“Nos adoramos, tenemos química y cuando actuamos… ¡volamos!” – GENTE Online
 

“Nos adoramos, tenemos química y cuando actuamos... ¡volamos!”

Actualidad
Actualidad

Luciano: ¿Cómo te fue?
Carla: Bien. ¿Y a vos?
Luciano: Mmmm.

Cómplices más que colegas, Carla Peterson (33, de Córdoba capital; soñaba desde chiquita con ser actriz, estudió teatro con Miguel Guerberof y danza en Nueva York y Los Angeles, de novia con un francés) y Luciano Castro (32, de Villa del Parque; jugó al fútbol y llegó a integrar un preseleccionado a los 15, practica boxeo desde los 16, actor desde la adolescencia y papá de Mateo, de 5 años) armaron un código propio. Nadie se anima a preguntar de qué habla este dúo confidente. Mientras posan para las fotos, se dedican murmullos y risas al oído. E, inevitablemente, la entrevista se transformará en una charla de amigos.

Luciano: Mi hijo está muy desilusionado con el doblaje en Brasil. Me dijo: “Papá, ¡tu voz es malísima!”(risas).
Carla: A mí me gustó la mía. Es graciosa.

–¿Cuánto hay de cierto de la química que se ve en televisión?
Luciano:
Con Carla sabíamos que nos iba a pasar, porque nos conocemos desde hace muchos años, aunque nunca habíamos trabajado juntos. Yo la adoro…
Carla: Y yo a él… Luciano: Es una actriz increíble. Pero en la fórmula entra el elenco completo: todo se dice y se escucha, algo que no es tan común en los ámbitos de trabajo.

–¿Ese es el secreto de Lalola?
Luciano:
Somos actores que estudiamos y tenemos el mismo objetivo: actuar. Así, alcanzamos un vuelo increíble.
Carla: Sin este elenco, la historia no hubiese sido creíble, porque había que hacer verosímil un cuento de fantasía: un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer. A mí me encanta verlos actuar, los admiro.

–El programa ya se emite en Brasil, México, Uruguay y Colombia. ¿Se entiende el humor absurdo?
Luciano:
Ya está vendido… ¡Qué querés que te diga! (risas). Hablando en serio: todos estamos alerta para quitar los modismos y los localismos. Nunca vas a escuchar un “che”.

– ¿Qué pensás de Facundo, tu personaje?
Luciano:
¡Es un tarado!
Carla: ¡No digas eso! Si no, no me puedo enamorar… ¡Lola no muere por un tarado, eh! Luciano: Facundo está perdidamente enamorado desde el capítulo uno. Y desde entonces interpreto a un enamorado al que no le importa NA-DA. A lo sumo su hija, por lógica...

–Pero los televidentes también vemos, por primera vez, a un hombre decir que no.
Carla:
El amor entre dos muchachos es más difícil que entre un hombre y una mujer (en tono de justificación).
Luciano: Está bien que pasen esas cosas. Me gusta que el protagonista sea un loser (perdedor), tiene más que ver con la vida. La madre de su hija lo abandonó, para sus compañeros de trabajo es un bol… ¡y encima se enamora de una mujer que es un hombre! ¿Qué puede ser peor? Esa gente vive, existe, y todos los días hace lo posible para estar mejor. Y yo prefiero que el galán sea una persona a quien las cosas no le van tan bien como desea. ¿Voy bien?
Carla: Muy bien…
Luciano: ¿Viste? Esto de consultarle lo que digo es parte de la química de la que vos hablás. No pasa sólo dentro del estudio de grabación.

–¿Cómo ven su futuro después de este salto al exterior?
Luciano:
Lo próximo es la película Toda la gente sola, de Santiago Giralt. Y espero seguir trabajando. Si soy protagonista, mejor; si no, espero poder disfrutar del papel que me toque en suerte. Me falta mucho por hacer acá. No me interesa para nada irme afuera, y no creo que nadie me llame y me diga: “Veníte que hay dos palos verdes” (risas).
Carla:
No creo que te llamen y te digan eso, pero te pueden tentar de diversas maneras. ¿Cómo? Con una película…
Luciano: ¡Eso sí lo haría! Es el sueño de cualquier actor trabajar en una buena producción y con un gran director… Eso es lo bueno que tiene abrirse al mundo con Lalola. No sabés a quiénes llega.
Carla: Con esto suceden cosas increíbles. Por ejemplo, me escribió una médica que trabaja con enfermos terminales en México para contarme cómo se divierten sus pacientes con Lalola. Esas sorpresas me demuestran lo importante que es trabajar con mucho respeto hacia el público.

–Otro de los aspectos muy medidos es la sensualidad entre ambos.
Carla:
Está, se ve, pero no explota: queda contenida. Nos provocamos, pero desde lo más simple.
Luciano: A veces no hay nada más lindo que llegar a lo sexual a través del amor. Es cursi, lo sé, pero es real. Y jugamos un poco con eso. ¡Ya se vieron cien capítulos y todavía no pasó nada! ¡Nunca podría conservar la calma de Facundo!
Carla: ¡No! Sobre todo en el caso de la heroína y el galán, pero así se vuelven más reales. En la vida no siempre todo se da claro y bien…

–¿Y vos sos tierno como Facundo o un galán como Lalo?
Luciano:
A veces damos una imagen que no somos. A mí me pasó también de decirle a alguien en la cara: “¿Sabés que pensé que eras un tarado?”. De mí quizás hay una imagen del galancete, de bolichero porque tengo un bar (Los Sospechosos de siempre, donde festejaron las 100 primeras emisiones), pero qué pasa si yo te digo que no conozco mi boliche funcionando de noche…
Carla:
¡No lo digas! Las chicas van a venir a buscarte y no vas a estar…
Luciano: No me gusta hablar a los gritos, ni la música fuerte, aunque no parezca…
Carla: Por suerte, Luciano no tiene que sobreactuar para interpretar a un personaje sensible como Facundo.

–¿Y qué más pueden decir uno del otro? C
Carla:
Que con él me súper-divierto, y que si fuera hombre… ¡me gustaría ser como Luciano!
Luciano: Que ella es una mujer dulce, que sabe reírse y que habla tan, tan bien… ¡que me siento un tarado!

Carla (33) y Luciano (32) sueñan con hacer una película en el exterior y bajo las órdenes de un gran director. Pero, por ahora quieren quedarse en la Argentina. “<i>Todavía tenemos mucho para dar acá</i>”, coinciden.

Carla (33) y Luciano (32) sueñan con hacer una película en el exterior y bajo las órdenes de un gran director. Pero, por ahora quieren quedarse en la Argentina. “Todavía tenemos mucho para dar acá”, coinciden.

“<i>Lalola superó, por cien, todas nuestras expectativas</i>”, aseguran Peterson y Castro. Y soplan la velita, junto a todo el elenco, de la gran torta por los 100 programas. El festejo fue en el bar Los Sospechosos de Siempre (de Luciano y amigos), donde brindaron por el éxito de la ficción de Dori Media Group Argentina que ya se multiplica en Chile, Colombia, Uruguay y Brasil.

Lalola superó, por cien, todas nuestras expectativas”, aseguran Peterson y Castro. Y soplan la velita, junto a todo el elenco, de la gran torta por los 100 programas. El festejo fue en el bar Los Sospechosos de Siempre (de Luciano y amigos), donde brindaron por el éxito de la ficción de Dori Media Group Argentina que ya se multiplica en Chile, Colombia, Uruguay y Brasil.

“<i>La sensualidad  de los protagonistas está, pero no explota. A veces no hay nada más lindo que llegar a lo sexual a través del amor. Es cursi, lo sé, pero es real</i>” (Luciano)

La sensualidad de los protagonistas está, pero no explota. A veces no hay nada más lindo que llegar a lo sexual a través del amor. Es cursi, lo sé, pero es real” (Luciano)

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig