“No necesité pasar por el bisturí para volver a verme bien” – GENTE Online
 

“No necesité pasar por el bisturí para volver a verme bien”

Actualidad
Actualidad

No pensaba volver a Buenos Aires hasta los primeros días de marzo. ¿Sabés qué pasa? Quería quedarme en Miami, donde puedo salir de casa, caminar hasta cansarme por South Beach y hacer lo que quiera sin ser reconocida. Imagináte: desde que llegué allá vi en el cine todas las películas candidateadas al Oscar, y hasta pude salir de compras a Bal Harbour con total libertad. Claro, necesitaba visitar el shopping porque desde que empecé a tratarme con el doctor Ravenna… bueno… cambié…. Lo cierto es que todo venía bien, hasta que… bueno… tuve que volver”, le confió a una amiga. Hora de sendas explicaciones. Ultimo “bueno”: tuvo que volver porque Jazmín no se sentía bien de salud. Primer “bueno”: desde que empezó a tratarse con el doctor Máximo Ravenna cambió su cuerpo, puesto que bajó seis kilos. Y parece nomás que las fotos tomadas el último fin de semana en Punta certificaron los dos “bueno”…

Claro, porque apenas llegó a la Argentina, luego de festejar su cumpleaños y su primer aniversario de noviazgo con el oriental Jorge Rama, Susana llevó a su yorkshire al veterinario que lo atiende desde hace más de catorce años y lo dejó en custodia. Reacomodó las valijas en la casa de Barrio Parque y partió hacia el Uruguay para terminar de armar La Mary, la mansión que inauguró este verano en Rincón del Indio. “Como la casa es muy grande, siento que nunca termino de darle el toque final”, les comentó a algunos vendedores locales antes de enfilar su BMW puertas adentro y animarse a algo a lo que desde hacía mucho tiempo no se atrevía: el topless. “Aunque soy pro cirugías y en el 2002, me hice una lipo en las piernas y en la cola, afiné in poco los brazos, me hice un toque en la panza y me achiqué las lolas, ahora deseo esculpirme con un método más natural. Por eso consulté a Ravenna y bajé seis kilos en cuarenta días. Esta vez no necesité pasar por el bisturí para volver a verme bien. Y me enorgullece mi figura actual. La clave consiste en comer menos y moverse más”. Su revela el secreto a quien quiera escucharlo, aclarando que todos los días, salvo los domingos, consume entre 800 y 1.000 calorías en cada una de las cuatro comidas, y que sólo toma gaseosas diet. “Me cuido, pero cada tanto me salgo de la dieta, porque no soy una esclava de mi cuerpo. Soy tentada, me gusta disfrutar de la vida. Me tomo un vinito, un champagne, y hasta a veces me como una picada”, detalla.

Sin embargo, sólo se sale de la dieta si aumenta la actividad física que realiza con su personal trainer, Daniel Meaglia, miembro del staff de Ravenna. Actividad física que incluye ejercicios aeróbicos y de elongación, gimnasia acuática, rutina con pequeñas pesas –para no sobrecargar los músculos– y también trote y caminatas por el enorme terreno de su casa.

El último domingo, como comentábamos, disfrutó del sol y de la pileta olímpica que hizo en La Mary. Envuelta en su bikini y en un pareo, caminó hasta la piscina. Se sacó el pareo, se descalzó, se sacó la parte superior del traje de baño y… sólo faltaron los aplausos.

A cambio, mientras tomaba sol, su novio la sorprendió a ella y a una amiga de la pareja desplegando una gran picada. Su no dejó de mirar a Jorge durante toda la
tarde, y Jorge no dejó de complacerle a Su todos los caprichos.

Hace bastante tiempo que nadie veía a Susana tan distendida, tan poco pendiente del futuro. Tanto que hoy no sabe si empezará a trabajar en marzo, si lo hará después del Mundial o si se tomará un año sabático. “Sólo quiero relajarme y descansar, sin tener que estar pendiente de la agenda. Me siento libre de responsabilidades y renovada de cuerpo y alma”, le comentó la diva a una amiga, y agregó: “Lo único que voy a respetar es la dieta de Ravenna, porque con ella me siento con más energía, como rejuvenecida, más natural que nunca”.

Domingo 5 de febrero por la tarde. Su se asolea al borde de su piscina. La acompañan Rama y una amiga de la pareja. La estrella volvió al Este y mostró orgullosa sus nuevas curvas.

Domingo 5 de febrero por la tarde. Su se asolea al borde de su piscina. La acompañan Rama y una amiga de la pareja. La estrella volvió al Este y mostró orgullosa sus nuevas curvas.

Sólo con la parte inferior del bikini, Susana se muestra sin inhibiciones en <i>La Mary</i>, su flamante casa puntaesteña. Mientras busca broncearse arriba sin marcas, charla  y se prepara para disfrutar un aperitivo preparado especialmente por Rama. Los allegados de la pareja dicen que Jorge siempre está pendiente de ella y que se divierten mucho juntos. “<i>Complicidad es lo que les sobra</i>”, aciertan.

Sólo con la parte inferior del bikini, Susana se muestra sin inhibiciones en La Mary, su flamante casa puntaesteña. Mientras busca broncearse arriba sin marcas, charla y se prepara para disfrutar un aperitivo preparado especialmente por Rama. Los allegados de la pareja dicen que Jorge siempre está pendiente de ella y que se divierten mucho juntos. “Complicidad es lo que les sobra”, aciertan.

Como todo un caballero, Rama le preparó y sirvió una picada de fiambres y quesos a la diosa a una amiga. Luego los novios tomaron una gaseosa light, tal cual indica el régimen. “<i>Me cuido, pero cada tanto me salgo de la dieta, porque no soy una esclava de mi cuerpo. Soy tentada, me gusta disfrutar de la vida. Me tomo un vinito, un champagne y hasta a veces me como una picada</i>”, reconoce Susana, que en la foto se luce desde distintos ángulos.

Como todo un caballero, Rama le preparó y sirvió una picada de fiambres y quesos a la diosa a una amiga. Luego los novios tomaron una gaseosa light, tal cual indica el régimen. “Me cuido, pero cada tanto me salgo de la dieta, porque no soy una esclava de mi cuerpo. Soy tentada, me gusta disfrutar de la vida. Me tomo un vinito, un champagne y hasta a veces me como una picada”, reconoce Susana, que en la foto se luce desde distintos ángulos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig