“No me caso por dinero: lo hago por amor” – GENTE Online
 

“No me caso por dinero: lo hago por amor”

Actualidad
Actualidad

El living impacta por su tamaño: unos setenta metros cuadrados. En el centro, dos sillones de cuero enfrentados, donde Karina puede recostar sus 170 centímetros a lo largo. A un par de metros aparece un sofá mas pequeño, un Jean Paul Gaultier con forma de sidecar –forrado en pana colorada, con respaldo dorado y dos ruedas a los costados– que parece haberse escapado del Carburando Café. El baño tiene el tamaño de un monoambiente de cuarenta metros cuadrados: paredes espejadas, un jacuzzi en el medio, vestidor... Clásico y moderno, ecléctico y con toques pop que se confunden entre las columnas de mármol señorial. Así es el nuevo hogar de Karina Jelinek (28) y Leonardo Fariña (28). Cuatrocientos metros cuadrados que miran desde el 25º piso a la Avenida del Libertador, donde morarán durante sus primeros meses de casados. “Por un tiempo vamos a vivir acá; es una inversión que hicimos entre los dos”, cuenta la modelo de Life Chekka representada por Mauricio Cataraín.

¿ESTAN LLOVIENDO ESTRELLAS? Karina Jelinek dará el “sí” en la Iglesia del Pilar el jueves 28 de abril. Un rato después vendrá la fiesta en el Tattersall de Palermo. La wedding planner será Bárbara Diez y Kari jura que va a tocar David Guetta, uno de los DJ’s más grossos del momento. ¿Luis Miguel? “Era un sueño que tenía, pero la verdad es que cobra muy caro. La otra opción es Ricardo Montaner”, explica. Claro que habrá celebrities varias. Repasemos. ¿Mirtha Legrand? “Me invitó muchas veces a almorzar –explica–; no puedo dejar de invitarla”. Marcelo Tinelli: “No sé si vendrá, pero está invitado”, dice Karina, que por las dudas tiene una opción B. “El Chato Prada y Hoppe van a estar seguro en la mesa de Ideas del Sur”. ¿Paris Hilton? “Eso no sé de dónde salió; no soy su amiga. Quizá venga David Beckham”, dice Kari, aunque de inmediato acuerda que tal vez vaya a la boda del príncipe Williams. La luna de miel será en Mónaco, pero recién dentro de un mes. “Estoy viviendo un momento mágico. Me enamoré a primera vista y quiero que esta relación siga creciendo de a poco…”.

–¡Pero no le das tiempo! Te casás en veinte días...
–Es que esto es amor verdadero, y se va a profundizar cada vez más. Por eso me caso.

–Si tuvieras que contarle a la gente, ¿qué fue lo que te conquistó de Leonardo?
–El me aceptó como soy, y ésa es una de las cosas que más me gustaron. Ahora estoy en el proceso de embobamiento... ¿Viste que al principio uno está como bobo?

–¿Y creés que en algún momento se te va a pasar?
–¡No seas malo! ¿Por qué se me va a pasar? Yo creo en el amor para toda la vida; estoy enamorada.

–¿Te acordás que en el verano me dijiste cosas muy parecidas acerca de otra persona (NDR: Tomás Costantini)?
–¡Y estoy tan arrepentida...! Pero esta vez no me equivoqué. Leo es un chico al que no le gusta la exposición. El no va a llamar para que nos hagan fotos, como me pasó antes. Hoy me enamoré de la simpleza de Leo. Es el hombre más sencillo que conocí...

–...que se mueve en una Ferrari.
–¿Acaso vos no te das un gusto? Además, no siempre anda en Ferrari: a veces maneja una 4x4. Leo me conquista todos los días con su simpleza. Me cocina desde un huevo frito hasta unas pastas con la mejor salsa, afrodisíaca. Ojo, el afrodisíaco es a la noche... ¡y hace efecto!

–En Miami dijiste que era el hombre más fogoso de todos. ¿No les picará una pastilla estimulante a las comidas afrodisíacas?
–¡Ja, ja! Nooo... El es el hombre más fogoso que tuve en mi vida, lo reconozco. Quizá sea por el afrodisíaco, eso lo puede potenciar, pero te aseguro que no usa ninguna pastillita, Leo es tooodo natural.

–Dicen que hace poco le ofreció casamiento a otra chica...
–Lo vi en la tele y me pareció muy extraño. Leo me contó su verdad, y digan lo que digan, no me van a separar. Cuando lo conocí estaba solo. Pueden salir a hablar todas las que quieran... ¡Anótense en la lista, chicas!

–¿Sabés que la gente desconfía un poco de esta boda?
–¿Sí? ¡¿Por qué?! Yo gano muy bien: no necesito que ningún hombre me mantenga. Desde los 15 años que mi papá no me pasa un peso. Me voy a casar pero voy a seguir trabajando, desfilando y haciendo los programas que hago. Me gusta tener mi plata y pagar mis gastos.

–Si Leo hubiera sido taxista, verdulero o ferretero... ¿te casabas igual?
–Lo que importa es su forma de ser. Hace años, en Miami me enamoré de un carnicero. En realidad era un parrillero que me invitó a tomar algo arriba de la barra, donde hacía el pollo a la parrilla. Me encantó y salimos un tiempo.

–Se dice que van a firmar un contrato prenupcial.
–No, no hablamos nada de eso. La verdad que no sé quién lo dijo. De lo que único que hablamos es de amor. Por eso estamos tan seguros de casarnos. Ya no hay ninguna duda. Si quieren lo firmo: no me interesa nada material de él.

–¿Es cierto que Leo encargó un collar muy costoso y nunca lo fue a buscar?
–Eso es tan ridículo como cuando dijeron que costó tres millones de dólares.

–¿Y cuál es el valor?
–No tengo ni idea, porque es un regalo para que use el día de mi boda. Ahora voy a tener que usar una réplica, por el revuelo que se generó. ¿Cuando a vos te regalan algo, te dicen el precio?

–Algunos dicen que la pasión dura sólo un año. ¿Creés que un matrimonio va atado a la pasión?
–Yo me caso para toda la vida. Soy una morocha pasional, pero no es todo pasión: también es compañerismo, pasarla bien, que sea tu mejor amigo y tu mejor amante. Que seas cómplice con esa pareja. Creo que ésos son los secretos de la relación.

NO VOY EN TREN, VOY EN FERRARI... Lo más llamativo de la boda entre Jelinek y Fariña es la velocidad con la que corrió todo: el 25 de enero la modelo terminó su relación con el hijo de Eduardo Costantini y sólo tres días después conoció a este otro joven empresario. Un tipo al que, se nota, no le tiembla el pulso a la hora de sacar la billetera: viaja en avión privado, maneja una Ferrari y le hizo varios regalos costosos: entre ellos un anillo de diamantes de Tiffany y el polémico collar de esmeraldas y brillantes. Con una velocidad digna de la escudería italiana, pusieron fecha de boda: 28 de abril. Y todo fue tan rápido que hasta tuvieron que adelantar un día la fecha (querian casarse el 29) porque el Tattersall ya estaba reservado y porque “ese día se casan el Príncipe William y Kate Middleton, y no querían que su boda fuera menos”, según confiaron los íntimos. “Estoy locamente enamorada”, afirma Karina. Y jura que nunca la impactaron los hombres por su dinero ni por su poder: “No me caso por la plata, lo hago por amor. Nunca necesité que ningún hombre me mantenga. Pero, obvio, a todas nos gusta que nos hagan lindos regalitos...”. La modelo en el living de la residencia de 400 metros que acaba de comprar junto a su novio, sobre Avenida del Libertador.

La modelo en el living de la residencia de 400 metros que acaba de comprar junto a su novio, sobre Avenida del Libertador.

Karina y su perra maltesa, Lisa, en el dormitorio que comparte con su futuro esposo. La modelo dice que ella misma decoró la habitación. Eligió el natural para la cama y los tonos oscuros para el acolchado, las cortinas y los veladores.

Karina y su perra maltesa, Lisa, en el dormitorio que comparte con su futuro esposo. La modelo dice que ella misma decoró la habitación. Eligió el natural para la cama y los tonos oscuros para el acolchado, las cortinas y los veladores.

El flamante piso de Karina y Leonardo se caracteriza por los espacios amplios. El baño, de unos cuarenta metros cuadrados, tiene jacuzzi, vestidor y hasta sillones.

El flamante piso de Karina y Leonardo se caracteriza por los espacios amplios. El baño, de unos cuarenta metros cuadrados, tiene jacuzzi, vestidor y hasta sillones.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig