“Nací acá, así que espero volver” – GENTE Online
 

“Nací acá, así que espero volver”

Actualidad
Actualidad

El Kun, que acaba de ser vendido al Atlético de Madrid por 28 millones de dólares, que debutó en Primera a la edad récord de 15 años y que con sólo 17 llevó y lució la número 10 de Independiente como nadie desde los tiempos de Bochini, celebró el viernes su estadística más sorprendente: su cumpleaños 18. Y el festejo le sirvió, además, para despedirse de su gente. Porque la última semana del Kun fue la más movida de su vida.

Repasemos. El 16 de mayo, viendo la tele, Sergio Agüero se enteró de que no estaba entre los 23 convocados por Pekerman para la Copa del Mundo. Más allá de la bronca, esta ausencia para Alemania 2006 les sonó a muchos como aquel “no” de Menotti a Diego Maradona –cuando todavía no era El Diez, sino Pelusa– en el 78.

Enseguida, una oferta millonaria del Atlético de Madrid llegó a Avellaneda. El Aleti pagó el fichaje más caro de la historia del club: 28 millones de dólares. Y además, se convirtió en la transacción más cuantiosa del fútbol criollo. “Cuando se habla de mi posible pase a Europa me da un poquito de vergüenza… Se tiran cifras que ni siquiera puedo imaginar –le había dicho el Kun el último verano a GENTE en Pinamar–. Lo único que me interesa es que a los míos no les falte nada. Con eso soy el tipo más feliz del mundo”. Bueno, ahora tendrá esa posibilidad.

El martes 30 de mayo, Julio Comparada, presidente de Independiente, anunció el pase y ésa fue la despedida oficial del Kun del Rojo –en rigor, su adiós en la cancha fue una amarga derrota frente a Rosario Central por 2 a 0– y cuatro días más tarde, el viernes 2, día en que cumplía sus 18 años, aprovechó para despedirse de sus padres Adriana y Leonel, sus nueve hermanos, la familia de Emiliano Molina (arquero de Independiente que murió en un accidente de tránsito en junio de 2005) y sus amigos más cercanos: 170 personas en total.

La fiesta fue en el salón Infinity, en Martínez, y el Kun mismo fue el encargado de elegir la música. Casi todo cumbia santafesina, que le encanta, y la presentación en vivo de Los Leales, su banda preferida, que tocó sus hits en el comienzo de la fiesta le invitó al cumpleañero al escenario. Más tarde hubo cuatro videos: uno de Diego, saludándolo desde España, adonde había ido para jugar un partido de showball; otro de Alberto Tardivo, su director técnico en las inferiores de Independiente, otro más de Eduardo González, el hombre que lo descubrió; y para el final, uno con sus mejores gambetas y sus goles, que empezó con el dibujito japonés Kum-kum, del que el jugador era fanático en su infancia y del que sacaron su apodo. Después su mamá, Adriana, leyó una carta en la que le pedía que se portara bien en Europa, que lo quería mucho, que se merecía lo mejor, y a las tres y media de la mañana llegó la torta, que en realidad eran tres, una con un diablito, otra con un libro y la tercera con un dibujo del jugador, con la remera del Rojo que decía “Feliz Cumpleaños, Sergio”. Sopló las velitas, aprovechó para agradecer y despedirse. Dijo: “Nací acá, así que espero volver” y, con un sombrero con luces y un tridente de diablo, largó el carnaval carioca, que duró casi dos horas. Todo terminó a las ocho de la mañana…

Y el domingo, el Kun partió hacia Madrid, donde fue recibido por más de 200 hinchas colchoneros en el aeropuerto de Barajas. El lunes pasó la revisión médica y a la tarde fue presentado en el estadio Vicente Calderón. Allí mismo, después de hacer unos jueguitos y probarse la camiseta, declaró: “Quiero que la gente disfrute con mi juego”. Ojalá lo hagan, tanto como él cuando sale a la cancha.

Los Leales, su grupo de cumbia favorito, estuvo a cargo de musicalizar gran parte de la fiesta, con la participación especial del Kun tocando el raspador…

Los Leales, su grupo de cumbia favorito, estuvo a cargo de musicalizar gran parte de la fiesta, con la participación especial del Kun tocando el raspador…

El delantero pasó casi todo el tiempo junto a sus padres, Leonel y Adriana.

El delantero pasó casi todo el tiempo junto a sus padres, Leonel y Adriana.

Su padre y sus amigos llevan en andas a Sergio durante el carnaval carioca, a modo de despedida triunfal.

Su padre y sus amigos llevan en andas a Sergio durante el carnaval carioca, a modo de despedida triunfal.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig