Ahora leyendo
“Mis amigos me dicen que quieren venir a casa a ver a mi mamá”

“Mis amigos me dicen que quieren venir a casa a ver a mi mamá”

Redacción Gente


-¿Cómo es la relación entre las dos? ¿Son amigas?š
Bárbara:
-Comparto cosas con mi mamá, pero como madre e hija, no como amigas.
Amalia: -Amigas, no somos. Nos adoramos, pero yo nunca hablaría con Barbie las cosas que hablo con mis amigos. ¡En mi vida lo haría!

B:
-Yo tampoco. A veces tengo algún problema y se lo cuento, pero en general si me pasa algo no voy corriendo a sus brazos.

-¿Sos una madre “cuida” con Bárbara?
A:
-Mucho. Me fijo en sus amigos, en sus novios, en las compañías que tiene. Ha pasado que no me ha gustado alguna amiga que trajo y entonces…

B:
-No sólo amigas, mamá. Con chicos, también. Cuando yo tenía once años tenía unos amigos de veinte…

A:
-Es verdad, ahí yo hablé con ella y le expliqué que las personas de veinte se divierten de otra manera que las de once. Ella sabe que todavía tiene que guiarse por lo que yo le digo; la que toma las decisiones finales soy yo.


-Las dos son innegablemente hermosas. ¿Compiten mucho?
A:
-Yo, para nada.

B:
-Por ahí mis amigos me dicen que quieren venir a casa a ver a mi mamá…

A:
-¿Ah… sí? Nunca me dijiste nada de eso… Yo a los amigos de ella los veo como hijos.

B:
-Me lo dicen en chiste…

A:
-A mí me encanta que ella se destaque, y que sea hermosa como es… Y si yo me tuviera que relegar en algo, lo haría feliz de la vida como cualquier madre orgullosa de que su hija se luzca.

B:
-Nunca me dio celos o envidia la imagen de mi mamá. Por otro lado, ella trabaja de eso, ¿qué le voy a decir? Si ella está bien con eso…

-Hace poco declaraste que ustedes no eran una familia convencional. ¿Qué quisiste decir con eso?
A:
-Y, porque no lo somos… ¿No, Barbie?

B:
-No, no los somos.

A:
-¿Y vos por qué decís que no? ¿A ver? Después te digo lo que pienso yo. (Lo dice mirando a su hija con
ojos de sorpresa).
B:
-Tampoco somos anormales, ma. Lo que yo entiendo es que mis hermanos no son de mi papá, mi mamá está separada, mi papá hace su vida, mi hermana vive afuera, yo tengo relación con la mamá de mi hermana, con el papá de mis hermanos que no es mi papá… Es un poco disperso, ¿no?

A:
-Eso en cuanto a la constitución familiar…

B:
-También hay otras cosas, como que mis padres sean personas públicas. Yo veo que dicen algo de mamá en un programa y después lo veo a mi viejo en otro… Los miro por la tele como si fuera alguien más del público, no me engancho con la fama de ellos. Yo acepto sus vidas, pero que no me involucren a mí.

A:
-El ambiente nuestro no tiene una idea cabal de cómo es la relación entre mi hija, Guillermo y yo. Y siempre hemos tenido un límite en cuanto a lo que queremos mostrar.

-¿Cómo se llevan con Guillermo? En estos días se habló de cierta tensión entre ustedes …
B:
-Es una relación distanciada. Igual, la mía es buena. La de mamá… más o menos. Es muy raro todo. No hablamos. O hablamos muy de vez en cuando. No te puedo decir que cuando se va lo extraño y lo tengo que llamar… nada que ver.š


-¿Pero lo querés?
B:
-Sí.š

-¿Y cómo se expresa ese amor?
B:
-Lo quiero porque es mi papá…

A:
-El te pregunta por tu modo de canalizar el afecto hacia él… si es que lo tenés.

B:
-Entre una hija y un padre, el afecto está dado. Con una madre, en cambio, hay que trabajarlo. Entre mujeres las cosas son más difíciles. Igual, yo sé que mi papá me quiere mucho.

A:
-Yo pensé que lo que estaba dado era el amor entre nosotras. (Se vuelve a sorprender Yuyito con la respuesta de su hija).

B:
-Eso porque yo viví con vos toda la vida y vos estuviste conmigo para todo.

-¿Y tu papá?
B:
-Mi papá, no: ellos se separaron cuando yo era muy chica.

A:
-¿Te gustaría que papá y yo estuviésemos juntos hoy? (Repregunta Amalia, como descubriendo en su hija algo que nunca había notado hasta ahora).

B:
-No.

A:
-¿Nunca extrañaste o fantaseaste con eso? (Insiste, mamá al fin).

B:
-¡No, ma…! ¿Para qué voy a querer que estén juntos si se llevan mal? ¿Para que se lleven peor? Hablan una vez por año y se pelean.

-Bárbara, ¿cómo te llevás con Diego Maradona?
B:
-Mirá, la verdad es que ni siquiera lo veo.š


-…


B:
-Para mí no es “Maradona, el dios del mundo“, ¿entendés? Mi papá está al lado de él desde hace años y bueno… Tampoco siento celos ni pienso: “Qué malo es Diego que me saca a mi papá“. Hay días que quiero estar con mi viejo y no puedo, pero eso no es culpa de Maradona, es una decisión de mi papá y yo no se lo voy a impedir.

-¿Te gustaría estar más cerca de ese mundo?
B:
-No, no es lo mío.š

-Y vos, Amalia, ¿alguna vez te preocupaste para que Bárbara pudiera compartir más el mundo de su padre?
A:
-A mí me hubiera gustado más que Guillermo se acercara un poco al mundo de Bárbara.š


-¿Tuviste que hacer de papá alguna vez?
A:
-No. Muchas veces me cuestioné cómo alejé a esta criatura de su padre habiéndonos separado. Pero sí la cuido mucho y no me importa nada lo que digan los demás. Una vez la fui a buscar a Pachá porque se había cortado la luz.

B:
-¡Ay, por favor, no me hagas acordar… !

A:
-Llegué y era una oscuridad total, con un montón de chicos que iban saliendo. Yo pensé: “A mi hija la tengo que encontrar“. Me subí a la camioneta y empecé: “¡¡Baaarbieeeee!!”.

B:
-¡Menos mal que no la vi, porque la mataba!

A:
-Yo no pienso: “Uy, soy Yuyito, qué van a decir”. Me importa tres pelines todo: si tengo que encontrar a mi hija, empiezo a los gritos.š

-El promedio de iniciación sexual en la Argentina es de 14 años. ¿Hablan de sexo entre ustedes?
B:
-No es un tema habitual que se hable en casa. Ella me tira indirectas, pero…

A:
-A mí no me importa la vida sexual de Barbie. Sólo me preocupan dos cosas: el tema del sida y el embarazo. Pero no me preocupa que mi hija quede embarazada…

B:
-A mí, sí.

A:
-Lo que me inquieta es la posibilidad de un aborto, porque estoy muy en contra de eso. Si queda embarazada, puede contar conmigo, yo se lo cuido, se lo crío… tampoco le puedo exigir que se comporte como un madre a esta edad.

-Estás de novia, ¿verdad, Bárbara?
B:
-Sí, con Luciano (19), desde hace un año y siete meses.

A:
-Me llevo muy bien con él, es un chico encantador.

-Y vos… ¿Cómo te llevás con los novios de tu mamá?
B:
-Ahora, un poco mejor. Hasta hace un tiempo, pobre mi mamá… yo le lloraba, no la dejaba hacer nada, no podía ni moverse…

A:
-La única vez que la traicioné a Barbie fue una noche, en Miami. Estábamos en el hotel y me avisaron que abajo estaba Sylvester Stallone. El sueño de mi vida era conocerlo, así que bajé corriendo, re-cholula, y a ella la dejé sola en la habitación. Tardé un ratito, pero si Barbie no me hubiera estado esperando todavía estaría ahí con Sylvester, te cuento.

-¿Te gustaría ser famosa, Bárbara?
B:
-No, yo quiero recibirme de algo, hacer otra cosa. Quiero una vida más normal.

por Alejandro Seselovsky
fotos: Fernando Venegas
producción: Sofía Delger. Maquilló: Sandra Salas. Peinó: Javier para Bruno Salas
agradecemos a: Natalia Antolín, María Vázquez y Ricky Sarkany

Yuyito -panelista de Las cortesanas- y Bárbara -alumna de 3er año del colegio Washington-. Durante la producción fotográfica se peinaron, se aconsejaron y se dieron el okay como dos compinches.

Puede interesarte

Yuyito -panelista de Las cortesanas- y Bárbara -alumna de 3er año del colegio Washington-. Durante la producción fotográfica se peinaron, se aconsejaron y se dieron el okay como dos compinches.

No me importa la vida sexual de Barbie -dice Yuyito-. Incluso no me preocupa que mi hija quede embarazada“. Y la réplica de Bárbara fue inmediata: “A mí sí me preocupa, mamá“.”>

No me importa la vida sexual de Barbie -dice Yuyito-. Incluso no me preocupa que mi hija quede embarazada“. Y la réplica de Bárbara fue inmediata: “A mí sí me preocupa, mamá“.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba