“Muchos mueren por saber a quién me llevo a la cama” – GENTE Online
 

“Muchos mueren por saber a quién me llevo a la cama”

Actualidad
Actualidad

Aunque tiene la playa a veinte metros de su exclusivo piso sobre Ocean Drive, hacía más de cinco años que no pisaba la arena. “Simplemente me aburrió. Viví en Miami muchos años y como no hacía un carajo de mi vida, de noche salía y de día tomaba sol como un lagarto. Hasta que me cansé”, asegura este Ricardo, rememorando al viejo Fort.

Agotado, por un año que lo tuvo siempre n el centro de la escena, el niño rico decidió tomarse cuatro días de descanso y viajar a Miami para recargar pilas. Allí, para la producción de GENTE, volvió a la playa por unos minutos. “Acá es cuando me doy cuenta de la popularidad que tengo. Antes venía y pasaba inadvertido. Ahora, si salgo a comer afuera, tengo que firmar una decena de autógrafos antes de probar un bocado”, arremete, al tiempo que varias personas hacen fila para sacarse fotos con él o pedirle que les grabe un mensaje en el contestador del celular.

La fama, esa que tanto buscó, no lo deja en paz ni un minuto. Es una de las estrellas del jurado de Bailando por un sueñoy son varios los programas que dedican muuuuchos minutos a hablar de su vida. “Cuando me llama un periodista y me dice: ‘Mirá que tenemos una foto tuya con un tipo y la vamos a poner en tapa’, yo les respondo: ‘¡Dale, publicala, por favor!’.¿Sabés por qué? ¡Así aseguro qué durante una semana todos sigan hablando de mí!”, explica Fort parte de su fórmula para ascender de manera veloz y vertiginosa hacia la fama.

Porque en poco más de dos años el hombre pasó de ser un desconocido a convertirse en un levanta-rating de cualquier programa que lo mencione. Situación que se potencia si está invitado al piso. ¿Muestras de su suceso? Marcelo Tinelli ya le aseguró la continuidad en 2011 y hasta existe la posibilidad de que tenga una participación especial en ShowMatch. Además, Fort continúa con su obra Fortuna en la calle Corrientes, en breve comenzará los ensayos de la comedia musical Fortuna 2 y viene preparando los libros para una tira diaria en televisión y para un ciclo con muñecos de famosos: “Todos van a estar encerrados en La Mansión de Fort y desde ahí van a hacer sus programas. Será muy divertido”, adelanta y continúa con la nota.

–¿Eso también se te ocurrió a vos?
–Sí, todo lo que hago es de mi autoría. Creo que ése es otro de mis secretos: Estoy creando todo el tiempo, y eso entusiasma a la gente.

–¿Cómo explicás que en tan poco tiempo hayas pasado del anonimato a la popularidad?
–Porque me muestro tal cual soy. Mientras muchos famosos viven encerrados entre cuatro paredes y se esconden cuando se apaga la cámara, yo siempre soy el mismo tipo auténtico: algo que me enseñaron mis viejos de chiquito.

–Hablás de sus padres. ¿Qué dice de tal explosión Marta, tu mamá?
–Está feliz. Sabe el esfuerzo que hice para llegar. Además, es una de mis principales seguidoras en todo lo que hago.

–¿La llamaste para el Día de la Madre?
–Sí, la llamé y me dijo que se iba a comer a la casa de mis hermanos. Igual, no necesito un día para recordarla. Mamá es la mujer que más amo en el mundo. Trato de estar con ella todo el tiempo que puedo.

–¿Le compraste algún regalo?
–No, como sabía que me venía para Miami, en la semana la pasé a buscar por la oficina, la llevé a una agencia de autos y le regalé un Mercedes Benz E300 de color negro. Mis padres nunca tuvieron un Mercedes, porque no querían llegar a la empresa con un auto ostentoso. Las vueltas de la vida: ¡a ellos, que siempre prefirieron el bajo perfil, les salió un hijo como yo!

–Recién dijiste que no te preocupa si te llaman para decirte que van a publicar una foto tuya con algún tipo... ¿Te molesta que se dude de tu sexualidad?
–No, ¡me encanta! ¡Qué se queden con la intriga! Muchos mueren por saber a quién me llevo a la cama, sea hombre o mujer. Ponen e inventan miles de cosas. Me pasó hace poco. Una revista me publicó una foto con un amigo, que es modelo y se llama Joaquín. Escribieron que era mi novio. En un momento le estaba contando algo, y para explicárselo le acerqué la cabeza. Si tenés mala leche, mirás la foto y parece una situación romántica. Igual, le sirvió a Joaquín para ser famoso. ¡Hasta Marcelo le dio espacio en su programa! Eso te demuestra que todo aquel que está conmigo, irremediablemente se convierte en una persona popular.

–¿Con el jurado de Bailando... pasa lo mismo?
–También: todos le deben algo a Fort. ¿Te imaginás lo qué sería este jurado si yo no estuviera?

–¿Decís que, por ejemplo, vos convertiste a Aníbal Pachano en popular?
–El era un tipo con muchos años de carrera, pero sólo lo conocían en el ambiente del baile. Recién ahora que está en ShowMatch se hizo popular. Claro que todo se potenció con alguna pelea que tuvo conmigo.

–¿Carmen Barbieri?
–Tiene antecedentes respetables y varios años de oficio, pero si se fijan bien, a la hora de poner las puntuaciones mira lo que pongo yo y me copia el número.

–¿Graciela Alfano?
–No sabe mucho de baile, pero es una persona muy inteligente. A veces la escucho hablar y me sorprende. Tiene que estar.

–¿Reina Reech?
–Aunque le reconozco talento y una larga trayectoria, convengamos que no inclina la balanza del rating.

–La última... ¿Ricardo Fort?
–Una máquina de generar. Conmigo, el éxito y el rating están asegurados.

<i>“No puedo caminar tranquilo por las calles, porque ahora la gente se me tira encima”</i>, afirma el excéntrico Fort, quien pasó gran parte de su vida en los Estados Unidos. Hoy disfruta de su popularidad en La Florida.

“No puedo caminar tranquilo por las calles, porque ahora la gente se me tira encima”, afirma el excéntrico Fort, quien pasó gran parte de su vida en los Estados Unidos. Hoy disfruta de su popularidad en La Florida.

Hace tiempo que no se metía en el mar: <i>“Viví en Miami muchos años y como no hacía un carajo de mi vida, de noche salía y de día tomaba sol como un lagarto. Hasta que me cansé”</i>, memora. Sin embargo, pocas semanas antes de cumplir los 42 años (será el 5 de noviembre), se animó a las olas durante dos horas.

Hace tiempo que no se metía en el mar: “Viví en Miami muchos años y como no hacía un carajo de mi vida, de noche salía y de día tomaba sol como un lagarto. Hasta que me cansé”, memora. Sin embargo, pocas semanas antes de cumplir los 42 años (será el 5 de noviembre), se animó a las olas durante dos horas.

“Mis padres nunca tuvieron un Mercedes, porque no querían llegar a la empresa con un auto ostentoso. Las vueltas de la vida: ¡a ellos, que siempre prefirieron el bajo perfil, les salió un hijo como yo!”.

“Mis padres nunca tuvieron un Mercedes, porque no querían llegar a la empresa con un auto ostentoso. Las vueltas de la vida: ¡a ellos, que siempre prefirieron el bajo perfil, les salió un hijo como yo!”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig