“Nunca hablé de mi vida privada… y ahora tampoco” – GENTE Online
 

“Nunca hablé de mi vida privada... y ahora tampoco”

Actualidad
Actualidad

En el universo Twitter ella, Luciana Salazar (29), lo sigue a él. Pero él, Martín Redrado (48), no la sigue a ella. En el universo Facebook no se conocen. O al menos no se tienen mutuamente como “amigos”. Y en el universo de la realidad ya hace dos meses que viven un romance vertiginoso.

“Sin reservas”, como la misma Luli le confesó a una amiga que le preguntó sobre su nuevo amor. Sin embargo, con el estallido mediático, tuvieron que tomar recaudos y asumir que ya no pueden esconderse. Ella siguió con su ritmo de entrenamiento (va todos los días al Vilas Club en su ya famoso Mini Cooper), y optó por darle un poco de aire a Martín, para que pudiera hablar con sus dos hijos, ya que éstos se habrían enterado de la relación a través de los medios.

A su vez, Martín supo de la difusión que había tenido la historia por boca de la mismísima Luli, que lo llamó a Londres casi a diario para contarle y así poder idear juntos un plan de acción. “Nunca hablé de mi vida privada... y ahora tampoco”, explica Luciana.

“Quiero preservar la relación. No quiero que se sepa ahora y que todo el mundo empiece a manosearla mediáticamente”, le admitió la rubia a una íntima, a quien también confesó: “Martín es tan distinto. Es tan inteligente... Me pone en equilibrio, me aconseja sabiamente, me contiene”.

Luciana no se siente bien con todo lo que pasa. “Hasta sentía cierto temor de enfrentar a Marcelo en el programa y no saber cómo manejar la situación”, dicen sus amigas. Por eso, él habría llamado a un encumbradísimo hombre de Ideas del Sur para que la cuidaran.

Prudente, discreta, incapaz de dar un nombre o exponer al hombre que tiene a su lado (¡tan distinto a muchas chicas que copan hoy la tevé!), Luciana busca preservar a Redrado: “Jamás hablé de un hombre, ni lo voy a hacer ahora”. En sus larguísimas charlas telefónicas, Martín y Luciana coincidieron en que lo más importante hoy era cuidar a los hijos del economista frente a tanta exposición. “Yo no los conozco, pero me importan y los quiero, porque son sus chicos. Lo fundamental es que ellos estén bien, que comprendan lo qué está pasando y que no lleguen a lastimarlos todas las barbaridades que se están diciendo”, le dijo la diosa a una íntima. “¿Y vos?”, quiso saber su amiga. Luciana respondió sincera: “Yo estoy bien. No sé si Martín va a ser el hombre de mi vida, pero es una relación que a los dos nos importa, porque sentimos que tiene futuro”. En su Mini Cooper rumbo al Vilas, donde entrena a diario con su coach Pier Fritzsche para ShowMatch. La rubia, durante toda la semana, sólo salió de su casa para ir al gimnasio. Y fiel a su bajo perfil, repitió: <i>“Nunca hablé de un hombre. Como siempre: ni sí, ni no”</i>. Ya habrá tiempo para presentaciones.

En su Mini Cooper rumbo al Vilas, donde entrena a diario con su coach Pier Fritzsche para ShowMatch. La rubia, durante toda la semana, sólo salió de su casa para ir al gimnasio. Y fiel a su bajo perfil, repitió: “Nunca hablé de un hombre. Como siempre: ni sí, ni no”. Ya habrá tiempo para presentaciones.

<i>“Quiero preservar la relación. No quiero que se sepa ahora y que todo el mundo empiece a manosearla mediáticamente”</i>, le admitió la rubia a una íntima, a quien también confesó: <i>“Martín es tan distinto. Es tan inteligente... Me pone en equilibrio, me aconseja sabiamente, me contiene”</i>.

“Quiero preservar la relación. No quiero que se sepa ahora y que todo el mundo empiece a manosearla mediáticamente”, le admitió la rubia a una íntima, a quien también confesó: “Martín es tan distinto. Es tan inteligente... Me pone en equilibrio, me aconseja sabiamente, me contiene”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig