«No estoy para una aventura, ahora quiero enamorarme en serio» – GENTE Online
 

"No estoy para una aventura, ahora quiero enamorarme en serio"

Actualidad
Actualidad

Araceli González (36) llega a la entrevista y dice con cara de chica aterrada pero feliz: "Tengo miedo de que el año que viene me mate el aburrimiento, porque este año me pasa de todo, y todo bueno".

Y enseguida se explaya amontonando palabras, risas y hasta una lágrima de emoción. Hay de todo en su relato. El jueves próximo se estrena la película que protagoniza con Guillermo Francella, Un día en el paraíso. Se ríe de solo acordarse lo mucho que se divirtieron durante el rodaje. El jueves 12 de julio empieza Hacelo por mamá, un programa en Canal 13 que irá todos los sábados, producido por Promofilm. Será su debut como conductora en un programa de entretenimientos, en el que hijos y maridos harán prendas y ganarán premios, todos para las madres.

Pero su vida personal también tiene lo suyo. Su hija Florencia cumple 15 años el 19 de agosto y harán una gran fiesta. Araceli está preparándole muchas sorpresas. "Flopi no para de crecer, tiene novio y ya aprendió a manejar… Me hace muy feliz". El otro motivo de felicidad bien fuerte es que tendrá su primera casa pensada completamente por ella siguiendo las reglas del Feng Shui. Su casa de soltera, le dice. "Me impresiona ver crecer las paredes… La semana pasada, en una breve ceremonia, desparramé arroz para que no falte prosperidad en esta nueva etapa de mi vida". De eso dan ganas de hablar con Araceli. Una versión muy nueva de aquella morocha crocante que empezó como modelo casi 20 años atrás.

-Hace mucho que no hay una nota suya que no esté inspirada en la palabra "reconciliación" y sin las frases: "No estoy separada"; o: "Sigo enamorada".
-De todo lo que nombraste, hay una sola cosa cierta: estoy separada, y ese es un tema terminado.

-Eso es una declaración de nueva vida. Empecemos por lo profesional.
-Este es un año en el que no programé absolutamente nada. En enero no sabía qué iba a hacer y empecé a proyectar con Esther, mi manager, un programa de televisión que después no se hizo. Salió una película que se venía postergando y se hizo, Un día en el paraíso, con Guillermo Francella; estrenamos el jueves 4. Y después apareció este programa de tele. Ahí empezaron a surgir un montón de cosas que lo transformaron en un año muy especial. Tengo ganas de cuidar este envión profesional que me lleva a un lugar soñado y muy esperado.

-¿Y en lo personal?

-Hay muchos cambios. Se me ha dado por pensar en todo lo que hice y cómo lo hice. Tengo identificado lo que me salió mal, lo que ya no me gusta y qué es lo que quiero de esta vida. Es un balance enorme.

-¿La separación está entre lo negativo?
-La separación fue muy triste. No es agradable para nadie, pero sirve para valorar cosas de ambos lados. A mí, en lo particular, me sirve para saber por qué cosas deberé pelear más cuando tenga una nueva pareja y, sobre todo, entender con lucidez cuándo hay que dar por terminada una relación. Es una etapa de mucho análisis. A veces me siento frustrada, y otras, muy en positivo. Cuando era más joven no tenía tiempo de pensar, tenía que trabajar sí o sí, criar a mi hija. Pero ahora tengo muchos momentos de soledad.

-La soledad es muy curadora.
-Lo entendí leyendo a Osho. Es muy necesaria. Cuando hay cosas que resolver y pensar, la soledad es un estado ideal. Me maravilló saber que esto que estoy viviendo no es negativo, me sirve para madurar, para tener una pareja mejor cuando la arme de nuevo. La protegeré de una manera muy diferente.

-Veo que cerró el ciclo Suar.
-Tengo por él sentimientos de los que perduran para toda la vida aunque no haya una pareja. Yo tengo ganas de tener una familia de la que pueda disfrutar mucho. Con una persona a la que pueda conocer mucho y bien y que él tenga el mismo interés en conocerme a mí. Quiero que mi próximo amor sea para toda la vida, aunque también tengo claro que una vida es muy larga para un solo amor. Y también puedo agregar que todos los amores son diferentes. Suar fue un amor muy importante de mi vida como también lo fueron mis dos parejas anteriores a él. El primero, que fue el que me hizo sentir taquicardia y manos mojadas de emoción, y el papá de Florencia.

-Si alguien está leyendo esta nota y siente un amorcito por usted, ¿qué debe hacer?
-Ser inteligente y venir a enamorarme.

-¿Cómo tiene que ser ese hombre?
-Lo que me seduce de un hombre es que sea lo más simple posible y lo muestre sin temor, que no sienta que por abrirse y mostrarse tal cual es lo arruinará todo. Me seduce que me amen y me lo demuestren. Y, fundamentalmente, que no lo modifiquen las circunstancias externas. Aunque cambie de status social o profesional, que siga siendo el que conocí y aprendí a amar. No me importa si es técnico, ingeniero o profesor. Me importa cómo se comporta como persona, nada más.

-Estará llegando a la edad del amor inteligente…
-Eso mismo. Quiero estar frente a alguien al que sólo necesite mirar para saber qué le está pasando. Tengo ganas de relajarme.

-Hay amores que no hacen acariciar la piel por mariposas pero son valores seguros a la hora de estar en buena compañía.
-Sí, mariposas en la piel suena mucho a aventura, y yo no tengo ganas de aventuras. No me da el perfil. Lo que me gusta es el motor que da el amor. Aunque no parezca, todo lo que uno hace, lo hace por la persona amada.

-¿Y ahora por quién lo hace?
-Por mí, por mis hijos, para crecer y estar lista para el futuro.

-A veces parece una mujer a la antigua.
-Hay demasiado repentismo. Todo el mundo anda muy apurado, quiere que las cosas se le den ya mismo. Yo prefiero ser cautelosa, ir poco a poco y siempre con la verdad. El otro siempre sabrá quién soy yo y jamás le mentiré. No me gusta dañar a nadie. Si en algún momento me lastiman, soy capaz de hacerle un regalo a quien lo hace.

-¿Le ocurrió?
-Sí. A una persona de mi alrededor que era muy negativa le regalé una Virgen Desatanudos y una vela para que la ilumine. Por suerte, también hay gente de la otra.

-¿Usted en quién confía?
-En Esther, mi manager, y en mi gran amiga Miryam, quien todas las noches me escucha olvidándose de quién soy y logra que me duerma en paz.

-Seguramente es muy complicado ser Araceli González por un lado y querer ser una chica normal por el otro.
-Es contradictorio, pero como soy geminiana, una entra en un lugar y otra en el otro. No puedo vivir de otra manera. Para el amor, soy una persona normal, sencilla y tranquila.

-¿Y cómo sabe quién se le acerca por Araceli la famosa?
-Soy intuitiva. Puedo equivocarme, pero es difícil. Hay mucha fantasía detrás de eso. Para mí es muy triste no disfrutar un montón de cosas por causa de mi profesión.

-¿Como qué?
-Ir a bailar a un lugar, salir con mis amigas a comer y que nadie venga a la mesa a sacarse fotos. Me encanta ir al cine, pero detesto entrar cuando ya está a oscuras y salgo corriendo apenas aparece la palabra fin.

-Es posible que haya varios señores que piensen: "¡Cómo me gusta esta chica, pero cómo hago para llegar a ella!".
-Es más fácil de lo que ellos creen. (Se ríe mucho). No soy complicada.

-Es famosa, gana dinero, la rodea mucho glamour. No cualquiera se le anima.
-Claro, tengo todo eso pero a veces me siento frustrada. Lo que soy como persona supera tanto a la fama, el dinero y el glamour. A mí me encanta lo que me pasa, que me estén haciendo una nota de GENTE, pero después que salga y no bien la mire, pase. Hay gente que vive de esto, yo no. Quería estudiar cocina naturista. Iba a preguntar los horarios de los cursos hasta que me puse a pensar cómo sería ser alumna de un curso de comida naturista y aprender los secretos del arroz integral como una más. Me genera angustia demostrar que soy igual que las demás.

-Si para ir a un curso de cocina se hace esos planteos, imagínese a un señor pensando que usted tiene un narcisismo acorde con su fama.
-Nada que ver. Es muy difícil explicarlo porque no hago una vida social plena. A mí me gusta estar en mi casa.

-Los príncipes azules no tocan el timbre.
-Y... ya veré qué hago.

-¿Un casting?
-No estoy pensando en eso. Estoy buscando calidad de vida, aprendiendo a sentirme libre. No quiero pensar que tengo que encontrar el amor o que me tiene que encontrar él a mí. Va a llegar. Creo en el destino.

-Entonces tiene que dejar de salir en notas diciendo que se reconcilió...
-Eso pasa por estar expuestos. Si me pongo a pensar lo que dice la prensa, dejo de vivir.

-¿Y qué le pasa cuando a él se lo ve con otras chicas?
-Es natural que salga, ya estamos separados.

por Teresa Ferrari
fotos: Machado-Cicala
producción: Gabriela Díaz y Fini Bencardini
maquilló Verónica para Maby Autino. Peinó Mariángeles
para Alberto Sanders
agradecimientos: Alvear Palace Hotel, Emporio Armani,
Ricky Sarkany, Luna Garzón, Antigüedades Tozzoli y
Esther Begega (manager de Araceli)

Esta semana se estrena la película que hizo con Francella y el 12 de julio empieza a conducir en Canal 13. Siente que a los 36 años está haciendo balance de su vida y preparándose para volver a vivir el amor.

Esta semana se estrena la película que hizo con Francella y el 12 de julio empieza a conducir en Canal 13. Siente que a los 36 años está haciendo balance de su vida y preparándose para volver a vivir el amor.

Me maravilla saber que la soledad no es negativa, me sirve para madurar y tener una pareja mejor cuando la arme de nuevo".">

"Me maravilla saber que la soledad no es negativa, me sirve para madurar y tener una pareja mejor cuando la arme de nuevo".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig