«No hay competencia entre nosotras. Estamos todas en el mismo barco» – GENTE Online
 

"No hay competencia entre nosotras. Estamos todas en el mismo barco"

Actualidad
Actualidad

La piel. El primer misterio de estas chicas es la piel. Es un testimonio. Del
sol en el medio del río, de regata tras regata, con sus velas como única sombra.
De la aventura sin miedo. De parte del yachting, son Serena Amato -29, medalla
de bronce en los últimos Juegos Olímpicos en Sydney, y campeona argentina y
sudamericana al mando de su barco clase Europa, de una vela, poco más de tres
metros de eslora-, y la dupla compuesta por Fernanda Sesto y Paula Reinoso -27 y
31 respectivamente, campeonas argentinas y sudamericanas al mando de su 470, de
dos velas, algo más de cuatro metros de proa a popa, con la experiencia de
Sydney 2000 a cuestas-. Del lado del windsurf, Catalina Walther -21, clase
Mistral, también campeona argentina y sudamericana, bronce en los Juegos
Panamericanos de 2003-. Cuatro chicas superpoderosas -solteras todas ellas- que
acaban de regresar de Atenas, de testear las olas y el viento. Sus naves
quedaron allí. La próxima semana, será el viaje definitivo. Hasta el 14 de
agosto, cuando se inicien las competencias en su disciplina. Mientras tanto, son
tardes de gimnasia dura, en la sala de máquinas del CENARD, donde la elite del
deporte nuestro mueve sus músculos. Elite, decíamos. Y estas damas,
precisamente, lo son. Su piel lo dice todo.

-Bueno, Atenas 2004. Hablemos de expectativas.
Reinoso:
Mmm… Más que expectativas, ¡es incertidumbre!

-O sea que ninguna frase tipo: "Arrasaremos el podio…"
Sesto:
Te voy a ser sincera. Tenemos chances de llegar al podio en una
competencia muy brava. Pero estamos bien seguras. No nos vamos a guardar nada.
Queremos cruzar la llegada sabiendo que dimos todo lo que teníamos. Y para
Atenas, contamos con viento a favor.

-¿Son conscientes de que enfrentan el mayor de los torneos?
Amato:
Sí. Pero nos preparamos para esto como si fuera cualquier otra
competencia. Si dejás que se te suba a la cabeza, perdiste. Tenés que ir lo más
tranquila posible. Yo, Paula y Fernanda pasamos por los Juegos anteriormente.
Sabemos de qué se trata.

-Este es tu debut olímpico, Catalina.
Walther:
Tal cual. No creo que gane una medalla. Soy muy joven. Las líderes en
mi categoría pasan los 30. Es mi primer juego, por ahí en el próximo me llevo
algo. Lo que más quiero es disfrutar. Bueno, falta un mes. Nervios tengo, pero
es un reto. Cuando llegue la regata, ¡va a ser otra historia!

-Bueno, esperemos soplen buenos vientos.
Amato:
Claro. Depende del clima. Con poco viento, a los navegantes argentinos
nos va muy bien.

-Que metáfora del país…
Walther:
Es que estamos acostumbrados a entrenar en el río: poco viento y poca
ola. Sabemos lo que es la suerte, que en este deporte juega un papel importante.

-Serena, ya ganaste un bronce olímpico. ¿Sentís la presión de mejorar tu marca?
Si algo demanda este país, es triunfo.
Amato:
La siento, pero viene de mí. Yo misma me pregunto si voy a traer una
medalla o no. Que la presión de afuera no se te meta es bastante difícil. Pero
mi filosofía al respecto es quedarme tranquila, y concentrarme.
Reinoso: Con Fer tenemos la experiencia de Sydney, y ahora vamos con otra
mentalidad. Evaluamos nuestros errores, cambiamos lo que teníamos que cambiar, y
aprendimos de los errores.

-¿Hay riesgo en el windsurf y en el yachting? Visto de afuera, parece todo un
plácido paseo.
Amato:
Hay dos tipos de personas que practican esto: el tipo que se sube a su
velero para tomar sol en los fines de semana, y nosotras. Todo el mundo viene y
me dice: "¡Qué bronceada que estás!" ¡Yo no voy a tomar sol! El desgaste físico
es muy grande. No en vano entrenamos haciendo fierros todos los días en el
CENARD. Nos matamos laburando.
Walther: Esto es una competencia. Y cuando competís, dejás la vida. Esto es
deporte, no salir a pasear.
Sesto: Riesgos hay, y unos cuantos. Te podés ahogar, se te puede dar vuelta el
barco. Una vez, se nos dio vuelta, en el medio del río, y la perdí de vista a
Pau. El barco se alejaba de a poco. Suerte que no tuvimos miedo. Y salió todo
bien.

-Amén de que no es un deporte muy difundido...
Reinoso:
Es que no es fácil de entender. Vos ves un montón de barquitos yendo
para el mismo lado, y no lo cazás. A veces, nosotras mismas nos aburrimos. Pero
el rédito es mucho mayor.

-¿Y cuál es ese rédito?
Amato:
Es un deporte súper completo, tanto física como mentalmente. Te organiza,
te prepara. Llevás una vida bien planteada, con disciplina. Y físicamente, es
muy demandante. Tenés que entrenar duro.
Sesto: Y el hecho de estar en contacto con la naturaleza. Vas ahí, en el medio
del río. No vuela una mosca. Estás sola, te desenchufás. Y es bárbaro. Además,
es la unidad. Corro con Paula hace ocho años, y compartimos mucho. Somos como
hermanas… ¡o un matrimonio!, y entre nosotras cuatro no hay competencia. Todas
estamos en el mismo barco.
Walther: La naturaleza… y la pasión.

-¿Pasión?
Reinoso:
Sí, pasión, amor, y la seguridad de que estás haciendo lo que vos querés hacer. Nosotros, para llegar adónde llegamos, dejamos muchas cosas. Como
los amigos, por ejemplo...
Amato: Claro. Empezamos a competir desde chiquitas, y no podíamos salir con
ellos los fines de semana. O no fuimos al viaje de egresados, porque teníamos un
torneo. Hay sacrificio.

Amato (quien ya cosechó una medalla en Sydney 2000), Reinoso, Sesto y Walther (de izquierda a derecha), listas para la acción. La semana próxima, viajan rumbo a Atenas. Un dato para los

Amato (quien ya cosechó una medalla en Sydney 2000), Reinoso, Sesto y Walther (de izquierda a derecha), listas para la acción. La semana próxima, viajan rumbo a Atenas. Un dato para los "tiburones": las cuatro son solteras…

Tiene 29 años, nació en Olivos, y se inició en la navegación a los 6. Hoy, corre para el Yacht Club Argentino, en su barco clase Europa. Su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 fue el gran logro de su carrera. Además, es campeona argentina y sudamericana. Ahora, va por más.

Tiene 29 años, nació en Olivos, y se inició en la navegación a los 6. Hoy, corre para el Yacht Club Argentino, en su barco clase Europa. Su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 fue el gran logro de su carrera. Además, es campeona argentina y sudamericana. Ahora, va por más.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig