“No es fácil llegar a la calle Corrientes sin la ayuda de un amante” – GENTE Online
 

“No es fácil llegar a la calle Corrientes sin la ayuda de un amante”

Actualidad
Actualidad

Estás en la agencia de Pancho Dotto, pero no sos una de sus chicas más hot. Hiciste una película con Gael García Bernal, en la que no pudimos verte porque nunca se estrenó en la Argentina. ¿Vos creés que ahora, con las medias de red y el portaligas, el mundo sabrá al fin quién es Luz Cipriota?

–¡Ojalá!… Pasa que nunca me pregunté qué tengo que hacer para ser famosa. Siempre supe que para llegar a alguna parte había que prepararse. Y como descubrí mi vocación de muy chica, me vengo entrenando desde los doce años. Tengo escuela. De acrobacia, teatro, danza, canto... Digamos que ahora llegó el momento de demostrar quién soy y qué puedo dar. Hoy, lo más importante para mí no es lo que hice, sino lo que haré. Y por suerte me queda un largo camino por recorrer. Además –y esto es mérito mío–, tuve la inteligencia suficiente para rodearme de gente inteligente: Pancho Dotto y Ianina Grimblat, mis representantes, supieron orientarme para armar una carrera sólida. Voy a paso lento, pero estoy muy orgullosa. Porque la fácil, la que conocemos todos, conmigo no va…

–¿Cuál es la fácil?
–Vos sabés qué debe hacer una chica joven y linda para llegar rápido…

–¡¿…?!
–¡Ay, sí! Si hoy digo que me acosté con tal famoso, puedo ser la tapa de tu revista. O de cualquier otra. ¿Acaso me equivoco?

–¿Con quién dormiste, Luz?
–(Risas) No, con nadie.

–Pensé que íbamos a tener una charla sincera.
–(Carcajadas) Bueno, con nadie que conozcas.

–Eso es un mérito, decís…
–Tiene cierto mérito, sí. No todas pueden decir que llegaron solas. Hoy en día, no es fácil llegar a la calle Corrientes sin la ayuda de un amante.

–Sabés que se viene el escándalo con esa frase…
–No tengo pruebas, no hablo de nadie en particular. Pero todos lo sospechamos. Está todo bien con eso, pero no es mi onda, no creo que me ayude como actriz. Puedo lograr el minuto de fama. Nada más. No me sirve.

–¿Y vos cómo hiciste para llegar?
–Como con todo: haciendo la cola de los castings. Y no fue fácil conseguir este papel. Cinco veces vine. Algo les gustaba de mí, pero había otro algo que no los terminaba de convencer.

–¿Qué era?
–La perra. Me faltaba la perra. Como dice Moria Casán, tenía que sacar a la perra que había en mí, y costó.

–¿Tanto?
–Fue duro. Durísimo. Costó un gran trabajo. Me tuve que lookear. Con mi jean, mi remerita de algodón y mis zapatillas, era imposible. Cuando me di cuenta de eso, para la última prueba me puse las medias de red, unos tacones de veinte centímetros, ropa ajustada, boca rojo fuego… ¡Estaba peor que Julia Roberts cuando conoció a Richard Gere en Mujer bonita! Era una prostituta profesional, te juro...

.....................................................................................

Esto no es un tradicional cabaret parisino. Pero el camarín del teatro Premier no tiene nada que envidiarle al del famoso Moulin Rouge: plumas, flores de tela, pelucas, faldas multicolores, tacones negros, pestañas postizas y el lapiz labial rojo fuego que descubrió a la perra… También está el clásico y gigantesco espejo enmarcado en decenas de focos blancos. Todo en su lugar, listo para salir a escena.

....................................................................................

–¿Estás preparada?
–Sí, no veo la hora del estreno. El viernes 11 debutamos acá. Los protagonistas son Patricio Arellano (Aladin) y Flavia Pereda (Houdini, Candombe nacional y Cabaret). También está Ana María Casó (ganadora de un ACE por Doña Flor y sus dos maridos) y Vanesa González (Son de Fierro, ex de Mariano Martínez).

–¿Vos también fantaseabas con ponerte las plumas?
–Digamos que nunca fue mi materia pendiente, pero reconozco que está bueno. Desde el momento en que me pinto la boca de colorado, ya soy otra. Ponerte las plumas, tener un grupo de bailarines que te hagan bajar las escaleras, ¡me encanta! A las mujeres nos fascina estar producidas, seducir, ser el centro de atención. Y cuando me dan la oportunidad de sentirme una diosa, la aprovecho.

–¿No sos una diosa?
–Yo tengo mis armas de seducción, pero no son muy compatibles con las de la vedette: mi seducción es más casual, como más naïf…

–¿Nunca encaraste a un hombre?
–Sí, claro.

–¿Esa es una actitud naïf?
–(Risas) Pero es parte de lo casual, de lo natural. ¿Qué voy a hacer? ¿Estar en pose esperando que diga: “Mirá qué linda esa chica. Le voy a hablar”?. ¡Encaro y ya!

–Cero histeria
–Sí, tal cual.

–¿Y qué tal te va yendo al frente?
–Bárbaro. Al menos no reboté.

–Te va bien en todo, parece.
–No, no. Tengo épocas en que me va un poco peor.

–¿Algo más para este año, además del can-can?
–No. Los fines de semana voy a ser Yvette, la prostituta mala del teatro. Y de lunes a viernes voy a encarnar a Anahí en Valentino el argentino, una nueva tira de Pol-ka en coproducción con Colombia. Se graba acá para los dos países. Ese personaje es completamente distinto: trata de una porrista fanática de la gym, muy fresca y tierna, que sin querer se ve implicada en un triángulo amoroso. ¿Ves? No seré súper popular, pero tengo abiertas algunas puertas en Latinoamérica. Trabajar en la primera película de Gael García Bernal (Déficit) me abrió las puertas de México y me llevó a conocer Cannes. Ahora, probablemente tenga un nombre en las tierras de Shakira…

–¿Y acá para cuándo?
–Bueno, che, algunos me reconocen. Estuve en Reinas magas, El refugio, Los Roldán… Por ahora tengo un currículum modesto, pero voy por más. Me llamaron de la producción de Marcelo Tinelli. Me propusieron estar en el próximo Bailando por un sueño.

–¿Contestaste?
–Todavía lo estoy pensando. Voy a estar con muchas cosas: teatro, tira, no sé si me va a quedar tiempo. Las coreos, por suerte, me las aprendo en medio minuto: estoy muy entrenada. No es eso lo que me asusta. Me da pánico no tener tiempo ni para ir a las grabaciones del programa… Necesito acomodar los horarios de la tira y ahí veré. La verdad, me tienta. Es una buena opción para conseguir eso que me falta: popularidad.

–¿Un sueño, Luz?
–Llegar a Hollywood… Aunque ahora que estoy en la calle Corrientes debería pretender llegar a Broadway… Estuve hace unos meses en Nueva York, la cuna de la comedia musical, y no sabés cómo flasheé: caminaba por esas calles de película y decía “¡Cuánto me falta para llegar acá, cuánto…!”.

–¿Cuánto?
–No lo sé. Pero soy de ponerme metas. Resulté muy perseverante con lo que quiero… Me tengo fe. ¿Sabés qué…?

–No.
–Algún día vamos a hacer una nota comiendo asados en mi casa de Los Angeles.

–¿Hacés asados?
–Si conseguís pasar las achuras y unas buenas tiras por Ezeiza, yo te lo preparo.

–Mirá que las divas tienen quién se los haga.
–Vos tomáme la palabra.

Canta, baila, actúa. Enamoró a Gael García Bernal, quien la eligió para su película Déficit. Entonces llegó a Cannes. Ahora debuta en la calle Corrientes con un musical que revivirá la época del Moulin Rouge de París y las pasiones que corrían por 1890.

Canta, baila, actúa. Enamoró a Gael García Bernal, quien la eligió para su película Déficit. Entonces llegó a Cannes. Ahora debuta en la calle Corrientes con un musical que revivirá la época del Moulin Rouge de París y las pasiones que corrían por 1890.

"Siempre supe que para llegar a alguna parte había que prepararse. Ahora llegó el momento de demostrar quién soy y qué puedo dar"

"Yo tengo mis armas de seducción, pero no son muy compatibles con las de la vedette: mi seducción es más casual, como más naif..."

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig