“Mis suegros me tratan como a una hija” – GENTE Online
 

“Mis suegros me tratan como a una hija”

Actualidad
Actualidad

Se fue a vivir sola por necesidad y urgencia. Quería un perro desde chica: era su mayor sueño, confía. Llevaba tiempo pidiéndolo, claro, pero en la casa de sus padres siempre existió la misma premisa: “No se aceptan mascotas”, le decían. Porque su madre es demasiado ordenada, casi obsesiva con la limpieza y la casa, cuenta. Porque su padre, quizá, no la apoyó lo suficiente, supone. El tema, sintetiza, fue que se quedó con las ganas, y hasta que no tuviera casa propia, con esas ganas se quedaría. Entonces, un día conoció a Gastón Portal (primero su jefe, después su novio, aclara) y también a su suegro Raúl (un loco confeso por los canes, sean de raza o callejeros), quien le dijo que no bien consiguiera su propio techo se lo regalaría. Y se dio el gusto por fin.

–Y entonces me mudé. Al mes fui al cumpleaños de Raúl. Estaba en la cocina de su casa preparando la torta con su mujer, Lulú, para sorprenderlo, cuando tocaron el timbre y la sorprendida fui yo…

Recuerda Julieta Prandi, 25, modelo, conductora de Ojo con el ojo, participante de Bailando por un sueño III y protagonista de esta nota.

–...La mamá de Gastón me mandó a atender y cuando abrí la puerta casi muero... Era mi suegro, con el bulldog francés con el que tanto había soñado entre sus brazos. Estaba vestido con una campera y tenía el nombre que siempre le quise poner, Malo, impreso en la espalda...
–La Prandi ya es una chica Portal, parece.
–Sí, la verdad es que los padres de Gastón me tratan como a una hija.

La historia comenzó cuando, deprimida y sin trabajo en la tele, la llamaron de GP Producciones para probarla en la conducción. Por entonces, su jefe, Portal, acababa de separarse de Mariana Fabbiani, la mujer de su vida. “Gastón se jugó por mí y eso me hizo recuperar la confianza en el peor momento de mi vida. Venía de un año espantoso, con ataques de pánico, depresiones, estrés, psicólogo… Y de golpe estaba conduciendo el Ojo con el ojo, cómoda, tranquila. Al mes ya había encontrado la armonía que tanto necesitaba”.

–Y un novio.
–Eso fue con el tiempo. Con Gastón estoy desde julio del año pasado.

–Una más que terminó seducida por su jefe.
–Es un placer trabajar con él, porque crea entre todo su equipo un clima muy agradable: saluda a uno por uno con un beso, lleva facturas con mate para los recreos que hay entre toma y toma… Antes de empezar a salir, ya me gustaba mucho su lado relajado.

–A partir de ahora, quedaste atrapada en su productora…
–No, eso no lo sé. El programa estará hasta diciembre; gusta mucho, pero no sabemos si seguirá el año que viene. Es un formato tan piola que soportó cien cambios en la conducción. Veremos qué pasa. Igual, Gastón es muy generoso con el trabajo. Sabe que en Ojo tengo un techo y él quiere que yo crezca, que también haga otras cosas. Su opinión me sirve y mucho, porque tiene una cabeza grossa. Está pensando siempre un año para adelante, es muy de la televisión.

–Estará planeado tu 2007, entonces.
–No, mi carrera me la manejo yo. El me aconseja y yo lo escucho. En enero de este año me pasé a la agencia Multitalent, porque tengo muchas ganas de seguir creciendo como modelo. Ahora, si me preguntás qué me gustaría hacer, muero por volver a la comedia.

–Después de tu paso por Bailando III podrías animarte al musical…
–¡Ay! ¡¿Viste?! Me sorprendí a mí misma bailando. ¡Me fascina! Creo que un musical es el sueño de todo artista. Por ahora, con la tele me conformo. Mil veces me ofrecieron hacer teatro. Desde que empecé me quieren de vedette y siempre me negué.

–Las plumas no son lo tuyo.
–La verdad, no me tientan ni un poco. Un musical sería otra cosa, pero las purpurinas porque sí, no… Igual, por las dudas, prefiero no decir la palabra nunca…

–Con esto del baile te volviste a estresar. Juran que te sacaron de un ensayo en ambulancia.
–Sí, es cierto. Pero no le puedo echar la culpa de eso al estrés. Tuve una infección renal y me encontraron piedras en el riñón izquierdo. Un día quedé doblada en el piso, llorando del dolor. Ahora me están haciendo estudios y, mientras tanto, estoy tomando unos medicamentos que me quitan todas las molestias. Por eso pude volver. Además, soy súper perseverante. Me comprometí a bailar con Eduardo Garro, que es mi soñador, y lo voy a acompañar lo mejor que pueda.

–Por ahora, venís zafando del escándalo.
–Y creo que voy a seguir así. No me gusta la discusión, y menos la mediática. Y por suerte mi mendocino es muy tranquilo. Es kinesiólogo y atiende a chicos con una enfermedad genética llamada osteogénesis imperfecta en salones prestados, por lo general no aptos para eso. Su sueño es conseguir un lugar para poder tratar a sus pacientes como se debe. Lo voy a ayudar, más allá del programa. Mis suegros también están re-comprometidos con su causa. No se pierden ni un solo programa.

–Te los conquistaste muy bien, veo…
–Ay, sí, son un amor. ¡Los quiero tanto…! ¡Son tan buenas personas! Creo que enamoré más a mi suegro que a Gastón (risas).

–Las suegras son las que suelen poner el palo en la rueda.
–Nooo. Con Lulú también tengo una relación bárbara. Mi suegra es muy madre protectora, muy leona: nadie puede tocar a su cría. Y en vez de verme como una enemiga, me adoptó como a otro de sus cachorros. Siento que a veces es muy cuida conmigo. Me malcrían mucho los padres de Gastón. Y desde que Raúl me regaló el perro, me carga: dice que tenemos un hijo extramatrimonial, que él lo adoptó como abuelo pero que en realidad es el padre y Gastón el hermano… No sé cuál fue el primer impacto de ellos cuando se enteraron de que era la novia del hijo, porque se los contó Gastón. Pero el día que entré a la casa me recibieron con los brazos súper abiertos.

–¿Tus viejos tuvieron la misma aceptación con él?
–Sí, total. Además, creo que eso de ser aceptado o no en la familia de tu pareja depende mucho de cómo te vean tus padres a vos. Mis viejos me ven tan feliz que están felices ellos también. Y con Gastón, creo, está pasando lo mismo. Incluso se conocieron los padres de él con los míos. Los juntamos para el Mundial. Vimos los partidos en familia. Fue un show…

–Si estás tan bien en pareja, ¿por qué no te instalaste en su departamento en lugar de alquilarte algo sola?
–Eso puede pasar, pero quería probar antes con la soledad. Nunca había vivido sola. Necesitaba independizarme, tener mi lugar. Quise comprar, pero como no encontré nada que me terminara de gustar, terminé alquilando en Núñez un depto amplio, para poder tener mi perro y mis cosas…

–Falta rato para eso del casamiento y los hijos, entonces.
–Nunca se sabe cuándo te llega. Yo soy re-Susanita: muero por casarme de blanco y tener muchísimos hijos. Pero, a la vez, tengo los pies en la Tierra y estoy en otra etapa.

–¿Gastón estaría dispuesto a casarse otra vez?
–Eso te lo tendría que responder él.

–¿Vos no se lo preguntaste?
–No. Todavía no.

Dice que el 2005 fue el peor año de su vida y que éste, sin duda alguna, es el mejor de todos: se confiesa enamorada de Gastón Portal y llena de proyectos. A los 25, la beauty de la agencia <i>Multitalent</i> sueña con volver a la comedia sin dejar la pasarela.

Dice que el 2005 fue el peor año de su vida y que éste, sin duda alguna, es el mejor de todos: se confiesa enamorada de Gastón Portal y llena de proyectos. A los 25, la beauty de la agencia Multitalent sueña con volver a la comedia sin dejar la pasarela.

 <i>“Creo que enamoré más a mi suegro que a Gastón. Desde que Raúl me regaló el perro me carga: dice que tenemos un hijo extramatrimonial y que Gastón es el hermano</i>”

“Creo que enamoré más a mi suegro que a Gastón. Desde que Raúl me regaló el perro me carga: dice que tenemos un hijo extramatrimonial y que Gastón es el hermano

“<i>En Bailando… me sorprendí a mí misma. Mil veces me ofrecieron hacer teatro. Desde que empecé me quieren de vedette, y siempre me negué. Por ahora, con la tele me conformo</i>”

En Bailando… me sorprendí a mí misma. Mil veces me ofrecieron hacer teatro. Desde que empecé me quieren de vedette, y siempre me negué. Por ahora, con la tele me conformo

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig