“No sé por qué me siguen los hombres más chicos que yo…” – GENTE Online
 

“No sé por qué me siguen los hombres más chicos que yo...”

Actualidad
Actualidad

Okay, hacemos la nota, pero te hago una consulta: ¿de dónde sacaron tooodo eso?”, pregunta, casi divertida y algo molesta, Cecilia Oviedo (42 años, ex vedette y pareja de Nito Artaza), al empezar la charla. Exclusiva, porque por primera vez hablará del romance que le endilgaron con Juan Martín del Potro (21), la gran estrella nacional de estos días. Pero antes intentaremos responderle a Cecilia… de dónde sacamos tooodo eso.

Primer episodio: Disco Club Shampoo, reducto VIP de la city porteña. En un rincón, Cecilia Oviedo, con su grupo de amigas (entre ellas, Flavia Palmiero, otra diosa de cuatro décadas). En otro sector, casi apartado del resto, Del Potro, en un merecido break entre tanto raquetazo…

Segundo episodio: Londres, cancha del O2 Arena. En la carpeta, Delpo; en la tribuna, Cecilia.

Tercer episodio: ruidoso pub a metros del estadio. En el medio y en una mesa, Cecilia. Y cerquita… ¡sí, Juan Martín! ¿Coincidencia? ¿Casualidad? ¿Causalidad? ¿Costumbre? ¿O disimulada cita?

En todo caso, datos suficientes para empezar el tejido, aunque la madeja no sea demasiado rotunda. Porque bien se sabe que tanto va el cántaro a la fuente, que si no es tonto se aprende el camino (versión nativa y certera del viejo refrán hispano). Y ahora sí, a lo nuestro: la charla.

–¿Por qué viajaste a Londres?
–Por dos motivos: quería conocer la cuna del idioma que estoy estudiando (terminó Segundo año de Traductorado Público en la Universidad de Belgrano), y quería llevar a mi hijo Leandro a ver un torneo de tenis. No pude llevarlo al US Open porque estaba rindiendo materias. Y después aprovechamos para pasear dos días por París.

–¿Siempre te gustó el tenis, o te empezó a gustar por el boom de Delpo?
–Siempre. Y trato de llevar a Leandro cada vez que viajo. En enero, por ejemplo, ¡fuimos a ver fútbol americano! Como es varón, trato de buscar puntos en común para compartir, y además, somos fans del tenis.Hace dos años lo llevé a ver hockey sobre hielo. Con un hijo adolescente, no me queda otra…

–¿Del Potro no tuvo que ver con tu viaje a Londres?
–De él no quiero hablar.

–¿Por qué? ¿Algo que ocultar?
–Lo conozco. Es lo único que voy a decir.

–Repito la pregunta anterior…
–No me gusta hablar de terceras personas, y menos si están relacionadas con mi vida íntima.

–¿Se conocen desde hace mucho tiempo?
–No comment. Hace un tiempo, sí… ¡ y punto!

–¿Un tiempo? ¿Cuánto? ¿Un mes, un año?
–Es parte de mi historia personal, que siempre preservo.

–Pero viajaste miles de kilómetros para verlo jugar…
–Para verlo a él, a Nadal... a los ocho más grandes.

–¿Qué pensás de Delpo?
–Es un gran jugador, lo admiro como profesional, y es un orgullo que sea argentino.

–¡Qué respuesta oficial! ¿Es cierto que en París compartieron una cena?
–No quiero hablar de eso.

–Why?
–Porque es un rumor, nada más.

–A veces, ciertos rumores se confirman…
–Pero éste se relaciona con mi intimidad, por eso, punto... Viajé a París con Leandro, Marisa Brel y el hijo de Carlos Evaristo, su marido. La pasamos genial, nos divertimos un montón. Si comí con alguien en Londres o París, no le incumbe a nadie. ¡Es de cuarta contar con quien paso las noches! Para mí, un hombre no es un trofeo…

–¿Estás en pareja?
–Estoy soltera, pasándola bien, tengo amigos, me divierto... Estoy en un lindísimo momento de mi vida.

–¿Tenés ganas de enamorarte?
–De enamorarme, sí. Pero de tener algo muy formal, no.

–¿Cómo debería ser ese hombre?
–No lo proyecto. Me seduce un hombre con personalidad, carácter, iniciativa, ambiciones... ¡Y no importa la edad que tenga!

–¿Open mind con la edad?
–¡Obvio! Aparte, no sé por qué me siguen los hombres más chicos que yo... Creo que los de cuarenta están en una crisis personal, viviendo una segunda adolescencia. Al menos, es lo que veo a mi alrededor. Podrá haber excepciones, ¡pero no las encuentro!

–¿Qué le despierta una mujer como vos a un hombre de veinte años?
–¡Me encantaría saberlo! Supongo que una mujer de cuarenta no tiene la presión de casarse, tener hijos, y por eso está más relajada… Y eso, a un hombre más joven, también lo relaja. No siente que querés cazarlo (sí, con zeta), ¿entendés? Para la mujer, los cuarenta son el ideal entre la juventud y la experiencia.

–Físicamente, ¿qué tipo de hombre te seduce?
–Me gusta el hombre atractivo. No importa si es rubio o morocho, pero importa que tenga mucha personalidad.

–Como Del Potro...
–Esa conclusión la sacás vos. Pero sí: ¡es muy atractivo! Me lo dijeron unas inglesas en el estadio: “¿Vos sos de Argentina? ¡Qué cute es Del Potro!”. (Cute significa lindo, sexy, pintón)

–A la hora de elegir, ¿Del Potro o Gonzalo Heredia?
–(Se ríe) Cada uno tiene su onda…

–¿Qué pasó cuando leíste el rumor? ¿Tu hijo te dijo algo?
–Leandro sabía que yo lo conocía, y se rió.

–¿Te molesta esa versión?
–Estoy expuesta: son las reglas del juego. Mientras no ofendan mi honor, está todo bien.

–¿Es posible que vuelvas con Nito?
–No creo. Como matrimonio cumplimos un ciclo. Pero queda el cariño… y Leandro.

–¿No hay planteos?
–No, para nada. Aparte, nuestra separación tuvo idas y vueltas, y en esos encuentros y desencuentros uno va procesando las cosas lentamente. Entre ellas, los celos…

–¿Te bancarías que Nito viviera una relación con una chica de veinte?
–Lo que Nito haga de su vida, lo que elija, es respetable. Aprendí a enfocarme en mí. Son muchos años de terapia… Cuando yo tenga una relación formal, no voy a ocultarla. Pero mientras esté en la etapa del conocimiento, sí. Eso no implica que entretanto, no la pase muy bien. ¡Una nunca está sola!

–Ultima duda… ¿jugás tenis?
–No. Me gustan los deportes, pero no los practico.

–¡Lo tuyo es la tribuna!
–¡Obvio, ja ja! Siempre me gusta dar apoyo… “Estoy pasándola muy bien. Los hombres de cuarenta están en crisis, viviendo una segunda adolescencia; los jóvenes, en cambio, tienen menos mambos”, sentencia.

“Estoy pasándola muy bien. Los hombres de cuarenta están en crisis, viviendo una segunda adolescencia; los jóvenes, en cambio, tienen menos mambos”, sentencia.

Cecilia, con la camiseta de la Selección argentina, lo aclama. Ella y Marisa Brel, su representante, festejan un punto de Delpo, que saluda a la tribuna de Cecilia y después comenta su triunfo.

Cecilia, con la camiseta de la Selección argentina, lo aclama. Ella y Marisa Brel, su representante, festejan un punto de Delpo, que saluda a la tribuna de Cecilia y después comenta su triunfo.

“Cuando esté  en una relación formal, no la  voy a ocultar. Pero mientras me encuentre  en la etapa del conocimiento, no. Entretanto, me divierto… ¡Una nunca está sola!”

“Cuando esté en una relación formal, no la voy a ocultar. Pero mientras me encuentre en la etapa del conocimiento, no. Entretanto, me divierto… ¡Una nunca está sola!”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig