“Messi es como un hermano menor” – GENTE Online
 

“Messi es como un hermano menor”

Actualidad
Actualidad

Mientras en el aeropuerto de Barcelona se daban el lujo de abuchear al mejor jugador del mundo tras la derrota blaugrana contra el Real Madrid, Ronaldinho –el blanco de todas las críticas– se subía a un avión para pasar la Navidad en Porto Alegre junto a su familia y, al día siguiente, tomarse otro para volver a pisarla y amasarla pero en un plan mucho más relajado: en San Luis y en un partido de exhibición, junto a un puñado de estrellas locales como Martín Palermo, Juan Verón y Roberto Abbondanzieri.

Dinho, que tiene 27 años y los pies más delicados que se puedan ver en el fútbol mundial, llegó a San Luis el miércoles 26 en un vuelo charter y ahí, en el aeropuerto, se encontró con otro compañero del Barça, Lionel Messi, que llegaba de Rosario y aunque por su lesión en el pie izquierdo no iba a poder jugar, estaba ahí para darle puntapié inicial al asunto. Después de firmar algunos autógrafos y sonreír para las fotos, Ronaldinho y Messi se subieron a una van que los llevó hasta el Hotel Internacional de Potrero de los Funes. Una vez ahí, el brasileño durmió una siesta, firmó más autógrafos, sonrió para más fotos y dio una conferencia de prensa junto a Messi, Eber Ludueña, la Brujita Verón, Carlos Bianchi, Horacio Elizondo y Darío Fainguersch, director de Marketing de Movistar. Y ante esa preguntita que algunos periodistas nunca pueden dejar de hacer, contestó que para él, bueno, Pelé es el más grande de la historia, aunque Maradona le sigue ahí detrás, eh. Mientras tanto, a un costado, su hermano y representante, Roberto de Assis Moreira, atendía en su celular los llamados de los directivos del Milan, que aprovechando el mal clima en el club catalán quieren llevarse al crack a jugar a Italia. Ronnie tiene contrato hasta el 2010 y si los italianos (recientes campeones del mundo de clubes tras derrotar a Boca en Japón) quieren llevárselo, tendrían que pagar una cláusula de rescisión de 125 millones de euros. En la conferencia, los periodistas volvían a la carga preguntando sobre el mal momento en el Barcelona y el brasileño gambeteaba como en la cancha: “Bueno, pero ahora tengo este partido para olvidarme de eso y divertirme”.

Después, los cañones apuntaron hacia Carlos Bianchi y su regreso al banco de suplentes, esta vez como DT de la Selección Movistar que enfrentó a Ronaldinho y sus amigos y más adelante… ¿Boca? “Voy a volver a dirigir en serio cuando pueda dirigir las cosas en mi casa. Y en cuanto al partido, vamos a tratar de que nos dejen jugar con doce o trece jugadores, porque si no, ganarles a los brasileños es imposible”, contestó el Virrey. Horacio Elizondo, que con este partido también volvía a las canchas tras su retiro tras dirigir la final del Mundial de Alemania entre Italia y Francia (la del cabezazo de Zinedine Zidane –que está en nuestro país en plan de vacaciones– a Materazzi), aclaró que él tampoco está pensando en volver: “Ni loco. Hace un año que dejé y para mí pasaron como diez… En casa miro las ligas de todos los países, pero no tengo nada de ganas de volver. Igualmente, acabo de presentar en la AFA el proyecto de la Dirección de Formación Arbitral, para formar a los nuevos jueces”. Y Verón le dijo a Ronaldinho que si en el Barcelona ya no lo querían, en Estudiantes lo recibían con los brazos abiertos...

MUEVO YO, RONALDINHO”. Después, llegó la hora de ver a los pingos en la cancha. Más precisamente en el estadio Juan Gilberto Funes de la joven ciudad de La Punta, ante 15 mil personas ansiosas por ver a semejante cantidad de cracks. De un lado del encuentro organizado por el promotor Guillermo Marín, Ronaldinho y una selección de brasileños que actúan en Europa y, del otro, Martín Palermo, Guillermo Barros Schelotto, Verón y el Pato Abbondanzieri, entre otros. Lionel Messi, con el quinto metatarsiano del pie izquierdo fracturado, dio el puntapié inicial, y después se abrazó con Dinho, de quien se ha hecho muy amigo estos últimos años en el Barcelona. De hecho, Ronnie declaró: “Messi es como un hermano menor”.

El partido fue bien amistoso, con los jugadores cuidándose de no romperse nada, con Dinho tocándola seis o siete veces (¡pero qué toques!) y con Leandro Lázzaro, el delantero revelación de Tigre, que a sus 32 años, terminó siendo la figura de la noche y metió el único gol del partido, para la Selección Movistar.

Esa misma noche, Messi voló a su Rosario y Ronaldinho a su Porto Alegre, para disfrutar de las vacaciones de fin de año junto a sus respectivas familias. En unos días más se van a reencontrar en Barcelona, para volver a los entrenamientos y romperla cada vez que salen a la cancha.

 El brasileño llegó en un vuelo charter y no bien terminó el match regresó a Porto Alegre, para pasar el fin de año en familia.

El brasileño llegó en un vuelo charter y no bien terminó el match regresó a Porto Alegre, para pasar el fin de año en familia.

Los mejores del Barça, Lionel Messi y Ronaldinho, juntos en San Luis.

Los mejores del Barça, Lionel Messi y Ronaldinho, juntos en San Luis.

El brasileño y un taquito con su firma.

El brasileño y un taquito con su firma.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig