«Necesito ser conquistada por un hombre sincero» – GENTE Online
 

"Necesito ser conquistada por un hombre sincero"

Actualidad
Actualidad

Ay, perdonáme...! No me sonó el despertador, y cuando llamaron de la recepción estaba re-dormida, en medio de un sueño”, se disculpa después del beso en la mejilla. La charla, entonces, es desayuno de por medio, en los jardines del Conrad Resort & Casino. Pide café con leche y tostadas con mermelada de naranja. Mientras, a su derecha, se ve romper el mar sobre La Mansa.

–¿Qué soñabas?
–Algo bastante interesante, medio complejo... Quizás al final de la nota te lo cuente.

..........................................................................................................

Lola Ponce (25) lleva sólo tres días en Punta del Este. Vino para relajarse un poco y cantar en la fiesta de GENTE. Mañana viaja a Rosario para visitar a su familia y en los primeros días de febrero se vuelve a Italia, donde está instalada y triunfando como cantante desde hace más de cinco años. Allí, el mes que viene comenzará a rodar el film Hemingway, a citizen of Cuba, donde interpretará a Adriana Ivancich, una adolescente veneciana con la que el periodista y escritor norteamericano vivió una larga aventura. Compartirá elenco con Sean Connery, Nick Nolte y Juliette Binoche. Nada menos...

–Pequeño desafío…
–Sí. Filmar con actores como ellos es algo que no me termino de creer. Nolte y Connery van a hacer de Hemingway en distintos momentos de su vida. Y Juliette va a interpretar a su esposa. En febrero nos vamos a encontrar todos en Italia, diez días antes de filmar. Increíble…

–¿Cómo llegaste a la película?
–El casting estuvo en manos de Shaila Rubin, la misma que hizo el de La pasión de Cristo y fue responsable de las carreras de actrices como Sofía Loren o Mónica Bellucci. La conocí por el musical Nôtre-Dame de Paris. Me había visto en el teatro y le había encantado; quería que hiciera cine. Siempre me decía que un día iba a aparecer mi papel, uno de esos que cambian la carrera del artista. Y hace unos meses vino y me dijo: “Lola, apareció el personaje de tu vida”. Era éste.

–Me contaron que hace poco, además, cantaste para Leonardo Di Caprio…
–Me invitaron a la fiesta de la película Los infiltrados, en un castillo de Roma. Era algo muy íntimo: los grandes del cine italiano estaban todos ahí. A Di Caprio y Scorsese los habían ubicado en un vip algo alejado del escenario, desde donde podían escuchar mi voz, pero no me veían. Cuando terminé mis temas, una mujer se acercó a decirme que Leonardo bajaría a la sala para verme si hacía otra interpretación. Cuando salí al escenario, él estaba sentado en una de las primeras mesas junto a su mamá y su abuela. Terminé cantando Don’t cry for me Argentina.

–¿Y después?
–Y después nada… Eso fue todo.

–¿En qué etapa de tu carrera estás ahora?
–A punto de estallar (risas). He asimilado muchas cosas en este tiempo, y ahora quiero compartir. El artista se va armando de a poco: hasta que no te conocés a fondo, hasta que no pasás tus penas, tus alegrías, tus fracasos, no estás preparado para sacar todo afuera.

–¿Y ya estás lista?
–Ya estoy. Perdí todos los límites. Soy una descarada… (risas).

–¿Para eso querés volver a la Argentina?
–Sí, creo que uno estalla en su tierra.

–¿Ves como algo pendiente triunfar en tu país?
–Más allá de que en este tiempo me he italianizado, en los gestos e inclusive cuando hablo, siempre seré la chica de Rosario. Y triunfar en la Argentina es una materia pendiente que quiero rendir ya. Lo veo como algo que necesito para mi vida, por mis raíces. Es lo que soy.

–¿Qué balance hacés de todos estos años en Europa?
–Me sirvieron para armarme como artista. Eso te lo da la experiencia, lo que vas absorbiendo. Cuando salgo a un escenario lo disfruto, no tengo nervios, soy yo misma, me puedo permitir hacer todo ahí arriba, porque tengo bien definido que la que está en el escenario es la artista. La grossa que puede cantar, bailar, demostrar todo lo que ha aprendido. Pero cuando bajo las escaleras, inmediatamente van cayendo las pestañas, la armadura, y me convierto en esta chica. Con sus miedos y sus alegrías. La artista está sólo on stage.

–¿Y abajo cómo te describirías?
–Soy súper tranquila. Adoro estar bien, hacer sentir bien a las personas. Y me gusta que lo hagan así conmigo.

–¿Estás en pareja?
–Me encantaría... (risas). Te diría que en un impasse. Nunca pensé que iba a decir esto. A veces lo leía en una revista y decía: “¿Cómo es que la gente dice que estoy en stand-by?”. Es un momento raro… Estuve de novia tres años con un italiano, Manuel. No sé qué puede pasar. Soy una chica que necesita amor para ser más feliz, para ir mejor en sus cosas, como todas… Lo más importante en mi vida, más allá de la carrera, es el amor. Como mujer, doy respeto, mucho cariño, soy completamente fiel y exijo lo mismo. No sé si fui clara…

–Hoy tenés ganas de enamorarte, entonces…
–Tengo claro que éste es mi momento para estallar como artista. Para explotar como mujer creo que me falta madurar un poco. Pero va a pasar eso también, esperemos. Para mí el amor es blanco o es negro. Es o no es. Ahora estoy observando. Necesito ser conquistada por un hombre sincero.

–¿Eso es todo…?
–Lo primero. Después, importan el respeto y la diversión. Eso me conquista, son las cosas que en su momento me conquistaron de Manuel. ¡Pero no me hagas hablar de eso…!

–Bueno, entonces ¿qué estabas soñando esta mañana?
–Soñé que era muy feliz. Había mucha naturaleza, muchos colores, mucho sol y sentía mucha energía...

–¿Sola o acompañada?
–Sola y en una conexión muy fuerte con mi interior. Por ahí, el sueño trata de eso. De ver cuán importante sería, en este momento de mi vida, usar esa energía para dar este gran paso en el cine y, sobre todo, poder estallar en la Argentina.

Diva italiana, nacida en la Argentina, en las arenas uruguayas. El resultado: diosa irresistible por donde se la mire y esté donde esté.

Diva italiana, nacida en la Argentina, en las arenas uruguayas. El resultado: diosa irresistible por donde se la mire y esté donde esté.

“<i>Estuve de novia tres años con un italiano, Manuel. No sé qué puede pasar. Soy una chica que necesita amor para ser más feliz, para ir mejor en sus cosas, como todas...</i>”

Estuve de novia tres años con un italiano, Manuel. No sé qué puede pasar. Soy una chica que necesita amor para ser más feliz, para ir mejor en sus cosas, como todas...

Viajó a Punta para cantar en la fiesta de GENTE. Ahora se va a su Rosario natal para estar en familia. Luego volverá a Europa donde la esperan las cámaras y más fama. La cantante (lleva grabados cinco discos), que hace cinco años mantuvo un romance con Mariano Martínez, ahora se declara sin amor.

Viajó a Punta para cantar en la fiesta de GENTE. Ahora se va a su Rosario natal para estar en familia. Luego volverá a Europa donde la esperan las cámaras y más fama. La cantante (lleva grabados cinco discos), que hace cinco años mantuvo un romance con Mariano Martínez, ahora se declara sin amor.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig