Mientras se prepara para el debut de Inconvivencia, Laurita Fernández explica cuáles son y cómo supera las diferencias en la pareja – GENTE Online
 

Mientras se prepara para el debut de Inconvivencia, Laurita Fernández explica cuáles son y cómo supera las diferencias en la pareja

Actualidad
Actualidad

La actriz se pondrá en la piel de Caro en la nueva ficción de Telefe, y allí se enfrenta a una crisis desprendida del ahogo de la convivencia.

Desde el jueves 21 de noviembre, Laurita protagonizará su primera miniserie televisiva: Inconvivencia, de Kuarzo Entertainment Group e Idealismo Contenidos, en coproducción con Flow (disponible desde esa fecha) para Telefe (jueves y viernes 22:30 horas). La trama cuenta la historia de Caro (Fernández) y Lucas (Tomás Fonzi), una pareja que, al séptimo mes de romance, se enfrenta a una crisis desprendida del ahogo de la convivencia.

En Inconvivencia, Laurita Fernández vestirá la piel de Caro, una chica estructurada que al cambiar el modo de vincularse con su novio Lucas (Tomás Fonzi), verá su vida –cómoda y aparentemente estable– desmoronarse por completo. Entretanto –“y sin spoilear”– atravesará un trastorno de ansiedad. En busca de similitudes e inspiraciones, Laura narra un episodio que vivió en febrero de 2018, al que titula “ataque de pánico”. Así lo recuerda.

Estaba en la plenitud profesional y, en consecuencia, sobrepasada de compromisos. Llegué a sentir que no podía con todo”, cuenta. “Un día estaba en casa. Comencé a sentir palpitaciones. Tenía calor, salía. Tenía frío, entraba. No estaba cómoda en ningún lado. Lloraba y no sabía por qué. Consulté a un médico por el terror de que volviese a pasarme. Él me dijo: ‘Tranquila, Lau. Estás bien. No hace falta que tomes nada’. Luego entendí que –más allá del estrés, que pudo haber colaborado– la raíz de aquel ataque fue emocional”, cuenta, anticipando que no revelará más que lo que aquí se escribe. “Se convirtió en una situación a solucionar. Algo muy íntimo y personal, que no me dejaba estar cómoda conmigo misma. Tristezas que dejé ir. Inseguridades que finalmente solté”.

En tren de presiones u “obsesiones profesionales”, Laura admite estar en otro ángulo de perspectiva. “Aprendí a disfrutar del ocio y a elegir con conciencia, un privilegio que comencé a hacer efectivo”, dice. ¿Nico tuvo incidencia? “Sí, muchísimo que ver”, responde. “Él me trajo paz y hoy caminamos juntos”. Y así entramos en los vericuetos del convivir.

“Estaba en la plenitud profesional y, en consecuencia, sobrepasada de compromisos. Llegué a sentir que no podía con todo”

–¿Qué situaciones los hacen casi “inconvivibles”?

–Cuando comenzamos a planear nuestra casa, Nico y yo tuvimos la idea de ser socios comerciales. Dijimos: “¿Por qué no ponemos la cabeza en otro motor, en algún tipo de proyecto ajeno al arte?”. Y compramos la franquicia de Natural Bronze (Villa Urquiza). Desde entonces, puede ser la una de la mañana y yo sigo enviando mensajes sobre stock, promociones, ideas de publicidad... Soy tan densa con el trabajo que Nico me pone un freno y me dice: “Basta. Quiero que hablemos, pero mirándonos a los ojos”. Me ayuda a medir mi energía. Y no sólo mi energía... Soy muy difícil por la mañana. Debo admitir que me cuesta ese momento (se ríe). ¡Pero sus mates de desayuno son los más ricos del mundo! Me hacen comenzar el día con buen humor. Y si bien los dos somos obse del orden y la limpieza, él ya se zarpa (se ríe). Puedo estar comiendo cereales sobre la mesada y él barriendo compulsivamente a mi alrededor para que no aparezcan hormigas. Además, estamos descubriéndonos en el proceso creativo de la proyección. Por ejemplo, me creí mil con que decidiría sola sobre la decoración de la casa nueva, y Nico me sorprendió tomando decisiones sobre cuestiones de diseño. Tiene buenas ideas y el mejor de los gustos. Estamos aprendiendo a escucharnos, a entender y a ceder.

Revela que siempre creyó que “la pareja quitaba energía al desarrollo profesional”. Licencia que una apasionada del trabajo no podía permitirse. Con el transcurso del tiempo –y algunas experiencias– “fui soltando ese egoísmo”. Hasta que Nico irrumpió para reversionar el concepto. “Él me potenció. Despierto al lado de él más feliz. Más gánica. Más inspirada para seguir creciendo en mi carrera, con la alegría, la motivación y la certeza de saber que al final del día volveremos a encontrarnos”.

Fotos: Christian Beliera y gentileza Kuarzo.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig