«No soy un galán ni una cara bonita. Soy una cara… digamos, que zafa» – GENTE Online
 

"No soy un galán ni una cara bonita. Soy una cara... digamos, que zafa"

Actualidad
Actualidad

Digamos que Nicolás Vázquez es un tipo a quien le va bien. A los veintinueve años, después de quince de actuación (comenzó a estudiar a los 14 con Rody Fernández), encabeza Casi ángeles en las tardes de Telefe, el segundo protagónico de su carrera, junto a Emilia Attias, una de las más bonitas y talentosas de su generación. “Nicolás Bauer es el personaje más distinto a mí que me tocó interpretar. ¡Soy un galán! Un galán muy poco convencional, ¿no?”, afirma. Nico camina con su tabla de surf por Sport Beach, una de las playas del norte de Pinamar. Las chicas se le acercan y no paran de pedirle autógrafos. El sol cae, las 4x4 pegan la vuelta y el actor cuenta que alguna vez estuvo en el lugar de esos chicos, “aunque no pedía autógrafos: simplemente observaba. Lo loco es que hoy me junto con Carlín Calvo y me dice: ‘Nico, te observo y es como verme en mi juventud’. Para mí es grosso. El tipo era mi ídolo”.

El hijo de Mirta y Fernando Vázquez se siente querido. “No sé bien por qué me compró la gente, pero estoy agradecido. Me conformo con que digan: ‘Nico es copado, me hace reír’”, explica. Sabe que Ibope no mide la aceptación de un actor, que para eso hay que patear el barrio y escuchar: “En Son amores interpretaba al Pato Guillán, un representante de fútbol. Fue el salto de mi carrera: la gente me conoció, me aceptó y me quiso. Un día un tipo me paró en la calle y me dijo: ‘Mirále las piernitas al nene. Juega en Ferro y quiero que lo representes como al Rey Sol Marquesi’. Había gente que creía que era representante en serio. Yo decía que era el mejor representante después de Guillote. Si hasta inventé un ademán que hoy hace todo el mundo…”, dice, mientras se golpea el pecho y señala el aire para mostrar el popular gesto.

Dentro de unas horas, en este Sábado Santo, Nicolás se meterá otra vez en la piel de Iván de la Pera y el resto de los personajes que interpreta en Mutando, el unipersonal que encabezó durante el verano en Mar del Plata. Como durante toda la temporada, su mujer, la actriz Mercedes Funes (27), lo esperará detrás de bambalinas. Antes de prestarse a la charla, Nicolás manguerea los pantalones que usó para la producción fotográfica y así sacarles la arena, firma más autógrafos, y al fin propone: “¿Charlamos tranquilos?”.

–¿Por qué creés que te eligió Cris Morena para Casi ángeles?
–Es necesario que Cris pueda contar una historia como lo hace, pero también necesita a los actores que puedan reflejarlo. Me hago cargo de algunas cosas, como que transmito paz y alegría. Soy un pibe de barrio. Trato de hacer reír.

–¿Y tenés más amigos desde que sos popular?
–No, no soporto la chupada de medias. Los amigos del campeón no me caen bien. No conozco otra forma de tratar a la gente que con buenos modales. Para mí no existe la diferencia entre un mozo o un gerente de una empresa. Hay muchos actores que se la creen, y por eso no me llevo bien con ellos.

–Mientras hacías las fotos, bromeabas: “Se pensaban que sólo era un actor cómico”. ¿Cómo te llevás con el galán?
–Venía jugando al galán desde ¿Quién es el jefe?, pero era una sitcom. Después, en Alma pirata era un personaje con mucha comedia. Y este papel tuvo buena repercusión. Las críticas fueron positivas. Yo estoy a favor de los galanes descontracturados, no solamente de una cara bonita. De hecho, ¡no soy una cara bonita! Soy una cara... digamos que zafa (hace gestos raros, de esos de sitcom, justo los que Cris Morena le pide que vaya dejando de lado). Yo amo a Hugh Grant, que no tiene nada que ver con Brad Pitt. Ese es el estilo de galán que me gusta. Y vamos zafando. ¿Vieron que no hay que ser perfecto para trabajar de galán? Yo lo demostré.

–Para colmo, en Casi ángeles, sos el galán de un bombón como Emilia Attias. ¿Qué te dicen tus amigos?
–Ellos siempre creyeron mucho en mí, y los que son actores están contentos de que pueda mostrar otra faceta que la del chistoso. Los chicos me dicen: “¡Cómo venís, papi! Neira, Lopilato, Attias…”. Y yo les contesto: “La verdad, venimos comiendo muy bien…”. Sé que estamos hablando en Pascuas, pero yo no le hago asco a la carne. Es cierto que soy actor y estoy laburando, pero prefiero comerme a Luisana Lopilato que a un bagayo… O sea: si te ofrecen lomo, ¿vas a pedir osobuco?

–Digamos que la vida del galán es difícil. ¿Qué pasa en tu casa cuando se habla de algún romance?
–Tengo la suerte de que en casa me espera un ángel. Pero no te puedo mentir. Cuando empiezan los rumores, nos sentamos frente a frente y nos decimos: “Charlemos. ¿Qué te pasa cuando escuchás eso? ¿Cómo te sentiste?”. Por suerte, siempre que dicen algo le yerran feísimo y justo estoy comiendo fideos con mi mujer y mi suegra.

–También te vincularon con Emilia...
–Sí, nos habíamos juntado para hablar de los personajes y nos encontraron comiendo. Por suerte, Mechi ya sabía, y el novio de ella (el Turco Naim) también. Me rompe que no digan que estuvimos comiendo, porque íbamos a ser compañeros. Pero, con ustedes, los periodistas, me llevo bien. Me tengo que reír.

–¿Será por eso que tu mujer te “marcó” todo el verano?
–Me “marca” de cerca porque es una compañera brutal. Yo la consulto para todo, la adoro y la banco en sus proyectos. A donde voy, ella viene. Y dejó un laburo para apoyar Mutando. Ahora ella empieza a hacer teatro, y la voy a acompañar.

–¿Y qué tal eso de compartir profesión con tu mujer?
–Actuamos porque nos encanta hacer esto. No para ver cuánto gana el otro o cuántas tapas de revista tiene. Ese es un plus que te trae la profesión. No podría competir con una mujer, y menos con la mía. Ni siquiera compito con los hombres. Eso sí: no voy a dejar que me pisen la cabeza.

–¿Entonces, cuando no tenés trabajo te bancás que Mercedes sea el sustento de la casa?
–Se terminó eso de: “El hombre trae la plata, la mujer a la cocina”. Hoy ellas están al mismo nivel. Me ha pasado que yo no laburé y vivíamos del sueldo de Mechi. Es la lógica, bol..., somos una pareja. Hoy te toca a vos, mañana a mí. No somos pareja sólo para hacer el amor y darnos besos.

–Tus amigos deben reprocharte que te casaste en tu mejor momento...
–Sí, algunos no lo podían creer. Mi vieja pensaba que iba a ser como Carlín. “Así no te vas a casar nunca, nene”. Y fui el primero que se casó del grupo de amigos. Recién entendieron lo que me pasaba cuando conocieron a Mechi. Me casé cuando que tenía que hacerlo. Pero viví mucho, no me perdí nada.

–¿Y cuándo agrandan la familia?
–Sueño todos los días con el momento en que viene Mercedes y me dice que está embarazada. No falta mucho. Ahora Mechi empieza con la obra de teatro y después nos vamos a poner en campaña. Me gustaría tener dos hijos. Lo único que planificamos hasta ahora es estar juntos, disfrutar esta etapa. Después, cuando vengan los chicos, lo único que nos importa es que sean felices.

–Felices, pero hinchas de River…
–Obvio. Si me sale bostero lo tengo que matar. Tampoco sería la primera vez que un padre tenga que matar a un hijo por sentirse terriblemente defraudado.

“Mi mamá se creía que iba a ser como Carlín Calvo, que no me iba a casar nunca”, recuerda Nico, quien jura que nunca compitió con su mujer.

“Mi mamá se creía que iba a ser como Carlín Calvo, que no me iba a casar nunca”, recuerda Nico, quien jura que nunca compitió con su mujer.

“Mercedes es una compañera genial. Me sigue a todos lados. Tengo la suerte de que en casa me espera un ángel. Soñamos con tener dos hijos. La única exigencia es que sean felices...  y de River”.

“Mercedes es una compañera genial. Me sigue a todos lados. Tengo la suerte de que en casa me espera un ángel. Soñamos con tener dos hijos. La única exigencia es que sean felices... y de River”.

“Amo a los galanes como Hugh Grant, que no son lindos y no tienen nada que ver con Brad Pitt. ¿Hay que  ser perfecto para trabajar de galán?  Yo demostré que no”

“Amo a los galanes como Hugh Grant, que no son lindos y no tienen nada que ver con Brad Pitt. ¿Hay que ser perfecto para trabajar de galán? Yo demostré que no”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig