No fue un amor de verano – GENTE Online
 

No fue un amor de verano

Actualidad
Actualidad

Y llegó el momento: no le creemos más. Ella, que aseguraba, repetía y juraba que sólo eran “buenos amigos”. Ella, que, decía, le gusta “cargosear, abrazar y besar” a sus compañeros. Ella, que lo definía a él como “uno más del grupo”. Ella, Marcela Kloosterboer (24), que durante el verano, cuando una cámara fotográfica de GENTE la encontró a los arrumacos en el parador Robinson Crusoe, Pinamar, prefirió ocultar los latidos de su corazón, acaba de gritar a los cuatro vientos (con un beso de aquéllos) en la fiesta de San Patricio que organizó el Hurling Club, lo que siempre supusimos: que desde hace cuatro meses lo suyo con Fernando Sieling (24) es noviazgo.

..........................................................................................................

Se conocieron en una fiesta, mediante unos amigos en común, y desde ese primer flechazo intentaron no volver a separarse. Con la excusa de ir a ver jugar rugby a sus primos, cada tanto se cruzaban al terminar los partidos. Una cosa llevó a la otra. Hasta que terminaron intercambiando mails, primero, y el celular, después. “No me gusta que me jodan con eso... No voy a hablar de ella. La quiero y está todo bien...”, repite Fernando cada vez que sus amigos le preguntan por su relación con la actriz. “Es un pibe muy tranquilo. No tiene ganas de darse a conocer por su vida personal. No está concentrado en el espectáculo”, confiesa su círculo íntimo. Aunque las malas lenguas también aportan su cuota de duda: “¡Qué sé yo!... Cuando viajamos, él no la llama... No sé cuán en serio va la cosa. Ella está a full, pero a él no lo veo taaaaaaan así...”.

Palabras más, palabras menos, ellos disfrutan de su mundo. Cuando coinciden en un lugar, no se dejan ni a sol ni a sombra. Por ejemplo, lo del último sábado. Aquí no había ni arena ni mar. Luego de compartir un asado en casa de amigos, salieron a bailar. ¿Lugar? El campo del Hurling Club, en Hurlingham, donde se festejaba San Patricio. Allí, entre unas 2.200 personas reunidas bajo la bandera irlandesa, danzaron al ritmo de las gaitas del colegio Saint Andrew’s, que luego dejaron lugar a la música contemporánea de Roberto Lavignolle. La noche también incluyó a una banda de rock que, como no podía ser de otra manera, rendía homenaje a U2. Ellos, Marce y Fer, entretanto, iban de las barras de cerveza a la primera fila del escenario, sumándose a los clásicos pogos, para luego buscar algún lugar tranquilo en el parque.

..........................................................................................................

Después de dos años y medio en pareja con el tenista Gastón Gaudio (30, junto a quien la bella argentina había asegurado tener ganas de pasar por el altar), Marcela encontró de nuevo el amor en el deporte, ya que Fernando es rugbier y se desempeña como fullback en su club. Quizá menos impulsiva, pero más alejada de las luces del espectáculo, hoy prefiere pensar cada propuesta de trabajo dándole prioridad a su vida personal… junto a Fernando. El “dueño” del excelente estado de ánimo de la próxima protagonista de la campaña de lingerie Sol y Oro, el afortunado, el envidiado… Bah, su novio.

Solos, o casi, tras un par de cervezas y bailar reggaeton, se abrazaron y besaron. Abajo: De la mano, en el parador Robinson Crusoe, durante el verano

Solos, o casi, tras un par de cervezas y bailar reggaeton, se abrazaron y besaron. Abajo: De la mano, en el parador Robinson Crusoe, durante el verano

La relación que GENTE reveló en enero en Pinamar, va viento en popa. Marcela y Fernando acaban de ratificarlo el domingo a la madrugada, en Hurlingham.

La relación que GENTE reveló en enero en Pinamar, va viento en popa. Marcela y Fernando acaban de ratificarlo el domingo a la madrugada, en Hurlingham.

Se conocieron en una fiesta a través de amigos en común. A partir de allí, Kloosterboer se olvidó del tenis y adoptó el rugby. Toda una amante del deporte...

Se conocieron en una fiesta a través de amigos en común. A partir de allí, Kloosterboer se olvidó del tenis y adoptó el rugby. Toda una amante del deporte...

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig