“Mi vocación fue el fútbol, pero hoy la tele me hace feliz” – GENTE Online
 

“Mi vocación fue el fútbol, pero hoy la tele me hace feliz”

Actualidad
Actualidad

"A que no me atajás un penal?”, le lanza la amenaza un rubio fornido de no más de diez años a Sergio Goycochea (42). El ex arquero de la Selección argentina lo mira serio mientras camina por las arenas del parador Movistar-Terraza del Alba en Pinamar, y rápido sonríe y acepta el desafío. Y sí, para todos seguirá siendo siempre El Goyco, aquel espectacular arquero del Mundial ’90, que con sus memorables atajadas nos permitió a los argentinos vibrar durante todo el torneo, incluso, hasta en la dramática final con Alemania. Puede parecer increíble, pero los más chicos también conocen sus hazañas futboleras, porque no hay padre que no le explique a su hijo quién era Sergio cuando lo cruza en la playa. “Ves, por los penales que atajó llegamos a la final y, si no hubiera sido por el polémico árbitro mexicano Codesal, tal vez nos hubiéramos llevado el título en Italia”. Y Goycochea lanza la carcajada cuando escucha el comentario de las mujeres, hoy mayorcitas por cierto, que también lo recuerdan por la famosa publicidad donde apenas lucía un slip como vestimenta. “Sin palabras”, arriesga una que se tapa la cara camino a la carpa, para que nadie –incluido su marido, claro– la reconozca. “Es verdad –comenta Sergio–, aquel aviso fue un boom, hoy muchos todavía se acuerdan de ese trabajo. Pero no fue el único que me dejó una anécdota graciosa. Porque también hice publicidad para una compañía de teléfonos en la que me hacía un gol en contra, y justo cuando salió al aire me hice otro, pero de verdad, en un partido de Primera. Como marketing fue perfecto”, bromea el ex arquero, que también estudió periodismo deportivo.

Después llegó su oportunidad en la televisión con Abanderados –en América–, ciclo que volverá durante el Mundial de Alemania, esta vez por Canal 13, y con la participación de otro ídolo, Gabriel Batistuta. Cuando se habla de televisión, El Goyco recuerda una historia junto a Diego Maradona que terminó siendo premonitoria: “Hace más de dos años lo entrevisté y le dije: ‘Tendríamos que hacer un programa juntos’ ‘¿Sabés que sí? –me contestó–. Se tendría que llamar Del 1 al 10’. ¿No es genial? Y terminamos laburando los dos en su programa La Noche del Diez. Para mí fue un honor que Diego y Canal 13 confiaran en mí. No me lo voy a olvidar en mi vida”, explica agradecido.

Después de unos días de relax en Pinamar, se prepara para viajar a Disney junto a Ana Laura (37), su esposa, y Juan Cruz (14), Paloma (11) y Bautista (6), sus tres hijos, “un viaje que hace tiempo le había prometido a la familia”, agrega Sergio.

Todavía no se sabe si Diego Maradona seguirá al frente de La Noche del Diez en 2006, pero sí está confirmado que si el ciclo continúa, Sergio Goycochea seguirá a su lado. “Sería bárbaro estar junto a Diego otra vez. Fue una experiencia alucinante. Creo que en su momento me eligió para acompañarlo porque tenemos muy buena química. ¿Vos viste el súper show que llevó adelante? Sólo él puede lograr la convocatoria de tantas figuras semana a semana. Y con la calidez que las recibía, fue impresionante. Te soy sincero, disfruté mucho trabajar junto a un gran amigo”.

Cuando es el turno de recordar su etapa como jugador vuelve a sonreír, y confiesa: “Viví muchas buenas y pocas malas. No me puedo quejar. ¿Si cambiaría algo de aquel Mundial de 1990?. Si pudiera volver la historia atrás, haría que Pumpido no se lesione porque todos sufrimos por eso, pero ojo, ya que yo la escribo me pondría de entrada como titular. Ah, y para que la cosa finalice perfecta, le atajaría el penal al alemán Brehme en la final. ¿Te imaginás lo que hubiesen disfrutado los argentinos si volvíamos a salir campeones? Si logrando el segundo puesto nos recibieron como héroes, no quiero pensar lo que hubiese pasado si nos llevábamos el torneo”. Y luego habla de su actualidad en la tele: “Fue importante para mí poder superar el duelo de dejar el fútbol, que fue mi vocación, pero hoy la tele me hace feliz”. A cada paso, las chicas lo felicitan por su cuerpo, al que dedica algunas horas por día en el gimnasio. El se pone colorado, pero tiene claro que le debe prestar tanta atención como cuando jugaba. “Ahora más, porque estoy viejito”, bromea. Y muestra sus preferencias riverplatenses cuando habla del arquero para el Mundial de Alemania: “Yo mis fichas se las pongo a Germán Lux, pero creo que se va a dar una disputa muy leal con el Pato Abbondanzieri, que es un gran arquero”.

El Goyco intenta descansar después de jugar en el mar con sus tres hijos, cuando un grupo de chicos se le acerca, y llega la pregunta obligada: “¿Cómo es Maradona?”. La respuesta de Sergio no se hace esperar: “Un excelente ser humano, por sobre todo, y un gran amigo”. Y luego recuerda que él es dueño de un récord imposible de igualar, más allá de aquellos históricos penales del Mundial ’90, por haber acompañado a Diego en la cancha y en la tele: “Te juro que eso me hace sentir pleno, como cuando jugaba. Me considero un privilegiado. Y se lo agradezco a Dios y a él, que para mí también es Dios”.

En el parador Movistar-Terraza del Alba Sergio despertó la admiración de grandes y chicas. Las mayorcitas todavía comentan aquella famosa publicidad en la que apenas lucía un slip como vestimenta. Como muestra la foto, conserva un físico espectacular.

En el parador Movistar-Terraza del Alba Sergio despertó la admiración de grandes y chicas. Las mayorcitas todavía comentan aquella famosa publicidad en la que apenas lucía un slip como vestimenta. Como muestra la foto, conserva un físico espectacular.

Sergio dedicó toda una tarde a atajar penales en la playa que está en Bunge y Avenida del Mar, y el resto del tiempo lo dedicó a descansar junto a Ana Laura, su mujer, y Juan Cruz, Paloma y Bautista, sus tres hijos.

Sergio dedicó toda una tarde a atajar penales en la playa que está en Bunge y Avenida del Mar, y el resto del tiempo lo dedicó a descansar junto a Ana Laura, su mujer, y Juan Cruz, Paloma y Bautista, sus tres hijos.

“<i>Sería bárbaro estar junto a Diego otra vez en la tele. La Noche del Diez fue una experiencia alucinante. Creo que en su momento me eligió para acompañarlo porque tenemos muy buena química</i>”

Sería bárbaro estar junto a Diego otra vez en la tele. La Noche del Diez fue una experiencia alucinante. Creo que en su momento me eligió para acompañarlo porque tenemos muy buena química

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig