“Nos sentimos muy felices de elegirnos” – GENTE Online
 

“Nos sentimos muy felices de elegirnos”

Actualidad
Actualidad

Una limusina blanca Mercedes Benz recorre la Avenida del Libertador. No lleva moño ni ninguna señal que indique que en el interior del vehículo hay dos recién casados. Avanza lentamente, a 40 kilómetros por hora. Los vidrios están polarizados, pero la luz negra del cubículo –violeta para los ojos– deja entrever ciertos movimientos y un pequeño televisor que reproduce un video clip de Reik, que puede no ser Reik. La limo en cuestión, alquilada por Fernando Gago (25) y Gisela Dulko (26) para que los traslade a su fiesta de casamiento, perteneció a Roberto Edgar –el ex cantante de Volcán– durante los años en que fue chofer de Charly García. Pero eso no parece importarle demasiado al flamante matrimonio de deportistas que, tras dos años de noviazgo, acaba de dar el “sí” en la Parroquia Santiago Apóstol, a sólo tres cuadras de la cancha de River Plate. El tenor del coro llega diez minutos antes de la ceremonia. Al encontrarse con una horda de fotógrafos consulta: “¿Quién se casa, che?”. La pregunta se multiplica a medida que transcurre la gélida noche. Por última vez: “Gago y Dulko”.

LIBRETA ROJA. Primero ante la Ley. Miércoles 14.30, en el Registro Civil de Coronel Díaz y Beruti. Los testigos: Marcelo Lombilla, el representante del futbolista que milita actualmente en el Real Madrid, y Flavia Pennetta, la doblista italiana con quien Gisela alcanzara su primer y único Grand Slam de la disciplina (el Abierto de Australia, en enero de 2011). Una vez que el juez les entregara la libreta roja, los recién casados continuaron el festejo en Lateral, un bar restó situado en la esquina de Cabello y República de la India, frente al Zoológico de Palermo. Cóctel y brindis para 40 invitados. Allí posaron para las cámaras y recibieron a sus íntimos. Ella lució un vestido corto de encaje al cuerpo color manteca de Dolce & Gabbana y unos zapatos en tono marfil by Ricky Sarkany, mientras que Fernando, optó por un traje negro, con camisa blanca y corbata gris. “Nos sentimos muy felices de elegirnos”, fue la única, escueta pero contundente declaración de la pareja. Mucho amor, pocas palabras.

COMO DIOS MANDA. A las 20 y 50 de la noche del viernes, en la Parroquia Santiago Apóstol de Núñez, la Marcha nupcial de Mendelssohn anunció la buena nueva. Gisela y Fernando ya eran marido y mujer, también según el rito cristiano. La novia había ingresado veinte minutos antes, de la mano de su hermano Alejandro, y fue recibida en el altar por quien es hoy su marido. Llevó un vestido blanco de Sylvie Burstin y zapatos color blanco nacarado de Ricky Sarkany. El dato curioso: le diseñaron tres pares, con tres alturas distintas para que elija (como si el terreno de juego influyera en la decisión). Los invitados fueron casi los mismos que presenciaron el Civil: la sensualísima Flavia Pennetta –y sus piernas eternas–, Pico Mónaco, Francisco de la Granda y Marcelo Lombilla (los representantes), los excepcionales y elocuentes padres de Juan Ignacio Chela, familiares y amigos. También dijeron “presente” colegas como Paola Suárez, Lucas Arnold y Mariano Monachesi, por parte de la tigrense, y Leandro Díaz –el ex futbolista de Huracán y Boca Juniors– en la fila del novio. A pesar de lo que se especulaba, los deportistas no fueron mayoría en la ceremonia. A la fiesta se sumaron figuras como David Nalbandian, que llegó acompañado por Victoria Bosch, su novia de toda la vida; Mariano Zabaleta y su novia, Mariana Medina; Ezequiel “Pocho” Lavezzi y Yanina Screpante; Lucía Celasco, nieta dilecta de Susana Giménez y de novia con Lucas Lombilla –hijo del manager–; Agustín Caleri y Ramón Maddoni, el gran caza-talentos del Club Parque. “Vengo al casamiento de este picapiedras”, bromeó Ramón en la puerta de la iglesia.

LA CASA POR LA VENTANA. La fiesta fue en el Tattersall de Palermo, en el mismo recinto donde Karina Olga Jelinek festejó su unión con Leo Fariña meses atrás. Bárbara Diez fue contratada como wedding planner, mientras que Perroti Seguridad estuvo a cargo de que el acontecimiento sucediese sin inconvenientes. Así fue. Entre el Civil, la iglesia y la fiesta, la organización contó con 30 guardaespaldas. La recepción estuvo a cargo de Eat Catering y el menú de la noche ofreció una ensalada mediterránea de entrada, un plato principal con lomo y un rustic de chocolate para el postre. Además, hubo un cóctel con bocaditos fríos y calientes, una mesa de mar y sushi. Luego, más avanzada la noche, una mesa dulce y una torta tamaño XL. La lista de casamiento corrió por cuenta de una conocida casa de electrodomésticos y hasta el día de hoy no se conoce ni el destino ni la fecha de la luna de miel. El tiempo dirá.

UNA HISTORIA DE AMOR. Se conocieron hace poco más de dos años, durante el Abierto de Madrid de 2008. A Gago se lo vinculaba entonces con Luli Fernández (hoy de novia con Pablo Mouche), mientras que Gisela había terminado una relación con el tenista chileno Fernando González, después de un año y varios torneos de dobles mixtos. Pintita, como le dicen, había tenido un comentado affaire con Silvina Luna y una relación más trascendente con la actriz Micaela Vázquez, que se vio interrumpida, entre otras cosas, por una supuesta infidelidad con su compañero merengue Gonzalo “Pipita” Higuaín. A la tenista sólo se le conocen otros dos novios anteriores al chileno, también extranjeros: los españoles Fernando Verdasco y Tommy Robredo. Todos ellos alcanzaron –durante o después de haber sido pareja de Dulko– un puesto en la elite de los top ten del ATP (Gonzáles y Robredo llegaron al puesto número 5, y Verdasco, al 7). Ahora bien, ¿qué pasará con su marido? Por lo pronto, Gago terminó como titular de la Selección, habiendo jugado muy pocos partidos en el año. Confirmado: el amor endulza. Momento culminante en la Parroquia Santiago Apóstol. Ante la atenta mirada de su padre y los invitados, Fernando le jura amor eterno  a Gisela, su esposa. Que así sea.

Momento culminante en la Parroquia Santiago Apóstol. Ante la atenta mirada de su padre y los invitados, Fernando le jura amor eterno a Gisela, su esposa. Que así sea.

Fernando llegó acompañado por su hermano Guillermo y su representante, Marcelo Lombilla. Ella, con un vestido de Sylvie Burstin y zapatos de Ricky Sarkany, hizo lo propio, escoltada por su hermano  y entrenador, Alejandro, con quien caminó hasta el altar. Al llegar  a la parroquia  –en Ricchieri  y Udaondo–,  fue recibida por la wedding planner Bárbara Diez y Federico Perroti (jefe de Seguridad).

Fernando llegó acompañado por su hermano Guillermo y su representante, Marcelo Lombilla. Ella, con un vestido de Sylvie Burstin y zapatos de Ricky Sarkany, hizo lo propio, escoltada por su hermano y entrenador, Alejandro, con quien caminó hasta el altar. Al llegar a la parroquia –en Ricchieri y Udaondo–, fue recibida por la wedding planner Bárbara Diez y Federico Perroti (jefe de Seguridad).

Acaban de llegar a Lateral, el bar donde festejaron el Civil, en República de la India y Cabello. Ante el pedido de los fotógrafos, Gago y Dulko posan y sonríen para la cámara.

Acaban de llegar a Lateral, el bar donde festejaron el Civil, en República de la India y Cabello. Ante el pedido de los fotógrafos, Gago y Dulko posan y sonríen para la cámara.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig