“Nuestro gran éxito es la familia que formamos” – GENTE Online
 

“Nuestro gran éxito es la familia que formamos”

Actualidad
Actualidad

Constantino (siete meses), que debe su nombre a un emperador romano, hoy es el rey. Es que en un rato entrará al mundo de los cristianos. Pero para no herir susceptibilidades su hermano Valentino (3), hasta hace siete meses dueño absoluto de la casa, también tiene su sector “VIB” –Very Important Baby–, un espacio temático donde manda el Sapo Pepe. Los dos están vestidos con trajecitos blancos con corbatines negros by Daniel Casalnovo. “Los mandamos a hacer especialmente a medida porque acá, en la Argentina, nos cuesta mucho encontrar ropa súper elegante”, justifica mamá Wanda, la emperatriz de la fiesta. Toc, toc (N. de la R: ruido de puerta). “Atendé, má. Son Nicole y Poroto”, dice la rubia, y Nora Colosino camina hacia la entrada. ¿Dónde nació la amistad con Neumann y Cubero? “Siempre tuvimos buena onda con Nicole. Después, nos encontramos viviendo en el barrio Santa Bárbara y ella es una madraza, igual que yo. Eso nos unió mucho”, nos cuenta.

Pero hay más invitados, celebrities y protagonistas. Está el papá de Costi y Valen, Maxi López (27), claro, Diego Forlán, el mejor jugador uruguayo –de muchas épocas, casi todas–, y su futura esposa, Zaira Nara. Los nombrados y varios tíos y primos que vinieron de Córdoba ya están listos para la gran celebración. A las cuatro de la tarde llega el padre Luis Farinello. Es hora de pasar al salón.

PARTE DE LA RELIGION. La planner, Antonella Di Pietro, armó un altar en un muelle sobre el lago del barrio cerrado. Empezaron los días más fríos del año y el agua bendita está helada. El padre Farinello le moja la cabecita y el nene no dice ni “mu”. Después, su madre explica: “Constantino es un bebé buenísimo. Nunca llora, se porta bárbaro. Nada que ver con Valentino, que siempre fue terrible. Más no puedo pedir”. Ahora los padrinos, Ana Hernández y Matías Napolitano, encienden la vela. Cuando el sacerdote ofrece la bendición final todos saludan a Costi, a sus padres y padrinos. “Ya le dije a Wan que cuando venga la nena quiero ser la madrina”, reclama –algo posesiva– la tía Zaira, que ya tiene como ahijado a Valentino.

–Wanda, ¿bautizás a tus hijos por una cuestión religiosa o simplemente por el ritual, la tradición?
–Es que de chiquitas, con Zaira íbamos a colegio de monjas.
Maxi (interrumpe): ¡No digas más eso, que las pobres monjas se deben querer matar!
Wanda: ¡Ja, ja! Pero es así. Nosotras vivimos todos los sacramentos católicos y sus tradiciones. Por eso también me casé por Iglesia. Yo les doy la elección, los inicio en la vida religiosa y cuando sean grandes cada uno tendrá sus pensamientos y sus convicciones.

–Pero tengo entendido que no comulgabas mucho con las monjas.
–Es cierto. Una vez había unas donaciones de ropa y armé un carnaval con lo que se había juntado. Repartí la ropa entre mis compañeros y me hicieron recuperarla. Después me echaron...

–Hablando del bautismo y el pecado original, ¿cuál borrarías de tu vida?
–Yo digo que no borraría nada de mi vida, porque es lo que me llevó a ser quien soy y a formar la familia que tengo. Hoy trato de ser buena, no serle infiel a mi marido, no tener envidia...

HOLA, WANDA: TE ESTAMOS LLAMANDO. La cosa sigue dentro de la casa. El motivo del bautismo es Prince, baby prince y la deco pasa por ahí. La tarjeta invita a un Té Real con la foto de Constantino y todos los detalles del bautismo llevan una corona y el nombre del bebé. Los chicos se desparraman en la entrada de la casa, donde armaron un castillo de globos. Ahí también está Valentino, que parla una mezcla de italiano y español. Wanda va de acá para allá como una ama de casa deluxe enfundada en Dolce & Gabbana, mientras las mujeres hablan de... Bailando por un sueño. En la cocina se junta el team de futbolistas: Cubero, López y Forlán. Maxi no lo cuenta, pero ya tiene decidido que el lunes acompañará a su mujer a ShowMatch. Y eso que Wanda más de una vez advirtió: “Con lo lindo que es mi marido no lo llevo a Ideas del Sur ni loca... ¡Está lleno de botineras al acecho!”. Pero ahora es el goleador del Catania el que quiere ir a marcar el terreno a la productora del capo de la tele. ¿Qué dice Wanda? “Marcelo sabe bien con quién desubicarse. Conmigo se come un bollo, directamente. El no se tira a la pileta si sabe que se va a rajar la cabeza”.

–Dicen que te estás pareciendo a Susana, por el pelo, el look, ciertos modos... ¿Es algo buscado?
–Me lo han hecho ver y me moría de la risa... Pero he googleado imágenes de antes y puede ser. Ella expresó en una nota que la única que podría ser su sucesora soy yo. Y en su programa me dijo: “Me recordás mucho a mí de chiquita”.

–Cuando tengas unos años más, ¿te ves más cerca de Susana o de Graciela Alfano?
–Yo aspiro a ser la sucesora de Susana. Hoy la Alfano está totalmente fuera de foco. Se maneja de una manera que no tiene nada que ver con su edad. No se da cuenta, pero ella queda muy mal peleando con una chica que podría ser su hija.

–¿Tiene mala onda con vos?
–Según Pachano, cada vez que ve una chica rubia y flaca ella la ataca, y me parece que tiene razón, porque me pasó a mí y a varias compañeras.

–¿Y Maxi se asusta cuando ve tus peleas por la tele?
–El no quiere que me meta en problemas, pero de a poco fue aprendiendo el juego mediático. El se mata de risa con mi humor. Es una parte que le gusta de mí.

PRIMERO LA FAMILIA. Los López-Nara se quedan hasta julio en la Argentina. En un mes estarán otra vez en el Viejo Continente. ¿Destino? Eso aún no está claro, pero parece que la familia se muda de Catania. “Queremos quedarnos en Italia, porque nos gusta mucho y todos manejamos bien el idioma. Incluso Valen habla más italiano que español...”, explica la mujer de Maxi López, que es pretendido por varios clubes de la Península. ¿Hasta cuándo ShowMatch? “En principio firmé por algunos meses. Después no sé qué pasará. Pero vuelvo en diciembre”, cuenta.

–Te vas por seis meses y cuando volvés seguís teniendo tu lugar. ¿Eso les puede molestar al resto de la chicas?
–La verdad es que Marcelo siempre me trató como a una estrella. A las chicas les debe dar por las bolas, pero el que entiende de televisión es él. Es el número uno. Por algo me elige.

–¿Si tuvieras que definirte, qué es lo que mejor hacés?
–Yo quiero ser una buena madre, más allá del dinero o el éxito profesional. Lo más lindo que tenemos con Maxi es la familia. Yo creo que soy una madraza. Después... mis chicos dirán. Pero eso es lo mejor que sé hacer.

–Maxi te quiere en la casa. ¿Se habrá equivocado de mujer?
–¡Ja, ja! No creo. El sabe que a mí me gusta sentirme útil y ganar mi dinero. Bueno, yo cubro los dos flancos y trato de no descuidar nada. Así estamos contentos todos. No me quiero borrar cinco años, porque hay una fila larga esperando ocupar tu sitio. Por suerte, cada vez que vuelvo Marcelo me hace un lugar. Aunque algunas se enojen. Wanda –con Constantino en brazos– y Zaira  junto a sus parejas, Maxi López –con Valentino– y Diego Forlán. En el centro, los padres de las chicas, Andrés y Nora.

Wanda –con Constantino en brazos– y Zaira junto a sus parejas, Maxi López –con Valentino– y Diego Forlán. En el centro, los padres de las chicas, Andrés y Nora.

Daniel Casalnovo preparó los trajecitos de Constantino y Valentino a medida. Wanda y Maxi se vistieron de  Dolce & Gabbana.

Daniel Casalnovo preparó los trajecitos de Constantino y Valentino a medida. Wanda y Maxi se vistieron de Dolce & Gabbana.

Se celebró sobre el muelle que da al lago del barrio cerrado. El padre Farinello fue el encargado de bautizar a Constantino y sus padrinos fueron Ana Hernández y Matías Napolitano, dos  amigos de la pareja.

Se celebró sobre el muelle que da al lago del barrio cerrado. El padre Farinello fue el encargado de bautizar a Constantino y sus padrinos fueron Ana Hernández y Matías Napolitano, dos amigos de la pareja.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig