“No soy una súper chica, pero sé hacer un poco de todo” – GENTE Online
 

“No soy una súper chica, pero sé hacer un poco de todo”

Actualidad
Actualidad

Después de verla posar súper maquillada, como si se tratara de una heroína modelo 2008, no resulta fácil reconocerla cuando abre la puerta de su hogar, dulce hogar: cara lavada, pelo atado en una colita, buzo XL, jogging y zapatillas. Detrás de ese look, dice, se esconde una Geraldine Neumann (24) distinta. Porque, según cuenta, también sabe ser un ama de casa obsesiva (vive en un departamento impecable y con terraza gigante en pleno barrio de Las Cañitas), una madre dedicada (y no para de hablar de Helena, su hija de dos años y medio) y una esposa fiel y consagrada (lleva tres años casada con el músico y fotógrafo Jorge Otamendi, aclara).

–¿Qué te sirvo: café, té, mate, gaseosa, agua...?
–Por ahora nada. Gracias.

–¿Seguro?
–Seguro. No te queda nada mal el rol de anfitriona.
–¡¿Cómo?! Me encanta. Estar en casa, ocuparme de cada detalle y de mi familia es lo que más me gusta.

–¿Por eso te casaste tan joven?
–Me casé joven porque encontré el amor y decidí formar una familia. A Jorge lo amo, y hoy mi prioridad son ellos: él y mi hija. En mi caso realicé los proyectos personales antes que los profesionales. A los 21 había encontrado al hombre de mi vida y estaba embarazada. En cambio, si bien empecé en el modelaje a los cuatro años, la decisión de vivir de esto la tomé... ¡re-tarde!

–Si a los 18 anunciaste que seguirías los pasos de tu hermana Nicole...
–Bueno, ella arrancó a los 13... ¡Mirá todo lo que tardé yo! Encima, rápidamente empezaron a surgir otras cosas, como el teatro y la actuación.

–¿No le temés al ridículo?
–¿El ridículo? No me preocupa. Jamás haría algo de lo que después me vaya a arrepentir. Soy de prepararme. Aunque nunca me había enfrentado al público, cuando acepté trabajar en la obra de Iliana y Juan Carlos Calabró ya había estudiado teatro. Reconozco que tenía cero experiencia en bailar, pero me defendía cantando. Estudio música porque sueño con cantar en Cigalpa, la banda que tiene mi marido. Como verás, siempre intento probar cosas nuevas, me atrae. Soy osada, me animo a todo.

–Una heroína...
–No es para tanto. No soy una súper chica, pero sé hacer un poco de todo.

–Al menos sos bien caradura: acabás de debutar como notera en Fuera de foco...
–Sí, ¿viste? Y lo bueno de ese trabajo es que puedo mostrarme al natural, tal cual soy, sin ninguna pose, como estoy ahora en mi casa. Está bueno tener una vida popular, pero también es agotador. Por eso, cuando termino mi trabajo lo único que quiero es volver a casa para sentirme una chica normal otra vez.

–¿Tenés alguna fobia?
–Desde que soy mamá empecé a tener fobia a los aviones. En eso nos parecemos con mi hermana.

–¿Le pediste consejos a Nicole cuando empezaste con el modelaje?
–Sí, claro. Ella me dio consejos, porque trabaja desde hace muchos años y conoce un montón este medio. ¿El más valioso? “Pase lo que pase, sé vos”. Y por eso tengo bien claro que esta profesión me encanta, pero la prioridad mayor es mi familia.

–¿Se reconciliaron finalmente?
–¿Con mi hermana? Prefiero ser reservada, porque todo da pie a que inventen cosas. Lo único que te voy a decir es que estoy feliz de ser tía. Soy súper familiera y apuesto a que mi hija y la de Nicole estén siempre juntas...

–¿Y qué secretos maternos le pasaste?
–No le daría ningún consejo a mi hermana como mamá. Me parece que está bueno que cada uno viva su propia experiencia. Es algo único... A mí me gustaba que me den consejos sólo cuando los pedía. Además, Nicole y yo siempre fuimos fanáticas de los chicos. Por eso, el año que viene me gustaría tener otro.

–¿Gegé otra vez mamá?
–Y otra y otra más. Sueño con tener tres o cuatro hijos.

–¿No vas a tener el triple de culpa a la hora de salir a trabajar?
–Seguro, pero es algo que se aprende a manejar. Mi marido al principio era un poco celoso de mi profesión, y ahora entendió que mi prioridad son ellos, y que la fama o la exposición son una consecuencia de mi trabajo, no mi fin. Me divierte y no me parece estresante tener una familia. Además, después de ser mamá empecé a valorar más cada trabajo que hago.

–¿Qué pasaría si dentro de unos años Helena te dice que quiere ser modelo?
–¡Ay, pobre! Encima ya le encanta usarme los tacos y el maquillaje... No me gustaría, la verdad: es un ambiente muy competitivo. Pero si el día de mañana elige esta profesión, no me va a quedar otra que apoyarla. Para eso estamos los padres... ¿O no? Una locomotora llamada Gegé: va al gimnasio, trabaja en la tele, cuida a su hija Helena, prepara la cena para su marido, desfila (integra la agencia Multitalent). Todo, en menos de 24 horas.

Una locomotora llamada Gegé: va al gimnasio, trabaja en la tele, cuida a su hija Helena, prepara la cena para su marido, desfila (integra la agencia Multitalent). Todo, en menos de 24 horas.

“Estoy feliz de ser tía. Soy súper familiera y apuesto a que mi hija y la de Nicole estén siempre juntas...”

“Estoy feliz de ser tía. Soy súper familiera y apuesto a que mi hija y la de Nicole estén siempre juntas...”

“Está bueno tener una vida popular, pero también es agotador. Por eso, cuando termino mi trabajo lo único que quiero es volver a casa, para sentirme una chica normal otra vez”

“Está bueno tener una vida popular, pero también es agotador. Por eso, cuando termino mi trabajo lo único que quiero es volver a casa, para sentirme una chica normal otra vez”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig