NAZARENA VELEZ: “Ahora entiendo todo: Fabián se quitó la vida por sus hijos y por mí” – GENTE Online
 

NAZARENA VELEZ: “Ahora entiendo todo: Fabián se quitó la vida por sus hijos y por mí”

Actualidad
Actualidad

Le duelen los huesos. Se acostumbró a que le tiemblen las manos. Balbucea cuando habla y se asume egoísta. Aunque ese estado está por cambiar. Nazarena Vélez (40) se cansó de ser una sobreviviente y decidió que la tremenda cachetada que sufrió el último martes por la tarde debe ser su trampolín para saltar de la pesadilla. “Hace 72 horas sentí que me moría. Volví a ese 25 de marzo del 2014, el día después de la muerte de Fabián”, asegura desde sus vísceras, siempre llorando. NV toma un licuado de frutilla helado, sin azúcar, en un Havanna de Punta Mogotes. Está dispuesta a explicar por qué no se presentó a la función de Leonas del miércoles 4. Quiere detallar qué hizo desde la madrugada del martes 3 hasta el atardecer del jueves 5 de enero, cuando apenas su hija Barbie (20) y su hermano Jesús (31) sabían dónde estaba.

-Te vimos el lunes en la entrega de los Estrella de Mar. Pero el martes no estuviste en el cumple de tu productor, Javier Faroni. ¿Por qué?

-Al cumpleaños no fui porque tenía que viajar a Buenos Aires para reunirme con mi abogado, el doctor Bernardo Béccar Varela, y cumplir con unos pagos... Hay trámites que tengo que hacer personalmente, como ir al colegio de Gonzalo (14) para firmar una autorización. El lunes, después de los premios, me fui a Santa Clara a hacer un acto de presencia y volví a Mardel de madrugada. Después, con un remise de confianza, viajé a Buenos Aires. Pasé por el banco, por el colegio, me junté con mi abogado…

-Entonces…

-Recibí el llamado de una persona que había desaparecido desde que murió Fabi y que estaba muy relacionado con él... (se quiebra). Me dijo que necesitaba hablar conmigo, que había algo que no lo dejaba dormir. Me confirmó lo que Fabi me puso en el mail de despedida... Que se había quitado la vida porque era lo mejor para mí y para Thiago (4). Dio su vida por nosotros (llora sin parar). Y yo siento que no era necesario... Si lo estafaron, yo lo hubiera bancada.

-¿Con qué intención se juntó esa persona con vos?

-Por culpa, creo. Para decirme que me amaba tanto que hizo esto por nosotros, para que no nos pase nada…

-¿Que hiciste entonces?

-Me fui a la puerta de la casa donde había vivido Fabián, al Registro Civil donde nos casamos, a distintos lugares que habíamos compartido, y al cementerio... Empecé a dar vueltas. No buscaba nada. Estaba completamente ida. Era un ente, igual que cuando me estaba subiendo al avión y recibí el mail de despedida de Fabián.

-¿Estabas sola?

-Sí. Siempre. No quise llamar a mi hermana, Florencia, que vive en Pilar, porque no sabía qué decirle. Quería llorar sola, sin compartir mi dolor con nadie.

-¿Como seguiste?

-Volví a mi casa. No dormí. Y quise recluirme.

-¿Te fuiste a Santa Clara del Mar? Hay gente que dice que te vio ahí.

-No. Me fui a Santa Teresita. Ahí veraneaba de chica con mi mamá y mi papá... Desde ahí escribí en el grupo de WhatsApp de mi familia: “Estoy muy bien. Quédense tranquilos”. Porque el miércoles mamá ya me estaba escribiendo, preocupada por las cosas que decían en la tele. A la tarde llamé a mi hermano Jesús y a Barbie, y hablé con Thiago y con Gonzalo.

-¿Estuviste en el Sanatorio de la Trinidad?

-No. Pero antes de viajar a Santa Teresita, el martes a la nochecita, tuve que pasar por una clínica. No fui a la Trinidad porque no quería hacer circo. Se iba a enterar todo el mundo. Fui a ver a un médico, porque tenía 20 de presión. Me explotaba la nuca y no podía más de dolor. Me dijo que sufría presión nerviosa.

-¿Con quien fuiste a Santa Teresita?

-Sola. Ahí tienen casa los abuelos de Barbie, los papás de Alejandro, mi primer marido. Yo los amo. Tengo una llave y por eso me fui para allá, a estar sola. Estaba como hipnotizada. De pronto, el teléfono me explotaba de llamados. ¡Pero no me importó nada! Te quiero decir la verdad. Yo ya sabía que los nenes estaban bien, les había dicho a mis viejos que yo estaba bien... No me importó lo que dijeran en la tele. Me volví egoísta y sólo pienso en mi familia. Estoy laburando porque tengo que mantener a mis hijos.

-Se dijo que en la Costa estabas con el actor Marcelo Cosentino.

-Nada que ver. Sí es verdad que cuando estaba en Santa Teresita, Marcelo me llamó. Es mi amigo del alma. En algún punto siento que Fabi me lo mandó... Por la contención, por la onda que su hijo -que también se llama Thiago- pegó con el mío. Es con la única persona que hablé, además de mi familia. El quería venir a verme, pero le pedí que no lo hiciera, y no le dije dónde estaba... Es incondicional. ¡Y no me voy a condenar más! Hasta hace poco me sentía una puta al maquillarme, una basura cuando me reía con amigos. ¡No quiero volver a sentir eso!

-¿Como decidiste suspender la función de Leonas el miércoles?

-No lo decidí. Simplemente llamé a mi hermano y le dije: “No voy”. ¡Perdón! Sé que no ir al teatro fue cero profesional. Pero no puedo. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano. A mí el escenario no me sana.

Leé la nota completa en la edición 2586 de la GENTE. Domingo 8, a las 7.15 de la mañana. Nazarena asegura: “Hace 72 horas sentí que me moría. Volví a ese 25 de marzo de 2014, el día después de la muerte de Fabián”.

Domingo 8, a las 7.15 de la mañana. Nazarena asegura: “Hace 72 horas sentí que me moría. Volví a ese 25 de marzo de 2014, el día después de la muerte de Fabián”.

“Recibí el llamado de una persona que había desaparecido desde que murió Fabi, que estaba muy relacionado con él. Me dijo que necesitaba hablar conmigo, que había algo que no lo dejaba dormir. Me confirmó lo que Fabi me puso en el mail de despedida”

“Recibí el llamado de una persona que había desaparecido desde que murió Fabi, que estaba muy relacionado con él. Me dijo que necesitaba hablar conmigo, que había algo que no lo dejaba dormir. Me confirmó lo que Fabi me puso en el mail de despedida”

“¡No me voy a condenar más! Hasta hace poco me sentía una puta al maquillarme, una basura cuando me reía con amigos. Hace tres meses pensaba que nunca más volvería a enamorarme. Hoy creo que tal vez sí. Sé que Fabián quiere verme feliz”

“¡No me voy a condenar más! Hasta hace poco me sentía una puta al maquillarme, una basura cuando me reía con amigos. Hace tres meses pensaba que nunca más volvería a enamorarme. Hoy creo que tal vez sí. Sé que Fabián quiere verme feliz”

“No es que decidí suspender la función... Simplemente, llamé a mi hermano y le dije: ‘No voy’. ¡Perdón! Sé que fue cero profesional. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano. A mí el escenario no me sana”

“No es que decidí suspender la función... Simplemente, llamé a mi hermano y le dije: ‘No voy’. ¡Perdón! Sé que fue cero profesional. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano. A mí el escenario no me sana”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig