«Nunca busqué salir con personajes famosos para ser conocida» – GENTE Online
 

"Nunca busqué salir con personajes famosos para ser conocida"

Actualidad
Actualidad

Es ingeniera, pero se la conoce por otras cosas. En principio, por ser la modelo chilena que ganó el reinado de Viña del Mar en el 2003. Segundo, por sus famosos romances con celebrities de su tierra, como el tenista Marcelo Ríos –breve matrimonio incluido– y el futbolista Iván Zamorano –interrupción brutal cinco días antes del “”–. En tercer término, por los rumores que la vinculan al actor argentino Fabián Mazzei. Y cuarto, porque este verano María Eugenia Kenita Larraín fue elegida como chica del Conrad de Punta del Este, convirtiéndose en una de las vedettes de la temporada, ya sea conduciendo cada noche en el casino el Universo de la Suerte –con sorteos de hasta 5.000 dólares–, participando en los desfiles de nuestra revista y los de Roberto Giordano, o encabezando catálogos para la colección otoño-invierno de líneas de ropa como Lolita.

Todas esas Kenita conversaron con GENTE al borde de la piscina del hotel más famoso del Este:

–¿Cómo venís pasando tu primer verano en el Este?
–Muy bien. He tenido la oportunidad de viajar bastante por trabajo, y conozco otros lugares con playas muy bonitas, pero Punta tiene una onda increíble. En cuanto a la gente, es muy agradable, muy simpática y me ha recibido de maravillas. Aunque si te referías a los hombres, te diría que veo a los uruguayos más tranquilos que los argentinos y los chilenos. Ellos dicen cosas bonitas, pero son reservados. Al contrario de los caballeros de tu país: más entradores y simpáticos. A los chilenos les falta autenticidad.

–¿Y qué convirtió a María Eugenia Larraín en Kenita Larrain, la mujer que todos buscan, el personaje que todos pretenden contratar?
–La casualidad. Tenía 9 años, iba caminando con mi madre por la vereda y una productora se nos acercó y me ofreció hacer fotos para la marca de ropa Airborn. Luego comencé a presentarme en castings, aparecí en publicidades, en desfiles, y llegué a la televisión. Hace quince años que no descanso. Hoy estoy en el panel del programa humorístico Pollo en conserva y vengo de participar en la película Rojo intenso, un thriller del español Javier Elorrieta que se rodó en las Islas Canarias.

–Ahí conociste a nuestro Fabián Mazzei, ¿verdad?
–Verdad.

–¿Y?
–¿Y qué? (sonríe pícara).

–Vamos, Kenita. Las fotos de ambos juntos, lejos del set, ya dieron media vuelta al mundo…
–Mantenemos una linda amistad. Como filmamos y luego se vino a Chile en octubre, para mi cumpleaños, me la pasan preguntando si entre nosotros sucede algo. Pero por ahora lo que puedo decirte es que sólo somos buenos amigos y que nos estamos conociendo.

–Hay una gran diferencia entre “sólo somos buenos amigos” y “nos estamos conociendo”…
–Es la pura verdad. Estoy sola y no tengo ningún compromiso como para andar ocultando algo.

–¿Hoy le temés al amor?
–¿Por qué lo preguntas?

–Porque en los últimos tres años has sufrido un par de reveses fuertes...
–Cierto.

–¿Sentís que cometiste errores importantes formando pareja con personajes tan populares como Iván Zamorano y el Chino Ríos?
–No. Las cosas simplemente aparecen y se dan. Yo nunca busqué salir con personajes famosos para ser conocida. En mi caso, como en el de muchas personas, generalmente se forman relaciones con gente que está en el mismo mundo en el que uno trabaja y se desenvuelve.

–¿Y a qué se debe que tus relaciones, al menos en estas dos oportunidades, hayan terminado en escándalo?
–Soy una mujer que va de frente, asumiendo sus riesgos. En un momento de mi vida decidí no casarme y en otro sí, sin temerle a las consecuencias. Me arriesgué porque tengo claro que en la vida, para ganar, hay que arriesgarse a perder. No me arrepiento de ninguna decisión que en su momento haya tomado con el corazón. Hoy únicamente miro para adelante. Si alguien me daña, no pago con la misma moneda. La venganza quizá te hace feliz un instante. Yo, como elijo ser feliz toda la vida, perdono.

–No me consideraría periodista si no te preguntara por qué desististe de casarte con Ban Ban Zamorano cinco días antes de la boda.
–Las únicas personas que sabemos lo que pasó somos Iván y yo. Aunque se comentaron montones de cosas sobre el quiebre de nuestra relación, como diferencias económicas y una supuesta infidelidad, todo es mentira. Decidimos cancelar la boda porque nuestra pareja se había desgastado y era mejor terminar antes de que llegaran los hijos. Y no deseo aclarar nada más.

–Ahora, ¿por qué tu matrimonio con Marcelo Ríos duró apenas 135 días?
–Porque fallamos. Me casé enamorada, queriendo formar una familia, y las cosas no resultaron. A veces hay que reflexionar y tomar decisiones dolorosas.

–¿Y estás dispuesta a reincidir en el amor?
–Sí, nunca hay que cerrar las puertas. Es más, en estos momentos me veo internamente feliz y puedo proyectarlo. Siento que cada día estoy más cerca de volver a enamorarme.

Kenita a la conquista del Este. Detrás, la Isla Gorriti. Delante, un futuro más que auspicioso. Belleza le sobra. Inteligencia, dice que también. No le gusta revelar ni edad ni medidas.

Kenita a la conquista del Este. Detrás, la Isla Gorriti. Delante, un futuro más que auspicioso. Belleza le sobra. Inteligencia, dice que también. No le gusta revelar ni edad ni medidas.

“<i>Soy una mujer que va de frente, asumiendo sus riesgos. En la vida, para ganar, hay que arriesgarse a perder</i>”

Soy una mujer que va de frente, asumiendo sus riesgos. En la vida, para ganar, hay que arriesgarse a perder

“<i>Si alguien me daña, no pago con la misma moneda. La venganza quizá te hace feliz un instante. Yo, como elijo ser feliz toda la vida, perdono</i>”

Si alguien me daña, no pago con la misma moneda. La venganza quizá te hace feliz un instante. Yo, como elijo ser feliz toda la vida, perdono

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig