“No soy botinera… A mí me gusta jugar al polo” – GENTE Online
 

“No soy botinera… A mí me gusta jugar al polo”

Actualidad
Actualidad

Es viernes, faltan minutos para las 8 de la mañana y Jesica Cirio (23) demuestra una energía que evidencia desconocer altibajos. Saluda mientras reconfirma telefónicamente una consulta con su dentista. “Tengo una muela que me está matando”, aclara, manda SMS con su Blackberry bordó, atiende por otro celular a su mamá. Corta y repasa en voz alta con su asistente temas pendientes que tiene con la arquitecta de su nuevo departamento en Las Cañitas, al que se mudará al final del verano. Resopla, saca una manzana de su bolso, la muerde, ignora un nuevo ring en uno de sus teléfonos móviles y dice: “No puedo más, vivo a mil. Hoy me voy a tomar dos horas para irme a mi spa”. Pausa de dos segundos y de nuevo: “¡Leandro!”, exclama mientras piensa lugar y momento para encontrarse con su representante, Leandro Rud, único conductor de su carrera, tan maratónica como esta mañana de viernes.

A cinco años de su aparición en Carlos Paz de la mano de Jorge Guinzburg, hoy recuerda: “La primera Navidad que pasé sin mi familia estallé en llanto frente a Jorge”, y la evocación la sonroja. “Era una nena, estaba sola en Carlos Paz, a punto de estrenar una obra y no tenía ni idea del sacrificio que implicaba”, intenta a modo de explicación. Ahora encara el inicio de una nueva temporada teatral con otro temple, junto a la misma producción pero sin el recordado periodista, animador y productor.

–¿Qué significado tiene para vos volver a un espectáculo ideado por Guinzburg?
–No tenía pensado hacer teatro, pero no podía negarme. Es el último espectáculo que él ideó y es muy importante para mí, porque Jorge fue el primero con quien subí a un escenario, y por él la gente me conoció.

–¿Cuál es tu papel en Revista Latina?
–Soy la figura femenina. Abro el espectáculo bailando salsa y hago un musical de El beso de la mujer araña. Tenemos un despliegue increíble: una pantalla gigante estilo ShowMatch, una estructura de aluminio donde hago acrobacias... además hago un sketch humorístico.

–Fuera del trabajo, vemos que jugás al polo…
–Necesitaba una actividad para despejarme del trabajo. Arranqué equitación hace un año; tengo mi caballo, que se llama Coca. Empecé con algo de salto y ahora con polo. Recién estoy aprendiendo a taquear.

–¿Lo usás como terapia?
–Sí, me sirve para desconectarme mentalmente. Este año sufrí mucho estrés y esto me ayuda como terapia de relax y a la vez me mantiene bien físicamente, porque las piernas trabajan muchísimo.

–¿Y ahora también hay un hombre que te ayuda a tener más relax en tu vida, no?
–Ja, ja, ja, ja. Conocí a alguien.

–Quiero detalles, Cirio…
–La paso muy bien: me divierto, salimos y es la primera vez que estoy con alguien de mi edad. Todos mis novios me llevaban siempre diez, doce, quince años.

–¿Ese “estoy saliendo” incluye la palabra “novio”?
–Sí, es mi novio. Pero es muy reciente: hace tres meses que estamos juntos. Lo tuve guardado.

–¿Nombre, edad, ocupación?
–Se llama Dahyan (no diré el apellido), tiene 22 años, estudia Recursos Humanos y trabaja. Estoy muy bien, volví a reírme por pavadas y a sentir cosquillitas en la panza. Para Año Nuevo iré a verlo a Punta del Este… Pero es todo muy tranquilo: no hay fechas ni proyectos más que vivir lo que nos pasa hoy.

–El verano pasado saliste con Nicolás Paladini. ¿Te sorprende su casamiento y el embarazo de Rocío Guirao Díaz?
–No me sorprendió. Me parece excelente, tanto para ella como para él. Cuando algo no va, no va. El no fue importante para mí. Está buenísimo que ellos se hayan encontrado. Me encanta lo que están viviendo.

–Este año, Wanda Nara, Evangelina Anderson y Eliana Guercio anunciaron embarazo y casamiento y las tres con futbolistas. ¿Qué pasa en ese rubro?
–No sé. Depende de cada mujer. En mi caso busco otra cosa. Me gustan los hombres que desarrollan su propia empresa, que hacen algo diferente a lo mío. No soy botinera: a mí me gusta jugar al polo. Nunca me interesaron ni futbolistas, ni tenistas.

–¿Y cómo te van los polistas?
–Ja, ja, ja… no pasa nada. Del polo sólo me gustan los caballos y el juego, ja, ja, ja…

–¿Qué creés que buscan las chicas a las que hoy llaman botineras?
–Supongo que el fin de cada uno es ser feliz. Y todos buscamos ser felices de la manera que podemos.

–Vos huís del fútbol, pero el diario español Sport te consagró como el Balón de Oro 2008 (la más diosa) y te presentan como la amiga de Ezequiel Lavezzi…
–Me siento orgullosa de haber ganado esa votación, porque había chicas de todas partes del mundo… Y con Lavezzi hubo una historia que se confundió y la prensa la armó a su conveniencia.

–¿Cuál fue la confusión?
–La realidad es que una de mis mejores amigas sale con el mejor amigo de él. Lo conozco. Nunca salí con él.

–¿Entonces, Jesica Cirio de botinera, nada?
–Nada más alejado de mí. No voy a lugares que frecuentan jugadores de fútbol. Separo mi vida mediática de la personal porque si no, entro en una vorágine de la que es difícil salir. Decidí que tengo que cuidarme como persona fuera de los flashes. Apareció en televisión, a los 10 años, en el elenco infantil de las Trillizas de Oro.

Apareció en televisión, a los 10 años, en el elenco infantil de las Trillizas de Oro.

“Hacer el último espectáculo que Guinzburg ideó es muy importante para mí

“Hacer el último espectáculo que Guinzburg ideó es muy importante para mí", reconoce.

“Separo mi vida mediática de la personal porque si no, entro en una vorágine de la que es difícil salir. Decidí que tengo que cuidarme fuera de los flashes

“Separo mi vida mediática de la personal porque si no, entro en una vorágine de la que es difícil salir. Decidí que tengo que cuidarme fuera de los flashes".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig