“Mi hijo es un fenómeno. Estoy feliz de haber pasado el Día del Niño con él” – GENTE Online
 

“Mi hijo es un fenómeno. Estoy feliz de haber pasado el Día del Niño con él”

Actualidad
Actualidad

Es el primer Día del Niño que pasé con mi hijo, y eso me hace muy feliz”, dice Diego Maradona (53) desde Ezeiza. La relación entre padre e hijo fue creciendo a pasos agigantados luego de que el Diez presentó ante el mundo a Dieguito Fernando (un año y medio) en el programa De zurda, el día que comentaba el partido de Argentina contra Bosnia, en pleno Mundial. “Los días que vivieron Diego, Verónica y Dieguito en Rio de Janeiro fueron un punto de inflexión en la relación. Se volvieron inseparables. Y Diego no quiere dejar de estar con ellos”, cuenta una persona del círculo intimo del ex futbolista.

En las últimas semanas, Diego se instaló en El Perfume, la casa donde Verónica Ojeda (35) vive con su hijo y sus padres. Dos semanas atrás se sumó a vivir con ellos Don Diego (85), porque un incendio en la casa de Devoto arrasó con la cocina, el living (se quemó ahí la vitrina que atesoraba los trofeos del mejor del mundo) y gran parte de la planta. El papá de Maradona, triste y preocupado por los destrozos en su hogar, aceptó feliz el ofrecimiento de su nuera favorita: Verónica lo invitó a vivir en su casa, junto a su hija Lili. “Don Diego está feliz de pasar las tardes con su nieta, que es la luz de sus ojos”, cuentan los allegados. Mientras ellos disfrutaban de su nueva vida familiar en Ezeiza –donde Diego juega en las hamacas del jardín con su hijo, le da de comer y comparten tardes de mate y charlas con su padre y su hermana–, en las redes sociales corrieron rumores de un nuevo distanciamiento entre el Diez y su mujer. Pero el sábado tiraron abajo cualquier especulación: a la una del mediodía, y muy juntitos, asistieron a ver El show de Panam en el teatro El Nacional. Dieguito Fernando siguió el espectáculo desde la falda de su papá, quien lo hizo bailar y cantar todos los temas. Al finalizar, Laura Franco invitó a la familia a subir al escenario, y todos los presentes vitorearon al Diez. Maradona le agradeció: “Mi nene te ve como su ídola. Lo que sos vos para él, lo era para mi Carlitos Balá”.

El domingo, padre y abuelo jugaron durante toda la tarde con el heredero en los juegos de plaza que tienen cerca de la pileta. Feliz, el ex crack le contó a uno de sus parientes: “Disfruto a full los días con Dieguito. Está hecho un toro. No para de jugar ni un instante. Me deja los brazos cansados de tanto llevarlo de acá para allá. Ahora se aprovecha y me pide todo a mí. El otro día, viéndolo patear la pelota, me di cuenta de que es diestro. Voy a mandarle a hacer una zapatilla con plataforma de hierro, así le pega con la zurda. Pero me parece que me salió actor: cuando ve una cámara, sonríe. Mi hijo es un fenómeno”.

“Disfruto a full los días con Dieguito. Está hecho un toro. No para de jugar ni un instante. Me deja los brazos cansados de tanto llevarlo de acá para allá”

“Disfruto a full los días con Dieguito. Está hecho un toro. No para de jugar ni un instante. Me deja los brazos cansados de tanto llevarlo de acá para allá”

Las tardes en El Perfume son a puro juego. Dieguito Fernando es el que comanda las actividades con su papá y su abuelo. El Diez y Don Diego aprovechan para malcriar al pequeño.

Las tardes en El Perfume son a puro juego. Dieguito Fernando es el que comanda las actividades con su papá y su abuelo. El Diez y Don Diego aprovechan para malcriar al pequeño.

Verónica y Diego se separaron en 2012, cuando ella estaba embarazada de cuatro meses y medio de Dieguito. Pero a pesar de todo la relación continuó, con muchas idas y vueltas. En marzo de este año, ella perdió un segundo bebé que esperaba de Maradona, producto de una de las tantas reconciliaciones entre los viajes a Dubai de ambos. Cinco meses después volvieron a vivir y dormir bajo el mismo techo. El amor de Diego por su hijo es tan grande como el que Verónica siente por el Diez.

Verónica y Diego se separaron en 2012, cuando ella estaba embarazada de cuatro meses y medio de Dieguito. Pero a pesar de todo la relación continuó, con muchas idas y vueltas. En marzo de este año, ella perdió un segundo bebé que esperaba de Maradona, producto de una de las tantas reconciliaciones entre los viajes a Dubai de ambos. Cinco meses después volvieron a vivir y dormir bajo el mismo techo. El amor de Diego por su hijo es tan grande como el que Verónica siente por el Diez.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig