“Nuestro amor es pasión pura” – GENTE Online
 

“Nuestro amor es pasión pura”

Actualidad
Actualidad

Se dicen “amor”, “dulce”, “gordo”, “gorda”, “divino”, “divina”, todo el tiempo. Ahora desayunan en Seven Eleven de La Horqueta, en San Isidro, y no paran de mimarse. Es domingo a la mañana y Fabián Doman (49) unta una tostada con queso blanco y se la acerca a la boca. Carolina Nuin (39), su novia, sonríe inquieta y tímida por la situación, pero se tienta y descansa su cabeza sobre el hombro de él. Así se ven a cada instante, cuchicheando, dándose piquitos, acariciándose, tomándose fuerte las manos. “Es un divino”, dice ella. “Estamos muy enamorados”, aporta él.

Cuentan que se conocieron en un asado realizado por amigos en común, al que asistieron sin conocerse. “Estuvimos sentados uno al lado del otro, pero no nos dirigimos la palabra. Ella tenía una somera idea de quién era yo, sabía que soy periodista, pero no más que eso porque no mira televisión. La comida transcurrió, pero sin charlar. Fue raro, porque cada uno advirtió la presencia del otro”. Tiempo después una amiga de ambos le propuso a Fabián, ya separado de Evelyn von Brocke, presentarle a alguien. Pero él se adelantó y le preguntó por “la rubia que estaba sentada a mi lado. ¿Me das el teléfono?”. Fabián le envió un mensaje, que no fue contestado. Después hubo un llamado. Pero la primera propuesta se la hizo por Facebook. “Le dije de desayunar, de merendar, y ella me pidió que mejor cenáramos, porque antes no podía”, relata Doman. “Por cuestiones de trabajo me era imposible. Entro a las 8 de la mañana hasta las 19”. Carolina se desempeña en una empresa náutica, es viuda y tiene una hija de cinco años, el otro amor de su vida. Hoy su corazón también está ocupado por Fabián Doman: “Es muy caballero, atento, simple, sencillo, me quiere. Te repito lo que él ya te contó: estamos muy enamorados”, explica Carolina, que por primera vez se quita sus Ray Ban, y deja ver sus ojos color almendra. “¿Viste qué hermosos que son? Es una parte de sus armas para enamorar, entre otras: es bella, alta, delgada, tiene muy buen cuerpo”, resume Fabián. “Mido, 1,73 metros y él,1,75, así que casi no uso tacos”, se divierte Carolina.

Cuando el fotógrafo le propone que la alce como a una novia en la noche de bodas, Doman se disculpa: “Quizás en otros tiempos te hubiese dado el gusto, pero ya hace varios años que bajé en total 18 kilos y me convertí en un muchacho más flaquito, y no quiero hacer un papelón y que se caiga al piso”, bromea el conductor. Por su lado, Caro da una receta para bajar de peso: “Desayuno: 3 galletas de arroz con té o café; almuerzo: pollo con ensalada; merienda: 4 claras de huevo; cena: pollo con verduras al vapor. No falla, en una semana ya ves los resultados”. Fabián se queja porque si sube algunos gramos se le notan en la cara más que en otros lugares, pero aclara que gracias a las dietas del doctor Alberto Cormillot que cumplió, nunca volvió a engordar: “Aprovecho para aclarar que no tengo panza. En la foto que GENTE me hizo andando en bicicleta se me hace como una especie de rollito, pero es por culpa de la remera y la calza que formaron como un pliegue”. Cuando se lo consulta acerca de su cambio de look, mucho más colorido que el que solía usar, él destaca que la generadora de tal cambio es Caro: “Ella provocó que me atreviera a más color. Me trajo los famosos chupines colorados con los que fui al juzgado por la audiencia de divorcio, que son de Agustino, la casa de indumentaria de Jorge Rial y Gustavo Arce. Se los compró a una amiga que vende ropa y a mí me encantaron. Ahora me atrevo a algo no tan clásico, debe influir mucho mi estado enamorado, ja, ja”, se divierte Fabián, y explica que su vestuarista en C5N le sugirió que haga Noches Argentinas –de 21 a 22–sin corbata, con un estilo más canchero. “La Mañana –que conduce de 7 a 10– sí exige el traje, pero también le aportamos un toque moderno en los detalles”, comenta el periodista, que reconoce que siempre le gustó la ropa, pero que ahora le está dando mucha importancia a todo lo que tiene que ver con la moda.

Ya casi es mediodía, y la parejita se retira en silencio. Más mimos, más besos, más abrazos. De la manito compran pan integral en Hasbrout y luego un kilo del exquisito helado de Daniel. Y se van rumbo a la casa de él, muy cerquita de allí. Fabián la toma de la cintura y la alza en brazos todo lo que puede. Caro sonríe, lo besa y agita sus pies en el aire. Y los dos preguntan: “¿Te dijimos que nuestro amor es pasión pura?”.

Fabián y Carolina se divierten por las calles de La Horqueta en San Isidro. El la tomó entre sus brazos y la besó. Ella, feliz, levantó sus piernas como símbolo de aprobación. “Estamos en el mejor momento de nuestras vidas”, coincidieron ambos.

Fabián y Carolina se divierten por las calles de La Horqueta en San Isidro. El la tomó entre sus brazos y la besó. Ella, feliz, levantó sus piernas como símbolo de aprobación. “Estamos en el mejor momento de nuestras vidas”, coincidieron ambos.

“Fabián es muy caballero, atento, simple, sencillo, me quiere. Estamos muy enamorados”, explica Carolina.

“Fabián es muy caballero, atento, simple, sencillo, me quiere. Estamos muy enamorados”, explica Carolina.

Llegaron a las once para desayunar y se retiraron cerca del mediodía. Antes pasaron por Hausbrot para comprar pan integral y por Daniel, que tiene exquisitos helados. Y se fueron tomados de la mano, rumbo a la casa del periodista.

Llegaron a las once para desayunar y se retiraron cerca del mediodía. Antes pasaron por Hausbrot para comprar pan integral y por Daniel, que tiene exquisitos helados. Y se fueron tomados de la mano, rumbo a la casa del periodista.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig