Tuve que perder la ingenuidad para protegerme"." /> “No me importan los rumores, con Martín siempre estuvimos muy bien” – GENTE Online
 

“No me importan los rumores, con Martín siempre estuvimos muy bien”

Actualidad
Actualidad

Que se separó, vuelven a decir. Que su pareja está en crisis, insisten. Que con Martín Barrantes la historia no va más, afirman los que conocen a la pareja. Sin embargo, Carolina Ardohain lo desmiente. Una vez más. Otra vez. Otra vez Pampita. Otra vez el rumor. Otra vez el escándalo. Es su nuevo arte, parece, esto de andar aclarándolo todo. Y no hay nada en este mundo, asegura, que le fastidie más. Y lo remarca así:

–Me cansé, yo ya no hablo más de mi vida privada. Al que le gusta así, bien. Al que no, que se olvide de mí. No me gusta ser mediática a base de escándalos. Creo que me rompo demasiado el lomo trabajando para que después las notas giren en torno a lo que hago o dejo de hacer fuera de la televisión o las pasarelas…
Está enojada. Molesta. Eso sí, tiene la virtud de acompañar las frases más amargas con la más dulce de las sonrisas. No nos olvidemos que la seducción la convirtió en lo que es hoy: Pampita, una de las modelos argentinas más populares y mejor pagas de estos tiempos.

PAMPITA FASHION. El grabador está encendido. Lo sabe. Lo mira. Desconfía.
–¿Después me vas a cambiar todo lo que diga? No es la primera vez que hago una nota y me terminan titulando cualquier cosa…

–¿A qué le tiene tanto miedo?
–A los escándalos que me adjudican sin que yo los provoque.

–Pero usted protagonizó una de las peleas más promocionadas de los últimos tiempos del mundo fashion…
–Nunca me detuve a pensar todo lo que viví en estos cuatro años. Pero como en cualquier trabajo, la competencia sirve para crecer.

–Se sabe que algunas modelos ya ni le hablan.
–Eso es mentira, nosotras no nos peleamos. Yo soy la más relajada de todas, me llevo muy bien con las chicas. No me importa cómo otras obtienen prensa. No me hagas hablar de eso, porque no me interesa: siempre voy a defender esta profesión, hay chicas muy lindas y honestas.

–¿Cree que Nicole Neumann o Julieta Prandi la provocan…?
–Nunca voy a hablar mal de nadie, soy muy íntegra en mis valores. No me gusta hablar de otro, no me gusta la falta de sinceridad, soy muy tranquila. Buscame si querés, no me vas a encontrar.

–Insisto: los escándalos son una constante en su carrera…
–Nunca pude manejar los escándalos que la prensa me arma. Yo sólo me enojé con un grupo de periodistas que tenían mala intención. No soy agresiva.

–Todos la oímos insultar a un camarógrafo…
–No estaba agrediendo, me estaba defendiendo.

–¿Se preguntó por qué todos se la agarran con usted?
–Claro, cientos de veces.

–¿Y…?
–Y no encuentro respuesta.

–Una duda que tenemos todos: ¿por qué se alejó del programa de Nicolás Repetto?
–Por eso. Porque fue en una época en que todos querían generar escándalos conmigo; entonces necesité respirar. Salir de tanta exposición. Y me fui.

–¿Usted, al principio, no era menos caprichosa?
–¡Basta con eso! Siempre fui igual, tuve los pies sobre la tierra. La humildad es fundamental, y siempre traté bien a toda la gente con la que trabajé. Siempre supe que hay que trabajar duro para llegar a permanecer en este medio.

–Se muestra víctima…
–Yo no soy ninguna víctima, no necesito de la lástima. Pero tampoco puedo permitir que se me muestre como la mala de esta historia, porque nunca di motivos para eso. No sé cuál es mi pecado. ¿Ser perfeccionista? ¿Querer hacer las cosas bien? Además, conozco mis limitaciones, soy cero caprichosa y cuando veo que no puedo con todo, delego. No me la doy de autosuficiente…

PAMPITA & MARTIN. He aquí el otro gran tema del que se niega a hablar: su matrimonio, ese que formalizó con Martín Barrantes el 30 de noviembre del 2002. Su corazón tampoco escapó a los escándalos: el año pasado la fotografiaron en Santiago de Chile intimando con el actor Gonzalo Manguera Valenzuela. Entonces se habló por primera vez de infidelidades y crisis matrimonial.

–¿Su pareja estuvo en jaque, Pampita?
–No voy a hablar de mi vida privada, te dije. No insistas. ¡Pero terminemos de una vez con los rumores, por favor! No me importan los rumores, con Martín siempre estuvimos bien. Muy bien.

–¿Cómo se animó a trabajar junto al galán chileno Manguera Valenzuela en Doble vida después de todo lo que se dijo?
–Porque soy muy profesional y siempre me adapto a mi trabajo. Además, nunca tuve nada que ocultar.

–¿Es celoso su esposo?
–De mi marido no voy a hablar. ¡Quiero preservar mi vida privada!

–Dígame entonces: ¿los celos pueden influir en su carrera?
–No, todos saben cómo soy trabajando y nunca me limito en nada.

–¿Se animaría a quitarse la ropa frente a cámara entonces?
–No tengo nada en contra de mostrar el cuerpo, eso queda claro, creo… Lo único que pido siempre es que se cuide mucho la calidad y el buen gusto. Todo depende a qué nivel lo hacés y las expectativas que se tengan. Por ahora, nunca hice un desnudo para una foto, ni para la televisión.

–¿Es verdad que en Doble vida quería hacer un personaje más tranquilo, menos provocador?
–Sí, yo lo pedí. Y salió. Ema es muy religiosa, sueña con ser fotógrafa y por eso acepta ser la asistente de Moria Casán en todo, pero tiene valores muy fuertes hacia la familia, la religión, y tiene escrúpulos con respecto al sexo.

–¿Se parece en algo ese personaje a usted?
–Creo que las dos somos muy románticas. Creemos que el amor es lo más importante en la vida. Pero, a decir verdad, yo tengo mucha más personalidad que Ema.

–¿Por qué todavía no buscó un hijo? ¿Cree que la maternidad puede condicionar su carrera?
–No, no creo. Cuando llegue ese día, va a ser el más maravilloso de toda mi vida. Me voy a enamorar de mis hijos.

–¿Qué espera entonces?
–Que llegue el momento. Eso es algo que voy a decidir con mi marido cuando los dos estemos preparados. Hoy no podría ser madre: trabajo doce horas todos los días para grabar Doble vida, hago campañas, notas, desfiles…

–¿Le queda tiempo para divertirse y ser feliz?
–Claro, no salgo mucho. A veces voy al teatro o al cine, pero lo que más disfruto es quedarme en mi casa. Mirar una película comiendo helado es el mejor plan. Además adoro cocinar, hago pastas muy ricas, las salsas son mi especialidad.

PAMPITA VS. PAMPITA. Tiene fama de malhumorada, ella asegura que se despierta de excelente humor. Dicen que llora cada vez que necesita justificarse, ella reconoce que se emociona con facilidad. La provocación y el erotismo fueron y son sus armas más fuertes a la hora de seducir, ella asegura que en la vida no es tan extrovertida. Confiesa tener 25 años, en otros momentos dice 26 y en su sitio de Internet consta que nació en el ’78 y que el 17 de enero del 2005 cumplió los 27.

–Ardohain, ¿quién es usted?
–Una persona común, sencilla, que tuvo que cambiar a la fuerza. Que dejó de ser ingenua, que debió abrir los ojos para protegerse.

–¿De quién?
–De ustedes, los medios, la prensa. Ahora soy yo la que pone las reglas del juego: hoy sólo yo decido qué hacer, cuándo y con quién.

–¿No cree que la perjudicó esa actitud?
–No creo… Tengo los mismos clientes que tuve el año pasado. No perdí nada. Al contrario.

–¿Qué miedos personales tiene?
–Le temo al cáncer, perdí mucha gente cercana por culpa de esa enfermedad. Y temo que vuelva la inseguridad a la Argentina.

–¿Pensó alguna vez de qué forma aprovecharía su vida si le quedara sólo un año para gastar?
–Dejaría de trabajar, estaría mucho más tiempo con la gente que quiero, viajaría a Turquía, Egipto y a la India. Me quedaría en mi casa con mis amigos, mi familia, mis hermanos y la familia de Martín.

–¿Cómo se lleva hoy con su mamá?
–¡Basta! No hablo más de mis cosas personales. Ni de mi marido, ni de nada. Mi mamá es parte de mis afectos. Sólo eso.

–Habló de miedos. ¿No la perturba pensar que algún día dejará de ser Pampita?
–No, para nada. Lo importante es ser profesional y tener feeling con la gente. No siempre voy a estar haciendo cosas para la moda o la televisión. Yo siempre me proyecto, y ya estoy pensando en qué negocios voy a hacer el día que quiera estar más tranquila… Pero quedáte tranquilo: acá hay Pampita para rato.

Los escándalos no le hacen sombra. En Villa La Angostura brilló sobre la pasarela Moda Show. Y después, para GENTE.

Los escándalos no le hacen sombra. En Villa La Angostura brilló sobre la pasarela Moda Show. Y después, para GENTE.

"Hoy no podría ser madre, porque trabajo doce horas. Cuando llegue ese día, va a ser el mas maravilloso de toda mi vida. Me voy a enamorar de mis hijos"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig