“No me gusta pensar que existen límites en mi carrera” – GENTE Online
 

“No me gusta pensar que existen límites en mi carrera”

Actualidad
Actualidad

Cristóbal, un chico rico, organiza una fiesta en su espectacular residencia de México. Entre los invitados hay una argentina, Dolores. Los dos se enamoran a primera vista. Y cuando la noche había llegado a su punto justo, de pronto aparece la novia de Cristóbal para enfriar tanta pasión.

............................................................................................

Más no podemos contar de Déficit –opera prima protagonizada y dirigida por Gael García Bernal (29), el más hollywoodense de los galanes mexicanos–, que se acaba de estrenar en la sala Cinépolis Diana del Distrito Federal. Obviamente, Gael –quien enamoró a Natalie Portman y a nuestra Dolores Fonzi, entre otras– es el chico rico de la película, mientras que Dolores, la joven que lo encandila, es la argentina Luz Cipriota.

Haciendo un juego de palabras, podríamos decir que la irrupción en el mundo del cine de esta porteña de 22 años se dio a la velocidad de la luz. Desde muy chica sintió que lo suyo era la actuación, y por eso estudió canto, coreografía y danza. Sin embargo, su primer coqueteo con la fama fue a los catorce años, cuando competía en torneos de gimnasia rítmica. Fue en uno de ellos que los sabios ojos de Pacho Dotto se posaron sobre Luz, y días después ya formaba parte de su staff. No conforme con ser sólo modelo, la chica se abrió camino en la tele (El refugio y Reinas magas, ambos por Canal 13). Pero paralelamente fue por más. Se presentó al casting de la película debut de Gael García Bernal... ¡y quedó como una de las protagonistas!

Cuando hice el casting se habían presentado un montón de actrices. Después, me di cuenta de que íbamos quedando cada vez menos... Hasta que llegó el día en el que se debía elegir a la protagonista. Ahí fue cuando viajó Gael especialmente para actuar en una escena con nosotras. Cuando estuvimos juntos, la química se sintió enseguida. Actuar con él ya era una experiencia inolvidable, pero ser parte de su proyecto cambió mi vida”, explica Luz, hija de Susana –catequista– y Jacinto –empresario–, con quienes vive en un departamento de Palermo. ¿Novio? Por ahora, un espacio vacío en su vida, entre tanto vértigo profesional.

–¿No será mucho en tan poco tiempo?
–Estoy en mi mejor momento, haciendo lo que me gusta. A mí me enseñaron a vivir el presente, y que para cosechar hay que tener una buena siembra. Estoy trabajando mucho, durmiendo poco, pero con una sonrisa en la cara que no puedo ocultar. Puede parecer mucho a mi edad, porque son pocas las chicas que tienen las cosas tan en claro. Nunca sentí que perdía el tiempo.

–Tanto estudiar en una época en la que un escándalo es un atajo a la fama...
–La gente que llega a la cima rápido y sin una base sólida se cae de la noche a la mañana. Yo construí mi carrera con ladrillos, no con vidrios. Ahora me doy cuenta de que rindió sus frutos el sacrificio que hice cuando estudié actuación, baile y canto.

–¿Empezar en cine con Gael marcó tu carrera?
–A él le agradezco la oportunidad de hacerme ingresar al mundo del cine. Me recibieron muy bien. Gael como director es excelente. Todos nos entendimos muy bien y se armó un equipo de trabajo hermoso. Además, acá todos perdimos la virginidad. Yo me animé al cine, y Gael a dirigir. Es un chiste que solemos decir todo el tiempo, porque fue un experimento. No me gusta pensar que existen límites en mi carrera. Por eso, cuando me lo ofrecieron, acepté enseguida.

–¿Te molesta que algunas críticas hayan sido muy duras con la película?
–Mis objetivos están más que cumplidos. Creo que una mala crítica no me haría bajar los brazos. Este proyecto me hizo crecer en mi carrera y a nivel personal. A todos nos encantan los elogios y que valoren nuestro trabajo. Unas veces pasa, otras no. Pero si fuera mala no me afectaría, porque siento que di todo de mi parte. Tal vez hoy le haría más cosas a mi personaje, pero serían detalles. Cuando hice mi primera escena estaba nerviosa. Después, sólo me dejé llevar. Si soy exigente es porque no me gustan las cosas a medias.

Luz en las playas del Pacífico, donde se desarrolló el Acapulco Moda Nextel, todo un acontecimiento en el mundo fashion mexicano. A la izquierda, durante el estreno de Déficit en el Distrito Federal.

Luz en las playas del Pacífico, donde se desarrolló el Acapulco Moda Nextel, todo un acontecimiento en el mundo fashion mexicano. A la izquierda, durante el estreno de Déficit en el Distrito Federal.

“Construí mi carrera con ladrillos, no con vidrios. Ahora me doy cuenta de que rindió sus frutos el sacrificio que hice cuando estudié actuación, baile y canto”

“Construí mi carrera con ladrillos, no con vidrios. Ahora me doy cuenta de que rindió sus frutos el sacrificio que hice cuando estudié actuación, baile y canto”

México ya casi es su segundo país.

México ya casi es su segundo país.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig