“Mia fue la primera en darse cuenta de que iba a tener un hermanito” – GENTE Online
 

“Mia fue la primera en darse cuenta de que iba a tener un hermanito”

Actualidad
Actualidad

Se lo merecía. Por buena mina. Por haber sobrevivido a lo peor sin jugarla de víctima. Porque se hace querer por famosos y desconocidos. Por todo eso y mucho más. Pero como las letras recargadas de empalago imprimen feo, vamos directo a los hechos: a Natalia Graciano (33) le cambió la vida para bien. Y hoy carga con una felicidad imposible de disimular. “Con Matías estamos tan, pero tan contentos… Hace poquito nos enteramos del sexo: es varón. Todavía no tenemos elegido el nombre. El único que está descartado es Enrique. Con un Ricky Martin alcanza y sobra…”, comenta entre carcajadas.

Vino para anunciar su segundo embarazo; cuenta que tiene fecha para mediados de febrero. Y no llegó sola: Mia, su hija de 17 meses, quiso acompañarla y acá está ahora, jugando con la ropa que se pondrá mamá…

–Parece que heredó tu costado fashion…
–Sí, Mia es re-coqueta. Adora la bijou y la ropa.

–¿Y vos? ¿Te despediste para siempre de las pasarelas?
–Nunca hay que decir “nunca”, pero por el momento estoy muy bien así. Igual, sigo medio conectada al fashion, porque estoy dirigiendo un libro semestral de moda con los desfiles y campañas de cada temporada. Con Jimena Suárez, mi amiga y socia, concretamos este sueño editorial, que hoy funciona muy bien y se llama Quiero. Lo bueno de esto es que estoy muy entretenida y me queda tiempo para hacer todo lo que hago: cuidar de mi hija, llevarla al jardín para acompañarla en su proceso de adaptación, mimar y cuidar a mi pareja, las compras de la casa, cocinar… Te digo que todo eso no me deja ni tiempo para ir al gimnasio. Por suerte, la buena genética me permite seguir manteniéndome en forma.

–¿Matías te da consejos con la revista?
–Sí, a Matías le pido consejos siempre. Aunque él no entiende mucho del ambiente de la moda, me asesora en algunos temas del mundo de la gráfica que yo no conocía. Y a veces se lleva a Mia a la plaza para que yo pueda trabajar. Todavía estoy sorprendida con el rol de la mujer que trabaja, tiene hijos, se ocupa de la pareja, de la casa y también de sí misma.

–¿Qué te cambió más: la vida en pareja o la maternidad?
–Conocer a Matías (37 años, conductor de radio y tevé) fue el primer gran paso. Nos descubrimos a fines del 2002, una época muy dura y sensible para los dos: él se acababa de separar y yo había perdido a mis padres… Me ayudó mucho conocerlo. Además de ser un tipo genial, desde el primer día me dio una familia, porque él ya estaba con Luca (de 7, el hijo que tuvo con la actriz Nancy Dupláa). Entonces, nunca fuimos dos. De entrada, nuestra relación fue diferente. De todas formas no puedo negar que la maternidad te cambia un cien por ciento. Cuando tuve a Mia, todo empezó a girar a su alrededor y dejé de disfrutar de mi trabajo. Matías me apoyó mucho. Gracias a él tomé una de las decisiones más importantes de mi vida: dejar la pasarela, los eventos, los compromisos nocturnos, todo.

–Todo por la familia.
–Es lo más importante, al menos para mí. Adoro a Luca como a un hijo. Nos integramos muy bien, sin forzar nada. Se lleva genial con Mia y ella no ve la hora de que él llegue a casa para jugarle; es su ídolo.

–¿Qué dijeron los chicos de la llegada de su nuevo hermano?
–En realidad, Mia fue la primera en darse cuenta de que iba a tener otro hermanito…

–¿Cómo fue eso?
–El 24 de junio, el día del ballotage, estaba insoportable. No con los demás, sólo conmigo. Y la verdad es que no había motivos para que estuviera así de rara. Matías enseguida entendió todo: “Estás embarazada”, me dijo. Votamos y nos fuimos a comprar un test para sacarnos la duda y… ¡estaba embarazada!

–¿Y Luca?
–Lo único que quería era un varón, y le dimos el gusto… Así que está feliz. La idea es hacerlo participar a él también de la elección del nombre. Queremos elegirlo entre los cuatro.

–¿Después del varón piensan agrandar aún más la familia?
–Siempre le dije a Matías que me gustaría tener una familia numerosa. Y sí, hoy está de acuerdo.

–¿Te cambió en algo la vida de casada?
–No. Nos casamos el 2 de abril del 2005, como a los tres años de estar juntos… La verdad, me sigue sorprendiendo y enamorando como el primer día. Es que encontré a un ser humano increíble: sensible, protector, divertido, que me enseña a sentir placer por la vida.

–¿Te gustaría que el día de mañana Mia te diga que quiere ser modelo?
–Me gustaría que sea feliz, y te puedo asegurar que por ahora es una beba que crece con mucho amor. A ella le encanta jugar cuando le sacan fotos, pero yo no voy a forzar su decisión. Mis hijos siempre van a tener mis consejos. Después, les daré apoyo y libertad para que hagan lo que quieran: sea ser conductores de tevé, modelos o barrenderos.

–¿Cómo te encuentra este segundo embarazo?
–Me siento más mujer. Como ya experimenté lo que es llevar nueve meses adentro tuyo un bebé –una sensación única, donde se te mezclan una especie de poder y mucha felicidad– esta vez me siento más activa. Disfruto a pleno de este momento y tengo una energía inagotable. Siento ganas de hacer de todo.

–¿Y reservás algo de tu tiempo para alimentar el amor de pareja?
–¡Claro! Siempre fue así. Como mujer soy muy básica: si tenemos amor, salud y trabajo, hay armonía y felicidad. Hoy, no podría estar mejor.

Ya le imita los gestos. Además, Mia tiene el mismo color de ojos (verdes)  y de pelo (bien rubio) que mamá. “Somos inseparables”, dice Natalia.

Ya le imita los gestos. Además, Mia tiene el mismo color de ojos (verdes) y de pelo (bien rubio) que mamá. “Somos inseparables”, dice Natalia.

“Mis hijos siempre van a tener mis consejos. Después, les daré apoyo y libertad para que hagan lo que quieran, sea ser conductores de tevé, modelos o barrenderos”.

“Mis hijos siempre van a tener mis consejos. Después, les daré apoyo y libertad para que hagan lo que quieran, sea ser conductores de tevé, modelos o barrenderos”.

En el 2002, cuando Natalia conoció a Matías, él ya era papá de Luca, el hijo que tuvo con Nancy Dupláa. Después llegó Mia, la primera hija de la pareja. Los cuatro, juntos, pasaron el último verano en Punta del Este. El próximo febrero la familia se agrandará.

En el 2002, cuando Natalia conoció a Matías, él ya era papá de Luca, el hijo que tuvo con Nancy Dupláa. Después llegó Mia, la primera hija de la pareja. Los cuatro, juntos, pasaron el último verano en Punta del Este. El próximo febrero la familia se agrandará.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig