«Nos gusta ser audaces y provocativas» – GENTE Online
 

"Nos gusta ser audaces y provocativas"

Actualidad
Actualidad

Imparcialidad = base del periodismo = jamás olvidarlo. ¿Por qué semejante rapto académico? A saber: Este redactor presenció el viernes último la producción del primero al último cambio de ropa, observó ayer domingo las siete imágenes editadas y teme perder hoy lunes su compostura y toda objetivid ad. Así que se propone escribir en un pizarrón cien veces la palabra "imparcialidad" y dejar que los lectores (ellos, seguro, y ellas, si quieren) lean ciertos datos puntuales, observen con detenimiento a las dos chicas más sexy de Rebelde way y llenen libremente sobre la línea de puntos. Va el desafío.

Ana Carolina Ardohain: 17/1/81 (21 años, según asevera), General Acha, La Pampa. 1,67. 90-58-90. Ojos marrones. Cabello castaño. Admira a la modelo brasileña Giselle Bundchen. Practica gimnasia. Le encanta bailar. Completar sobre la línea punteada:

"Pampita es.................................................................."
"Pampita tiene..........................................................."
"Pampita me inspira.............................."

Luisana Loreley Lopilato: 18/5/87 (15 años, según jura), Capital Federal, Buenos Aires. 1,63, 90-60-85. Ojos azules. Cabello rubio. Admira a Andrea Del Boca. Practica natación. Le encanta bailar. Completar sobre la línea punteada:

"Luisi es......................................."
"Luisi tiene......................................."
"Luisi me inspira......................................."

¿Deberes cumplidos? Hora de que las que completen sean ellas.

-¿Qué creen que escribirá la gente en cada ítem?
Carolina:
-Quizá "Pampita es simpática", "Pampita tiene buena onda" y "Pampita me inspira confianza".
Luisana: -Tal vez "Luisi es agradable", "Luisi tiene linda sonrisa" y "Luisi me inspira amistad".

-Okay, o pregunté mal o pecan de inocentes, hipótesis de la que dudo. Corrijamos. ¿Qué creen que escribirán los caballeros en cada ítem?
Las dos:
-Ahí nos mataste.

-Ayuda. Desde el dedo gordo del pie hasta el último pelo de la cabeza, ¿qué es lo que más ponderan los caballeros de sus siluetas?
Luisana:
-Raro. Yo elegiría mis labios. Sin embargo, en la calle gana mi delantera.
Carolina: -Me pasa parecido. Escogería mi cara, pero los hombres también prefieren mis lolas.

-Hablemos de frente, entonces. Hablemos de ellas…
Las dos:
-Ellas no hablan. Sigamos con otro tema.

-¿Ah, rebeldes? No era sólo el título de la tira de Azul TV (lunes a viernes, 20 horas), entonces.
Luisana:
-Nada rebelde. Te juro. A mí me piden que haga algo y lo hago, que vaya a tal lado y voy. Sólo me pongo histérica si me tratan mal. Soy tranqui pero de carácter. Si me descubriste de mal humor, alejate. Esa es mi mayor rebeldía.

-Jamás nada, no digo tipo Che Guevara pero al menos sí tipo Déborah de Corral, cuyos aires de rebeldía en algún momento la llevaron a afearse.
Luisana:
-Jamás. Si necesitás otras rebeldías, podrían ser que no me cuido nada con la comida, que muero por las tortas de ricota y que únicamente voy al gimnasio para acompañar a mi familia.

-¿Usted, Pampita?
-Rebeldía onda Déborah, no. Soy demasiado coqueta, y si me ves en el súper desaliñada, con ruleros y jogging viejo y campera de cuero, es apenas porque necesito bajar los decibeles del laburo. Después fui, soy y seré rebelde. Sí amo a Muhamad Alí. Me colgaba de los árboles, acostumbraba teñirme el pelo de rojo, negro, amarillo, naranja. Y más tarde trasladé mi rebeldía a exigir que me presentaran en cuanto concurso de belleza surgiera. Caprichosa, hasta que no me autorizaban en casa, no paraba de llorar. Claro, costaba caro comprarme el vestido, la peluquería, pagar el bus hasta el pueblo organizador. Igual, siempre salía con la mía.
Luisana: -Coincido con Caro en ese punto. Cuando se me pone algo en la cabeza, insisto hasta agotar. Ahí me siento una nena. En realidad, siento que transito la mitad del camino entre la nena y la mujer. Mantengo los caprichos de nena pero a la vez me regalan más perfumes que ositos y descubro mi desarrollo físico.

-Hemos notado. Además de haber notado la falta de pudor de ambas frente a cualquier tipo de cámaras: de fotos, de televisión.
Luisana:
-Es verdad. Si bien soy tímida por naturaleza, aunque parezca raro, carezco de pudores delante de cualquier cámara. En el reciente primer programa me animé a un striptease, y más que avergonzarme, me divirtió.

-Probablemente. A la muchachada del tablón, ni le cuento.
Carolina:
-No existen límites. En mi caso, ni el desnudo me limita, si se trata de un desnudo con causa, lindo y pago. Un desnudo por amor al arte, ni ahí. Admito que desnudo desnudo aún no me animé y que si me lo propusieran para una película, lo pensaría mucho.
Las dos: -Desnudo completo al margen, delante de una cámara nos gusta transformamos en chicas audaces y provocativas.

-Y detrás hay niños, jóvenes, flacos, treinta y pico, maduritos y veteranos transformándose en el Increíble Hulk. ¿Qué sucede en la calle con el inminente desarrollo de Luisana, el famoso desarrollo de Pampita y el llamativo desarrollo de una novela donde se habla de sexo, bulimia y anorexia, droga, etcétera?
Luisana:
-Prendieron un toco las historias. En mi caso, no sufro tantas cuestiones por la contención en mi hogar, pero…
Carolina: -Pero se tocan problemáticas actuales jodidas y valen reflejarlas con profundidad. Una manera de mantenernos alertas.

-Acertado escape por la tangente. Rebobinemos. ¿Qué pasa en la calle con ustedes y sus cuerpos?
Luisana:
-Algunas frases que escucho me divierten, otras me sacan. Antes yo tenía un público de enanos, el de Dibu y Chiquititas, que me gritaban cositas. Ahora hay hombres que te gritan cosas, hombres hombres.

-Casi el público de Los machos.
Luisana:
-Casi. Igual, si viene un zarpado de 40, me enojo por dentro, trago saliva, no le contesto y punto. Ahora, si es uno de 23, levanto atenta la vista.
Carolina: -En la calle te sorprenden continuamente. Hace poco estaba con las balizas y se acercaron unos fleteros en moto y me pidieron "¡Please!" que bajara el vidrio, y sacaron una foto mía escaneada que decía La patrona de los fleteros. ¡Qué genial! Al margen, se me acercan mujeres: "Firmame para mi hijo", "Para mi sobrino", "Para mis alumnos", ¡novias para sus novios! Maravilloso.

-¿No se le acerca nadie a usted vociferando frases prohibidas para menores?
-Juro que no. Hay mucho cariño.

-¿O un mes antes de casarse le pidió a su pareja (Martín Barrantes) que se calzara los guantes de boxeo?
-¿Casarnos? ¿Un mes?

-Distintos rumores llegados de Córdoba convergen en que incluso reservaron una estancia allí.
-Cuánta imaginación. Lo del casamiento es una pregunta quemada.

-Hasta que se casen en secreto. Ahí los quemados por nuestros jefes vamos a ser nosotros, si no nos enteramos.
-Olvidate. Ningún jefe te va a quemar por una mentira.

-¿También es mentira que Luisana anda de novia?
Luisana: -Nunca estuve de novia. El príncipe azul aún no consiguió mi dirección.

-Anímese, que alguien pescará. ¿Qué clase de señoritos la atraen?
Luisana:
-Dulces, que me traten bien, cariñosos.
Carolina: -Excelente, y el día que llegue, jugate por él. Que no te importe lo que opinen los demás sino lo que sientas vos.
Luisana: -Claro que sí. Y agregale (mira al cronista) que también sea rápido.

-Epa, Luisana. Usted es demasiado menor todavía.
-Rápido para correr, porque mi papá (Eduardo) y mi hermano (Darío) ya compraron un rifle.

Se apaga el grabador y se enciende la despedida. Tras catorce horas de un día que arrancó a las ocho de la mañana y supo de grabaciones, autógrafos, palmadas, regalos y compañía, Carolina y Luisana/Luisana y Carolina se abrazan. ¿Algún último mensaje para dedicarles? Completar sobre la línea punteada:
"Pampita.............................................."
"Luisana.............................................."

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo; asistente: Leandro Montini
producción: Sofía Delger
peinó: Margarita, para Impagliazzo-Lamensa
agradecemos a Tequila, Kosiuko, Juana de Arco,
Ona Saez y Ricky Sarkany

A ella le robo algunas poses", afirma Luisana Lopilato. "Y yo a ella, su método para estudiar los guiones", agrega Carolina Ardohain. Una y otra les robaron el corazón a los argentinos.">

"A ella le robo algunas poses", afirma Luisana Lopilato. "Y yo a ella, su método para estudiar los guiones", agrega Carolina Ardohain. Una y otra les robaron el corazón a los argentinos.

Escogería mi cara, pero los hombres prefieren mis lolas", opina Pampita. "Yo elegiría mis labios. Sin embargo, en la calle también gana mi delantera", completa Luisi.">

"Escogería mi cara, pero los hombres prefieren mis lolas", opina Pampita. "Yo elegiría mis labios. Sin embargo, en la calle también gana mi delantera", completa Luisi.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig