“Me siento más segura, relajada y atractiva que cuando hice la primera parte” – GENTE Online
 

“Me siento más segura, relajada y atractiva que cuando hice la primera parte”

Actualidad
Actualidad

La gente va a estar sentada ahí sólo para pensar: ‘No me importa lo que dice. No me importa lo que está diciendo. Sólo quiero comprobar si se va a desnudar. ¿Se va a desnudar en esta película? ¿Se va a desnudar? ¿Desnuda? ¿Desnuda? ¿En cueros? ¿Le podré ver las tetas? Entonces, dejémoslo que lo consigan… ¡Sí! Prepárense, porque van a ver varios desnudos y van a ver bastante sexo”, arremete Sharon Stone. Y, como buena artesana de la provocación, aguarda reacciones.

Primera reacción (al lector, para que conteste tocándose el corazón): ¿Miente o adivina la rubia de 1,71, la ex Miss Pennsylvania nacida el 10 de marzo de 1958? ¿No tiene ganas usted de resucitar aquellas placenteras sensaciones que le generó allá por los inicios de los 90?
Segunda reacción (a la lectora, para que también conteste tocándose el corazón): ¿Miente o adivina la ingobernable bomba nacida en Meadville? ¿No tiene ganas usted de saber cómo poder quitarse la ropa en público, y de forma airosa, casi con medio siglo de vida encima?
Tercera reacción (al lector y a la lectora, para que contesten a partir del día del estreno): ¿Qué irán a buscar exacta y puntualmente a la sala?
...............................................................................................................
Volvió Sharon Vonne Stone, señalábamos, y volvió para calentar motores. “¡Prohibido entrar tarde al cine! Los cuatro minutos iniciales son super hot”, embiste. “El primer trailer terminó descartado por los avances tan sexualmente explícitos”, avanza. “Debí interceder para que volvieran a incluir algunas escenas. En especial, las de prolongados desnudos delanteros totales que habían sido cortadas”, revela. “‘¿Para eso me esforcé tanto?’, les reproché a los responsables, y les pedí que fueran un poco atrevidos y locos”, advierte. “Ni les cuento del trío, la parte de bisexualidad… Me divertí mucho en el rodaje”, añade.

Y antes de que siga alimentando su periodísticamente bienvenida verborragia, nos apresuramos a informar que la tres veces separada, la dos veces madre y la única y perpetua Stone habla de Bajos instintos 2, adictos al riesgo (ardiente secuela de aquella Bajos instintos que la elevara hasta el cielo de Hollywood), cuyo estreno en la Argentina se prevé para el 30 de marzo y cuyo argumento… ¿Resultará relevante el argumento después de las frases lanzadas por su intérprete?

Lógico, obvio, claro”, mete marcha atrás. “Mi Sra. Tramell, un personaje complejo y contencioso, una vampiresa fría, retorna entre asesinatos, seducciones y poca ropa”, pronostica Sharon. Recreemos el nuevo guión en ocho líneas: un exitoso psiquiatra llamado Michael Glass (David Morrissey) es convocado por el detective inspector Roy Washburn (David Thewlis) para que le dé el diagnóstico de alguien conectado con la misteriosa muerte de cierta famosa estrella deportiva. El alguien en cuestión responde al nombre de Catherine Tramell (Sharon Stone), una novelista estadounidense autora de best-sellers policiales que relata imaginarios delitos luego consumados en la realidad.

El magnetismo entre ambos desdibuja los límites de Glass, que se siente intrigado por Catherine, tanto mental como físicamente. A medida que quienes los rodean van siendo asesinados, se plantea una mortal batalla de ingenio. Pronto realizarán una elección que cambiará para siempre sus existencias. Y disculpen el abrupto cierre: ¿qué historia les recuerda?

–¿Cómo se hace para revivir a Catherine Tramell sin recordar que en su alma, su mente y su cuerpo pasaron 14 años?
Bajos instintos se estrenó en 1992. Eso significa que llegué a 103 años en el calendario de actores, ya que cada año nuestro equivale a varios del resto de los mortales... Aunque, en serio, si sumás 48, tal mi caso, ganaste en aplomo y confianza. Es una etapa espléndida. Los hombres nos temen. De allí que estoy desesperada por conseguir tantos amantes jóvenes como me dé el cuero. Yo les comento que podría ser su madre. Sin embargo, ellos me consuelan con que no lo soy. ¡Y es emocionante!

–¿No se explayó en lo del físico?
–Reconozco que me siento más segura, relajada y atractiva que cuando hice la primera parte. Por algo Dior me contrató para publicitar su crema antienvejecimiento, por algo nunca pido dobles en los desnudos, por algo jamás me haría cirugías estéticas ni cambiaría mi cuerpo digitalmente. Lo fundamental…

–… Sí, se lo consultaremos: ¿habrá otro cruce de piernas en Bajos instintos 2?
–(Risas) Desde ya que lo evocaremos. Mejor compren la entrada.

–¿Este es su retiro vestida de Eva?
–De ninguna manera. Voy a continuar sacándome la ropa, y no sólo en mi dormitorio o bajo la ducha.

“<i>Debí interceder para que volvieran a incluir algunas escenas explícitas. En especial las de prolongados desnudos delanteros totales, que habían sido cortadas</i>”, cuenta quien cobró 15 de los 70 millones de dólares que costó la película. En la primera parte, que había recaudado 350 millones, se había llevado 750 mil.

Debí interceder para que volvieran a incluir algunas escenas explícitas. En especial las de prolongados desnudos delanteros totales, que habían sido cortadas”, cuenta quien cobró 15 de los 70 millones de dólares que costó la película. En la primera parte, que había recaudado 350 millones, se había llevado 750 mil.

“<i>¡Prohibido entrar tarde al cine! Los cuatro minutos iniciales de</i> Bajos instintos 2 <i>son</i> super hot… <i>El primer trailer terminó descartado por las salas por los avances tan sexualmente explícitos. Me divertí mucho en el rodaje</i>”

¡Prohibido entrar tarde al cine! Los cuatro minutos iniciales de Bajos instintos 2 son super hot… El primer trailer terminó descartado por las salas por los avances tan sexualmente explícitos. Me divertí mucho en el rodaje

“<i>Desde ya que en la nueva</i> Bajos instintos <i>habrá otro jueguito de piernas</i>”, anticipa Stone. Hoy, la cautivante dama (que hace ocho años comenzó las gestiones para la segunda parte de <i>Basic instinct</i>) superó el cuarto de siglo de profesión, los cuarenta largometrajes, y prepara cinco producciones.

Desde ya que en la nueva Bajos instintos habrá otro jueguito de piernas”, anticipa Stone. Hoy, la cautivante dama (que hace ocho años comenzó las gestiones para la segunda parte de Basic instinct) superó el cuarto de siglo de profesión, los cuarenta largometrajes, y prepara cinco producciones.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig