«Nunca en la vida he pensado ser otra cosa que periodista» – GENTE Online
 

"Nunca en la vida he pensado ser otra cosa que periodista"

Actualidad
Actualidad

Hace cinco días, contando desde el instante en que usted empieza a leer la
presente nota, Letizia Ortiz podía caminar tranquilamente por las calles de
España. Hoy ya no.

Hasta el anuncio de su matrimonio con el soltero más pretendido de la Madre
Patria (según el tradicional formalismo europeo, Su Alteza Real, el Príncipe de
Asturias, Felipe de Borbón), Letizia era simplemente una chica que había nacido
el 15 de septiembre del 72 en la límpida, coqueta y norteña Oviedo de 200 mil
habitantes, del Naranco de Bulnes, de la fabada, de los inagotables García en su
guía telefónica y de la sidra tirada; situada a 30 kilómetros de la costa y a 60
de la cordillera Cantábrica. Nieta e hija de periodistas, muy joven se inclinó
por la vocación de su abuela Menchu Alvarez -jubilada de Radio Nacional- y de su
padre Jesús -fundador de Antena 3 Radio asturiana-, logró la licenciatura en
Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid), cursó el
doctorado en México (donde la cobijó el diario Siglo 21) y trabajó en el
periódico La Nueva España, la Agencia EFE, Epoca de Anson y el ABC, para luego
saltar alto a la televisión. Debutó en la cadena estadounidense Bloomberg. De
allí a CNN plus (fusión CNN y Canal plus). Y hace tres años, ancló en Televisión
Española, pasando por Telediario Segunda Edición y conduciendo Informe Semanal y
los especiales de Telediario Matinal, que la llevaron a recorrer el mundo para
cubrir hechos de actualidad. Para el caso, el ataque a las Torres Gemelas, la
guerra en Irak, el desastre ecológico del Prestige en las rías gallegas y la
entrega de los Premios Príncipe de Asturias -octubre de 2002-, donde pudo
vérselas cara a cara y por primera vez con… Felipe, quien el sábado, ante el
asombro de 41 millones de ansiosas almas locales, la anunció como novia, como
dama con la que terminaba de comprometerse y como futura esposa. Entonces,
lógico, todo el currículun de Letizia Ortiz Rocasolano, incluida aquella antigua
declaración de su cosecha ("Nunca en la vida he pensado ser otra cosa que
periodista
"), entró en el olvido popular frente a la nueva definición colectiva
de "Futura reina de España".

Lo cierto es que se viene la Letizia-manía. Le aconteció a Lady Diana, le
sucedió a Máxima Zorreguieta y seguro le ocurrirá a la bella rubia Ortiz. Claro,
la fantasía de calzarse una corona embelese el corazón de cualquier mujer y
genera una expectativa ajena que, de manera inconsciente o no, el pueblo
femenino siente propia. La misma que reflejan los medios, alimentan los
ciudadanos y comparten los protagonistas. Tiradas sorpresivas en la orilla de
enfrente: las revistas que acostumbran salir cada jueves (¡Hola!, Diez Minutos y
Semana) imprimieron ediciones de emergencia sustentando el asunto a través de
biografías, imágenes históricas, encuestas. Ratings fuera de lo común:
Telediario 2 elevó a un 37,3% los aparatos encendidos. El clásico programa Cine
de barrio suspendió su "función" para anunciar "la noticia que tanto esperábamos
escuchar"
, mientras que un día después -el domingo en que doña Sofía festejó sus
65 en compañía de don Juan Carlos-, La Primera, emitido por TVE, sumó 5.278.000
espectadores.

Tampoco faltaron las discusiones callejeras, al estilo culebrón: "No debería
casarse Felipe con una señora divorciada tres años atrás
", sostenían algunos
espíritus puritanos. "¡Oye, chaval, si se trata de una muchacha inteligente,
culta, decidida y atractiva -tal cual leí en una portada-, bienvenida!
",
opinaban los menos mojigatos. Oficialización en pareja durante cinco minutos, el
lunes 3 en el Palacio de la Zarzuela: "Me da mucha alegría manifestar lo
enamorados que estamos
", admitió el heredero Felipe, ex de Isabel Sartorius y de
la modelo noruega Eva Sannum, adelantando que en el verano de 2004 contraerán
enlace. Y frases pronunciadas por la afortunada chica, chica pausada, chica de
bajo perfil: "Si de agradar hablamos, antes que gracias a cierta belleza, me
gusta agradar mediante el tono de voz, la mirada, el aplomo". "En el campo
profesional, nosotras aún poseemos pocos puestos de responsabilidad. Sin
embargo, la tendencia indica que el tema irá cambiando".
"¿La popularidad? Para
mí es algo secundario
", comentaba, cerraba, cuando, claro, todavía podía caminar
por las calles.

Por fin juntos, Felipe y Letizia en el Palacio de la Zarzuela, la residencia de los monarcas. Fue el lunes 3 por la noche, cuando él la presentó, ratificando su cercano enlace con la bella conductora.

Por fin juntos, Felipe y Letizia en el Palacio de la Zarzuela, la residencia de los monarcas. Fue el lunes 3 por la noche, cuando él la presentó, ratificando su cercano enlace con la bella conductora.

Si de agradar hablamos, antes que gracias a cierta belleza, me gusta agradar mediante el tono de voz, la mirada, el aplomo" ">

"Si de agradar hablamos, antes que gracias a cierta belleza, me gusta agradar mediante el tono de voz, la mirada, el aplomo"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig