Miriam Lanzoni: “Sola o en pareja, voy a concretar el deseo de adoptar un hijo” – GENTE Online
 

Miriam Lanzoni: “Sola o en pareja, voy a concretar el deseo de adoptar un hijo”

Actualidad
Actualidad

La tinta con que firmó su divorcio de Alejandro Fantino (45) aún está fresca, casi como la tintura que se pone en el pelo Miriam Lanzoni (37) para que su cabello quede perfecto como el que le coloreó Liliana, su mamá, hace unos días. Mientras ceba unos mates dulces y come tutucas en la cocina de su departamento de Palermo, se dispone a hablar por primera vez desde que legalizó su alejamiento del conductor: “Los diez años que estuve con Ale le dediqué todo. No le reprocho nada, porque fui feliz. Yo puse el cuerpo y el alma en nuestra relación, pero desde que nos separamos siento que crecí de golpe y aprendí a priorizarme”.

–¿Cómo viviste el proceso de ruptura?

–Intenté que fuera muy lento. Con Ale siempre hubo mucho amor. Incluso cuando nos separamos fue con respeto y afecto. Fue una de las mejores personas que se me cruzaron en la vida. Era feliz con él, pero también nos dimos cuenta de que teníamos necesidades diferentes y no podíamos dejarlo pasar. No quiero que la vida me lleve: siempre deseo vivirla a full. Si seguíamos juntos no íbamos a ser honestos.

–¿Cómo fue la división de bienes?

–Cuando dos personas se quieren de verdad no hay problemas de ese tipo. Fue una separación muy amorosa, no intervino el ego. No discutimos por nada; lo más problemático fue tener que dejar a los cinco perros y la lora. Me los habría traído a todos conmigo, pero en mi departamento no tengo espacio suficiente. Soy muy bichera y los extraño. Esas mascotas fueron mi familia durante muchos años. Al que me traigo a veces es a Chocolino, un caniche... Pero la pasa muy mal, porque es muy apegado a sus hermanos.

–¿No tienen la tenencia compartida de las mascotas?

–No, pero las visito. Aunque no sé hasta cuándo lo voy a poder hacer, porque tampoco quiero incomodar a las otras personas que están con nosotros...

–Con Ale vivían en una casa, pero cada cual tenía su propio espacio. ¿En tu próxima relación también vas a optar por no convivir?

–Si puedo elijo eso, que cada uno tenga su cuarto y su espacio. Está buenísimo no invadirse.

–¿Sentís que después de un año de separada estás sanando tu corazón?

–No tengo nada que sanar, porque no hay nada lastimado. Ale fue una buena persona conmigo.

–¿Cómo te gustaría que fuera tu pareja?

–Sólo busco un hombre que sea buena gente, que no sea idiota y sepa cuidarme. Soy una mujer muy libre. No soy celosa. Creo y no creo en la fidelidad –depende de la situación–, pero sí en la gente que sabe cuidar al otro.

–¿Si no sos celosa, por qué dejaste durmiendo afuera a Fantino cuando coqueteó en tele con Sofía Clérici?

–Porque en ese momento sentí que no me cuidó. Me sentí expuesta.

–¿Creés que ahora la contrató en Animales sueltos para darte celos?

–No creo que Ale haga eso... Además, nosotros ya no tenemos nada que ver. Sofía es una bomba sexy y a los tipos les encanta. Pero a mí no me da celos.

–¿Hoy estás enamorada?

–Sí, mucho. Y viviendo un momento muy apasionado... Pero no me gusta hablar demasiado de él, porque no pertenece al medio. Además, desde que me separé tengo la energía puesta en el trabajo. Me ofrecieron volver al teatro en la avenida Corrientes en octubre, para reponer Aquellas mujeres a las que les cagué la vida, con Raúl Taibo a la cabeza

–¿Podés dar características del nuevo candidato?

–Siempre me gustaron más los morochos que los rubios, aunque estuve casada diez años con uno. No tengo patrón para elegir un hombre. Me gusta la gente divertida, bien plantada y que se preocupa por los detalles. No me refiero a que me regale flores o bombones, sino que se preocupe por conocerme. Me encantan los hombres inteligentes.

–¿Conocés a la novia de Fantino?

–No, ni puedo decir nada de ella. Sólo sé que es médica, y del interior del país.

–Estuviste haciendo una serie en Brasil. ¿Pensaste en radicarte allá?

–No. Estuve filmando Llámame Bruna –que va a salir por Fox Premium–, donde soy la contrafigura de María Bopp. Mi personaje es Valeria, una argentina –soy la única compatriota que participó– que se hace prostituta para vengarse de su madre.

–¿Cómo te convocaron?

–Estaba en México haciendo un casting para otra serie. Al salir, un productor me dijo si quería participar del casting para ésta. Era en portugués, y yo no hablaba ni una palabra. Menos mal que estaba con Federico, mi asistente, que me dio tips para ese idioma. A la semana me llamaron para decirme que había quedado. Tenía que viajar para filmar en un mes.

–¿Cómo hiciste para aprender a hablar portugués en tan poco tiempo?

–Tomé clases cinco o seis horas diarias con Margot, la misma profesora con la que se entrenaron Jean Pierre y Michel Noher (que protagonizaron varias novelas en el país vecino). Después fui una semana a San Pablo, para un curso intensivo de nueve horas. Quería que no me costara nada cuando debía actuar o improvisar.

–Es evidente que los productores te ven muy sensual, porque es la segunda vez que te toca hacer de prostituta.

–Es verdad. En Tormenta de amor, la segunda novela que hice en Colombia, también hice ese papel, pero era una madama y no tenía escenas de sexo. En esta serie hago desnudos y tengo varias situaciones muy realistas.

–¿Después de filmar esas tomas quedás más cachonda?

–No. Para mí son sólo unas escenas más. Aunque cuando actúo dejo todo y trato de que sea muy verídico.

–¿Seguís planeando ser mamá?

–Sí. En su momento, ser padres fue un plan que teníamos con Ale. Incluso iniciamos los trámites para adoptar un hijo. Pero sola o en pareja, voy a concretar ese deseo.

–¿No pensaste en la inseminación, como Juana Repetto, o en alquilar un vientre, como Luciana Salazar?

–Respeto mucho la decisión de querer ser mamás solas, pero siempre tuve el deseo de adoptar. Me parece un acto de amor.

–Vos también tenés un padre del corazón.

–Sí. Mi mamá, Liliana, era madre soltera de dos hijos. Cuando conoció a Miguel fue mágico: a los seis años sentí que conocí a mi papá. Lo amo. Me parezco a él, y tengo más cosas que la sangre. Nos reconocemos con sólo mirarnos. Mato por mi viejo.

–¿Ya iniciaste los trámites para la adopción monoparental?

–No, porque es muy reciente la separación, así que tengo que volver a hacer todo el papelerío.

–¿Es verdad que con Fantino querían adoptar un niño en Africa?

–Sí. Lo íbamos a hacer afuera. Averiguamos en Africa. Antes pensábamos que fuera acá, pero nos dimos cuenta de que es muy difícil y desgastante, por la burocracia. No me sentía idónea ni preparada para bancarme todo el sistema. Tampoco queríamos un nene de color porque nos pareciera divertido. Eso sería muy frívolo. Sólo deseábamos ser padres y darle nuestro amor. No queríamos que nos lo dieran y después nos lo quitaran. No llegamos a viajar, porque coincidió justo con nuestra separación.

–¿Te imaginás criando sola a un chico?

–Aunque no tendría problema en adoptar sin estar en pareja, no me lo imagino criándolo sola, porque creo en la familia. Además, me veo como una gran madre. Quiero inculcarle a mi hijo los buenos valores y la educación que mis padres me dieron.

–¿Te considerás buena ama de casa?

–¡Soy un 20 en ese rubro! Me encanta cocinar. Mi especialidad son las pastas caseras. Cuando hago empanadas, amaso las tapas y al relleno le pongo condimentos muy ricos: son mi secreto. Además, me gusta coser y hasta me lavo alguna ropa a mano.

–Te falta abrir la puerta y salir a jugar...

–¿Y quién te dijo que no lo hago? Me gusta que la vida me sorprenda todo el tiempo, seguir haciendo cosas. En lo inmediato, quiero aprender a surfear y prepararme para filmar alguna película en inglés.

Recientemente divorciada, la actriz se siente libre y despierta suspiros en hombres y mujeres. Pero está de novia y viviendo un momento de mucha pasión.

Recientemente divorciada, la actriz se siente libre y despierta suspiros en hombres y mujeres. Pero está de novia y viviendo un momento de mucha pasión.

“Con Ale íbamos a adoptar un niño. Averiguamos en Africa, porque antes quisimos hacerlo acá y nos dimos cuenta de que es muy difícil y desgastante, por la burocracia”

“Con Ale íbamos a adoptar un niño. Averiguamos en Africa, porque antes quisimos hacerlo acá y nos dimos cuenta de que es muy difícil y desgastante, por la burocracia”

Con Fantino se conocieron en el Vilas Racket, cuando ella estaba haciendo la promoción de un agua mineral y él se entrenaba. Al principio fueron amantes y en el 2006 se casaron en secreto, en el Registro Civil de Santa Fe. Después renovaron sus votos en Nueva York, París, Las Vegas y Brasil. Hace “un año y pico” –dice ella– se separaron y una semana atrás firmaron el divorcio.

Con Fantino se conocieron en el Vilas Racket, cuando ella estaba haciendo la promoción de un agua mineral y él se entrenaba. Al principio fueron amantes y en el 2006 se casaron en secreto, en el Registro Civil de Santa Fe. Después renovaron sus votos en Nueva York, París, Las Vegas y Brasil. Hace “un año y pico” –dice ella– se separaron y una semana atrás firmaron el divorcio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig