«Mi cuerpo siempre me dio muchas satisfacciones» – GENTE Online
 

"Mi cuerpo siempre me dio muchas satisfacciones"

Actualidad
Actualidad

Cambio, esa es la palabra que mejor define hoy a Victoria Onetto: 30 cumplidos el 26 de junio, actriz por vocación y de profesión, la que personifica a Lola, una de las amantes de Osvaldo Laport en Franco Buenaventura, el profe.

-¿Ya en etapa de replanteos?
-Sí, supongo que debe ser el cambio de década. Cuando era chica, a los 30 años me imaginaba con dos hijos. Esta es una etapa muy ¡guauuu!, de analizar a full el pasado y ver muy bien las posibilidades del futuro. Yo soy consciente de que tengo las riendas, sólo debo tener en claro a dónde ir.

-¿Qué camino eligió, Onetto?
-En realidad, todavía estoy analizándolo. Pero sé lo que no quiero. Eso es como bastante ya, ¿no?

-¿Cuáles son sus no de hoy?
-Ya no quiero ser una comehombres, me cansé de parecer omnipotente y de jugarla de chica superpoderosa. Antes era como que nada ni nadie me podía detener: ahora estoy más calmada, más serena, más pensante. Y me gusta esta nueva Victoria.

-¿Más vulnerable, tal vez?
-Siempre fui vulnerable, pasa que mi mecanismo de defensa consistía en mostrarme como que… La mujer que todo lo puede. Y está bueno bajar un poco la guardia; ahora tengo mayor conciencia de quién soy.

-Presente su nuevo yo, entonces. La escucho…
-Bueno, esta nueva chica… (Risas). Soy actriz, una actriz con sueños. Me gustaría hacer un gran protagónico en cine, volver al teatro. En lo profesional, doy las gracias: hoy tener trabajo es un verdadero privilegio, y a mí por suerte nunca me faltó.

Y es cierto. Empezó a los 14, cuando entró en la televisión con Chicas y chicos, un programa para adolescentes producido por Canal 7. Durante un par de años intercaló la actuación con otros trabajos: "Fui profesora de tenis, atendí un local de ropas muy paquete que estaba sobre la calle Quintana, y también fui moza vip de la disco Paladium. ¡No sabés las propinas que sacaba", cuenta. Fue en Clave de Sol cuando abandonó definitivamente las changas para convertirse en actriz. "No paré hasta el día de hoy", recuerda. Y confiesa: "Siempre me gasté la guita en vivir, porque me banco desde chica. Lo más importante es que pude comprarme la casa donde vivo desde hace cuatro años, el auto, y hasta me di el lujo de tener una pequeña cuenta acorralada en un banco".

-Volviendo a los cambios. ¿Qué pasó con su cuerpo?
-Lo veo mejor que a los 20, me gusta mucho más el de ahora. Pero nunca tuve rollos, siempre me sentí muy segura de mi cuerpo. Vivo relajada: como de todo y hago yoga, porque te relaja, te estiliza y ayuda a la postura. Porque yo parezco más alta de lo que soy: mido sólo 1,65; pasa que doy más alta porque uso tacos y tengo actitud…

-¿Piensa seguir animándose a sacarse la ropa?
-Eso dalo por descontado. Claro que depende para qué. Pero no les temo a los desnudos, mi cuerpo siempre me dio muchas satisfacciones, en lo profesional y en lo personal. Es más, me gustaría llegar diosa a los 60 años para poder desnudarme como Nacha Guevara.

-¿Qué pasó con aquel libro fotográfico que soñaba con hacer, al estilo Sex de Madonna?
-(Ríe). Esas fotos quedaron en un cajón, no es momento. Yo estoy en una excelente etapa actoral, y no quisiera mezclar los tantos. También me frenó la situación del país, estamos viviendo en un caos muy profundo para salir con algo tan banal.

-La nueva etapa, ¿incluye casamiento e hijos?
-Yo no creo en la familia Ingalls. Sí creo en la maternidad, yo nací mujer y esa experiencia no me la puedo perder. De todas formas, pienso esperar como mínimo cinco años para tener hijos. Todavía no me llegó el momento de cambiar pañales.

-Onetto, ¿sigue siendo una chica difícil de domar?
-¿Sabés que no tanto? Me hago la brava… Soy buena actriz.

por Mariana Montini
fotos: Christian Beliera
producción: Sofía Delger
(agradecemos a Class Life, Ricky Sarkany y María Vázquez)

Diosa de curvas perfectas. Onetto, la actriz que personifica a Lola en Franco Buenaventura, sabe reconocer sus defectos: Mido sólo 1,65, pero doy más alta porque uso tacos y tengo actitud".">

Diosa de curvas perfectas. Onetto, la actriz que personifica a Lola en Franco Buenaventura, sabe reconocer sus defectos: "Mido sólo 1,65, pero doy más alta porque uso tacos y tengo actitud".

No creo en la familia Ingalls, sí en la maternidad. Pero voy a esperar cinco años más para tener hijos"
">

"No creo en la familia Ingalls, sí en la maternidad. Pero voy a esperar cinco años más para tener hijos"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig