“No soy de buscar a alguien que me enamore: simplemente, confío en que llegará” – GENTE Online
 

“No soy de buscar a alguien que me enamore: simplemente, confío en que llegará”

Actualidad
Actualidad

Toma un licuado de naranja y frutilla. Está atardeciendo, refresca. Le piden sacarse una foto con ella. Una nena la saluda con admiración. Luciana Aymar (31) se ríe de algunos apodos que le leo y se enorgullece de otros. La Maradona del Hockey le encanta. Con La Maga está en duda. La Leona Loba la hace largar una carcajada. Lucha le cae perfecto: “Soy peleadora por naturaleza. Me cargo las cosas al hombro; soy obsesiva en el deporte. Busco la perfección, me exijo mucho como deportista (piensa). Bueno, en realidad me exijo mucho en todos los ámbitos. Por ejemplo, muchas deportistas trabajamos nuestro cuerpo a diario, sin perder la feminidad. Por eso no entiendo por qué no tenemos más ofertas para hacer publicidades. Podríamos vender lo que sea”, dice mientras descansa en las arenas de Pinamar. No es mala idea recordar que quien habla fue premiada cinco veces como la mejor jugadora del año, récord que la convierte en la Número Uno de la historia del hockey femenino en todo el planeta, ni más ni menos.

–¿Es un peso ser la mejor de la historia?
–Cuando recibí los dos primeros premios era muy chica y sí, fue demasiado peso tanto reconocimiento y responsabilidad. Pero después para nada, porque no dejé de disfrutar del juego nunca. Disfruto hasta de entrenar, busco mejorar, y me entreno como si fuera la peor, porque si creés que llegaste a tu techo, ahí te quedás y no mejorás más. Si uno entrena pensando que no es tan bueno, no lo para nadie.

–¿Qué pasa cuando perdés, estando tan acostumbrada a ganar?
–Soy muy calentona, así que me duele en el alma. Lo traté en terapia y lo sigo haciendo. Si siento que no jugué diez puntos, me pongo mal. Entiendo que es algo que tengo que modificar; entiendo el desgaste de exigirme tanto, pero si no fuera así probablemente no sería la número uno. Me pongo una meta y la alcanzo. Soy así y sé que voy a triunfar en lo que haga. Sacrifiqué muchísimo por el hockey, pero todo lo que le di me lo devolvió multiplicado, me llenó de satisfacciones. Me ha tocado jugar contra ídolas de mi infancia, y que compañeras de equipo me pidan autógrafos. Y dejarlo de un día para otro no es fácil. Todos los que abandonan el deporte, al tiempo quieren volver. Por eso, estos dos años que me quedan los quiero disfrutar al máximo, porque sé que después se sufre.

–¿Qué se viene en tu vida?
–Estoy muy entusiasmada con un par de proyectos. Por lo pronto, este año voy a conducir, muy tranqui, en Fox Sports. Me divierte.

–¿Esos proyectos partieron de tu performance en El circo de Susana?
–Sí, me contactaron a partir de mi paso por ahí. Creo que soy una persona divertida, y mis amigos me vuelven loca diciéndome que tengo que estudiar teatro. Pero mi prioridad, hoy, es el hockey. Mis emociones me han hecho chocar contra las paredes. Y sé que en otros ámbitos no poseo la madurez que tengo en el deporte.

–¿Y qué pasa hoy con tu corazón? Venís de romper con el modelo Mario Guerci, luego de un par de años de noviazgo.
–Estoy sola y siempre abierta, porque el amor puede llegar en cualquier momento. Soy enamoradiza, pero también soy tan estructurada en lo mío que me cuesta dejar entrar a alguien. Siento que quien esté conmigo sufre todo lo mío.

–Pero también se puede alegrar con tus alegrías…
–Debería, obviamente… Pero busco a alguien con quien la conexión pase por entender lo de cada uno, y respetarlo. Hoy estoy sin pareja desde hace meses y relajada, tranquila: quiero disfrutar. No soy de buscar a alguien que me enamore. Simplemente, confío en que llegará.

–En los últimos días se te vinculó con Ignacio Viale del Carril, nieto de Mirtha Legrand...
–(Sonríe) A Nacho lo conocí en un evento de Nike en Punta del Este y salimos en grupo. Nada más (ríe). Tal vez, como éramos los únicos solteros se imaginaron algo... Pero no, nada que ver. Estoy acostumbrada a ese tipo de rumores, aunque de chica y cuando hay terceros –es decir que mi presunto affaire está de novio o casado– me molesta. Mucho. Pero no quiero lastimar a nadie y a veces sin intención pasa, por una mentira. Hoy por hoy, de este tipo de cosa me c... de risa.

–Volvamos al hockey. ¿A esta altura sufrís el estar lejos de tus seres queridos?
–Y... Hace cinco años que vivo lejos. Al principio, de lunes a jueves lo hacía en Buenos Aires y de viernes a domingo en mi Rosario. Costó. Jugaba para el Jockey Club y cuando cerré contrato con Quilmes, ya me vine definitivamente (hoy, Luciana es la estrella de GEBA, actual campeón). Pero no me iría a otro país. No soy de largar todo e irme a vivir a cualquier parte, porque soy muy familiera. Me gustan el argentino y sus costumbres. Viajé mucho y sufrí –estuve dos temporadas en Europa, una en Alemania y otra en Barcelona–, aunque la mayor parte de los viajes con la selección zafé sintiéndolos como vacaciones con mis amigas, y siendo consciente de que lo que hago me permitió conocer lugares que si no, no conocería. Mi gran equipo es mi familia. René, mi papá, vende insumos quirúrgicos y todos mis hermanos trabajan con él. Y mamá, Nilda, fue profesora de educación física.

–De ella heredás entonces la pasión por el deporte…
–Siempre nos fomentó eso. Yo tenía problemas de postura, por lo cual el médico me mandaba a danza, a patín... Me pasaba el día en el club. Llegó un momento de mi vida en el que hacía tenis y hockey al mismo tiempo. Tuve que elegir, y opté por el hockey.

–¿Qué creés que va a pasar en un año, cuando la sede del Mundial Femenino de Hockey del 2010 sea Rosario?
–Van a ser sensaciones muy fuertes. Por un lado voy a estar jugando el Mundial en casa, y por el otro va a ser mi despedida. Voy a seguir ligada al deporte toda mi vida, creo, pero ya de otra manera. Y jugar el Mundial de local va a ser muy intenso. Amo Rosario: me da la paz que en Buenos Aires todavía no consigo. Vive por y para el deporte, y por eso su cuerpo luce tan fibroso. En 2010 se va a retirar del hockey jugando el Mundial en Rosario, su casa.

Vive por y para el deporte, y por eso su cuerpo luce tan fibroso. En 2010 se va a retirar del hockey jugando el Mundial en Rosario, su casa.

“Cuando me hacen una nota, mi papá me pregunta si salí en bikini. Si le digo que sí, es capaz de ir a comprar todos los ejemplares de Rosario. ¡Es un cuida...!”

“Cuando me hacen una nota, mi papá me pregunta si salí en bikini. Si le digo que sí, es capaz de ir a comprar todos los ejemplares de Rosario. ¡Es un cuida...!”

Luciana es una de las deportistas con más fans de la Argentina. En la Personal Beach Peralta Ramos, de Mar del Plata, brindó una clínica de hockey (auspiciada por la Lotería de la Provincia de Buenos Aires) y la convocatoria fue un éxito.

Luciana es una de las deportistas con más fans de la Argentina. En la Personal Beach Peralta Ramos, de Mar del Plata, brindó una clínica de hockey (auspiciada por la Lotería de la Provincia de Buenos Aires) y la convocatoria fue un éxito.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig