelo con un vestido corto, de encaje, signé Gino Bogani. El, con un traje clásico y corbata. Después del Civil hubo asado en El Patio de los Amigos, en Villa Crespo.

El look de los novios: Consuelo con un vestido corto, de encaje, signé Gino Bogani. El, con un traje clásico y corbata. Después del Civil hubo asado en El Patio de los Amigos, en Villa Crespo.

Graciela Borges –también por Bogani, con sombrero de Valentino– junto a su consuegra, Cristina Lough, y tres de las cuatro hermanas del novio: Elena, Ivonne y Beba Bordeu. Juan y Consuelo escuchan al juez.

Graciela Borges –también por Bogani, con sombrero de Valentino– junto a su consuegra, Cristina Lough, y tres de las cuatro hermanas del novio: Elena, Ivonne y Beba Bordeu. Juan y Consuelo escuchan al juez.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig