“Mi próximo desafío es consagrarme como rockero” – GENTE Online
 

“Mi próximo desafío es consagrarme como rockero”

Actualidad
Actualidad

“Lo más importante fue vencerme a mí mismo”, dice Marcos Patronelli (32), exhausto, que sorprende a GENTE por su humildad. “Ni en el mejor momento de mi performance (la travesía Perú-Chile) me sentí ganador. Porque no soy un piloto profesional: soy un tipo que trabaja todo el año para enfrentar el rally sin cegarme por el triunfo; realmente, corro para divertirme”. Con ese espíritu ganó el Dakar 2010 a bordo de su Yamaha Raptor 70, y también éste, el de 2013. Un alma de muchacho de barrio... Después de cada etapa habla por teléfono con Mónica, su madre, “para que se quede tranquila”. Jamás se niega a firmar un autógrafo o a fotografiarse con sus fans. Ni siquiera se exalta ante la hazaña: barrió cuatro etapas seguidas (de la segunda a la quinta), y después reguló la carrera con precisión de ingeniero.

–¿Por qué ganaste?
–La clave fue no confiarme nunca. Tuve miedo... ¡porque todo me salía redondo! En esos casos siempre pienso que en cualquier momento puede suceder algo muy malo.

–¿Cuáles son tus cábalas?
–¡Un montón! Desde el color rojo que tengo puesto, a contramano del azul del equipo Yamaha, hasta la rutina diaria que cumplo a rajatabla en cada competencia. Les dije a los de la empresa que si no me dejaban usar algo rojo... ¡no corría! Y aceptaron el rojo en mi pantalón. Otra: no afeitarme.

–¿Es cierto que en carrera le hablás a tu cuatriciclo?
–¡Sí! La gente va a decir que estoy loco, pero hablo con él todo el tiempo... y te juro que me responde. Porque cuando le digo “¡vamos, vamos!”, parece que algo misterioso lo empujara.

–¿Qué te decidió a correr?
–Ganas tuve siempre, pero mi familia no veía con buenos ojos que corriera este Dakar, por los riesgos. Cuando se dieron cuenta de que si no corría mi espíritu se aplastaba, me apoyaron.

–¿Respetás sus reservas al respecto?
–Sí, porque somos muy unidos. Nunca me corto solo. Somos así: desunidos no funcionamos.

–¿Cómo te respondió el cuerpo, teniendo en cuenta los accidentes que sufriste en 2010 y 2011?
–Muy bien. Decidí correr dos meses antes. Me entrené a full y nunca estuve mejor que este año.

–¿Te pesó ser uno de los grandes favoritos?
–Eso no me importa mucho. Soy de perfil muy bajo, uno más. Me encierro en una burbuja. Peleo en la carrera, no afuera.

–¿Cuál fue la etapa más difícil?
–Arica-Calama, en Chile. Apenas largué, en una cubierta se hizo un tajo de cinco centímetros, imposible de arreglar. Corrí en llanta toda la etapa. Para colmo, cuando logré cambiar la cubierta en la etapa siguiente, ¡pinché! Pero por suerte salí adelante.

–¿Extrañaste la compañía de tu hermano Alejandro en este Dakar?
–Sin duda. Pero respeté mucho su decisión de no correr. Aunque creo que Ale era el único que podía ganarme.

–Dos Dakar cada uno... ¿Habrá desempate el año que viene?
–Me gusta hincharlo para que vuelva a competir. En Santiago de Chile me dijo que quiere regresar. Espero que cumpla.

–¿Qué pasa con tu futuro en el rock?
–La banda Captain Night Train surgió con mis hermanos: compré mi bajo en el ’99, Toto toca la guitarra, y Fafo, la batería. Hacemos temas propios en quince bares, y fuimos soporte de La Mancha de Rolando. Nos falta el debut oficial en Las Flores, nuestro pueblo. Pero todavía nos da “cosa”.

Enero 5: Lima, la largada. Marcos tiene aire de galán: pelo y barba prolijos y recortados. Parece salido de un spa...

Enero 5: Lima, la largada. Marcos tiene aire de galán: pelo y barba prolijos y recortados. Parece salido de un spa...

Marcos, ya afianzado en la punta y seguro ganador, en una ruta tucumana.

Marcos, ya afianzado en la punta y seguro ganador, en una ruta tucumana.

En el vivac (carpa) de los Patronelli: la cueva de los invencibles hermanos.

En el vivac (carpa) de los Patronelli: la cueva de los invencibles hermanos.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig