“Me vuelvo a Alemania; dejo todo por mi familia” – GENTE Online
 

“Me vuelvo a Alemania; dejo todo por mi familia”

Actualidad
Actualidad

Siento que es la decisión más importante y más inteligente que tomé en mi vida. Me voy; dejo todo por mi familia”, anuncia Evangelina (27) mientras mira a Martín Bastián, su hijo de un año y tres meses, que corre por los pasillos del Sheraton. “Cuando Martín volvió al país, vi cómo jugaban el padre y el hijo, cómo se miraban, y me dije: ‘No puedo separarlos más tiempo’. Es muy complicado que Martín viva en Alemania y nosotros aquí, a miles de kilómetros. No hay carrera artística que merezca pagar ese precio, y por eso nos vamos los tres juntos”, cuenta.

Cuando habla de Martín se refiere a Demichelis (29), su marido, defensor del Bayern Munich y de la Selección nacional, al que conoció en diciembre de hace casi tres años mientras trabajaba en Carlos Paz, y la noche en que él fue a verla al teatro, donde sus perfectas medidas (95-59-90) eran una de las razones del éxito. Desde entonces se inscribió como socia en el Club de las Botineras, y dobló la apuesta cuando voló a Alemania para encontrarse con él.

Al mismo tiempo, su carrera subió a velocidad de misil: marcas de primera línea la eligieron para sus campañas publicitarias, y también pasó a las filas de Marcelo Tinelli al empezar el Bailando 2010. Y apuntando al triunfo: hasta el miércoles 8 iba a la cabeza en el puntaje, descollando en danza clásica, jazz y danza contemporánea. Bailarina todoterreno, bellísima, y camino a la victoria... Sin embargo, esa misma noche les dijo adiós a Tinelli, a Facundo –su partenaire–, y a su país.

“No fue una decisión fácil, pero sí muy sabia. Martín tiene todavía dos años de contrato en el Bayern Munich, y después quiere seguir jugando en Europa. No tiene sentido que vivamos viajando para estar juntos. Por eso me vuelvo a Alemania. Dejo todo por mi familia, que es lo más importante que tengo”, dice, sin sombra de arrepentimiento, mientras toma un café con leche.

–Fue una decisión como las que tomaban las mujeres de antaño: seguir siempre al marido. ¿No hay recapitulación y vuelta atrás?
–No. Estoy muy segura de lo que hice. Antes de firmar el contrato con Ideas del Sur, hablamos con Martín y llegamos a un acuerdo: yo volvía a Buenos Aires por dos meses. Pero se estiraron a cinco, y me di cuenta de que las relaciones a distancia son muy difíciles. Mi hijo necesita a su padre, ¡y yo a mi pareja!

–¿Martín también te consulta sobre su carrera, o decide y punto?
–Sí, me consulta. Cuando estuvo por cambiar de club me preguntó mi opinión. Es un ida y vuelta. Pero esta vez la separación se hizo muy larga. El tiempo corre muy rápido y a los hijos hay que criarlos entre dos.

–¿Cómo hablabas con Martín durante esos cinco meses?
–¡¡¡Muchísimo teléfono!!! Y como ahora todos tienen cámara, él nos mandaba un mensaje preguntando qué estábamos haciendo, y nosotros nos sacábamos una foto y se la trasmitíamos. Pero es imposible vivir así... Por eso, además de jugar contra España, nos vino a buscar. ¡Nos lleva sí o sí!

–¿Qué piensan tu familia y tus amigos?
–Todos me apoyaron. ¿Saben cuánto luché para tener esta relación y fortalecerla...? No hubo ni un voto en contra.

–¿Tinelli lo comprendió?
–Sí. Al principio se sorprendió, porque se lo dije en cámara y en vivo. Pero no hubo problema.

–¿La buena marcha de tu carrera te hizo dudar?
–Un poco sí... Porque me costó mucho unir a mi familia, pero también llegar a este nivel en mi carrera. Nunca la sostuve con escándalos, como otras chicas, y me duele dejar todo. Pero vale la pena.

–La gente cree que la vida de las botineras es muy fácil. ¿Sos la excepción?
–Mirá, estar al lado de un jugador de fútbol no es fácil. Hay momentos muy lindos y otros muy duros. ¿Sabés lo que fue la vuelta de Sudáfrica? Martín estuvo muy mal durante mucho tiempo, y ahí estuvimos nosotros, su familia, para apoyarlo.

–¿Evangelina Anderson nos dice adiós para siempre?
–¡No! Voy a seguir con mis campañas de publicidad dos veces al año, y tengo ofertas para hacer teatro. Tal vez pueda hacer media temporada. Me verán, y los veré. Nada es para siempre.

–Luciana Salazar dijo que se iba de Bailando... porque estaba cansada de las peleas. ¿Vos no?
–Lo mío pasa por otro lado. Nunca tuve problemas. Todo depende de qué armas uses para trabajar. Insisto: escándalos y peleas, jamás, nunca.

–¿Es una decisión propia, o Martín influyó?
–El siempre me aconseja: “Alejate de todo lo que no sea tu carrera. Te sobra calidad. No necesitás promocionarte en los programas de chimentos”.

–Sin embargo, mientras se disputaba el Mundial de Sudáfrica, se dijo que estaban separados.
–Sí, me acuerdo. Ya me había pasado algo parecido cuando estaba embarazada. Entonces, me llamó mi abuelo y me dijo que acá corría el rumor de que estaba internada y a punto de perder el bebé. Pero no me sorprenden los comentarios malintencionados: antes del Mundial, cuando decidí volver al país, Martín me dijo: “Tenés que estar preparada para cualquier cosa”.

–Tu suegro, Juan Carlos, dijo por esos días: “Ella no entiende que éste es su trabajo, y lo llama cada cinco minutos”. Entonces te calificó de “picasesos”. Cayó muy mal...
–En realidad, se armó un escándalo por nada. Mi suegro, como buen cordobés, lo dijo en tono de broma, pero nadie lo entendió así. ¿No es cierto? (la pregunta es para Georgina, su cuñada, que asiente con una sonrisa).

–¿Por qué se habla tanto de ustedes?
–Porque en este ambiente siempre tienen algo que decir: ¡viven de eso! Pero estamos juntos y felices. Que digan lo que quieran: a las palabras se las lleva el viento.

Aunque regresa a Munich, jura que dos veces por año volverá al país para actuar en campañas publicitarias y “tal vez trabajar en teatro, porque tengo varias propuestas”, promete Evangelina.

Aunque regresa a Munich, jura que dos veces por año volverá al país para actuar en campañas publicitarias y “tal vez trabajar en teatro, porque tengo varias propuestas”, promete Evangelina.

Miércoles 8: Evangelina, su hijo Martín Bastián y Martín Demichelis en Ezeiza, listos para abordar su vuelo con destino a Europa.

Miércoles 8: Evangelina, su hijo Martín Bastián y Martín Demichelis en Ezeiza, listos para abordar su vuelo con destino a Europa.

Última imagen de Evangelina y Facundo en Bailando... Al terminar el programa, le informó a Tinelli que renunciaba.

Última imagen de Evangelina y Facundo en Bailando... Al terminar el programa, le informó a Tinelli que renunciaba.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig