“Me hizo muy bien ver a mi familia, los extrañaba mucho” – GENTE Online
 

“Me hizo muy bien ver a mi familia, los extrañaba mucho”

Actualidad
Actualidad

Cuando Pekerman lo llamó para confirmarle que estaba entre los veintitrés convocados para el Mundial, el Apache se abrazó con Vanesa, su esposa, y su hija, Florencia, y enseguida llamó a casa de sus padres. “Papá, nos vamos todos para Alemania”, le dijo a Segundo, que a pesar de no ser su padre biológico es el hombre que lo adoptó cuando Carlitos era apenas un bebé y quien lo acompañó siempre a cada entrenamiento. “A mi viejo y a mi familia les debo todo. Porque ellos fueron los que siempre me bancaron y me apoyaron para que yo sea jugador de fútbol”, había dicho Carlos el día que debutó en la Primera de Boca, el 21 de octubre de 2001, en un partido ante Talleres de Córdoba. Y ahora decidió llevárselos con él al Mundial.

DESDE ABAJO. Es sabido que la infancia del delantero en el Nodo Uno del barrio Ejército de los Andes fue muy humilde. Su padre trabajaba como albañil haciendo changas y la plata no era precisamente lo que sobraba en el departamentito de Fuerte Apache. Sin embargo, Segundo y Graciela se las arreglaron para que Carlitos no faltara a ningún entrenamiento, primero en All Boys y más tarde en Boca. “Verlo a Carlos con la camiseta argentina y jugando un Mundial es un sueño para todos”, les contó Segundo a sus familiares antes de viajar a Alemania.

Los Tevez llegaron a Alemania el viernes 9, día en que comenzó el Mundial, y se instalaron en Hamburgo para ver el debut del equipo argentino contra Costa de Marfil. En total fueron once quienes hicieron las valijas: sus padres, Segundo y Graciela; sus cuatro hermanos, Diego –que para viajar atrasó la gira que su grupo, PiolaVago, tenía en Paraguay–, Miguel, Ricardo y Débora; su esposa, Vanesa, y su hija, Florencia; y su suegra y su cuñada. El día del partido, expectantes, se ubicaron en una de las plateas debajo del palco oficial. Y aunque sabían –el jugador ya se los había adelantado por teléfono– que Carlitos no iba a estar entre los once titulares, tenían la esperanza de que José Pekerman lo pusiera algunos minutos hacia el final del partido. Pero se quedaron con las ganas.

CARLITOS PAPA. Me va a hacer muy bien tenerlos cerca. Extrañaba mucho a mi hija y a Vane; ellas son mi contención”, dijo el delantero.

Y eso se notó cuando el lunes 12 todos los Tevez aparecieron en la práctica de la mañana en las canchas ubicadas frente al hotel en Herzogenaurach, el pueblo más argentino de Alemania. Todos se ubicaron en una de las plateas del costado y vieron el entrenamiento mientras tomaban unos mates. El entusiasmo de la familia por volver a estar cerca de Carlos era tan grande que varias veces los hermanos se movieron de lugar para tenerlo más cerca. En un momento, Débora lo llamó a Gabriel Heinze –para ella, el más lindo del plantel– y se sacó una foto junto a él. Y cuando Pekerman anunció el fin del entrenamiento –a esa altura la temperatura llegaba los 33 grados–, Vanesa le alcanzó a Florencia y Carlitos jugó con su hija en el medio de la cancha. La nenita, que está aprendiendo a caminar, dio algunos pasos sobre el pasto del campo de juego y se dedicó a mimarlo.
Como a la tarde el cuerpo técnico de la Selección les dio el día libre, todos los Tevez se fueron hasta una casa que alquilaron en las afueras de Nuremberg para disfrutar de un almuerzo en familia. Después salieron a recorrer la parte histórica de la ciudad y compraron recuerdos para llevar a sus amigos de Buenos Aires. Sobre todo Diego, que en pocos días debe regresar para encarar la gira con PiolaVago. Claro que si la Argentina pasa a cuartos de final volverá para estar con su hermano.

A Carlos se lo vio feliz y distendido. La llegada de su familia le sirvió para sacarse un poco el fastidio y la ansiedad que tiene por debutar en un Mundial. “Me hizo muy bien ver a mi familia, los extrañaba mucho. Sólo me falta jugar unos minutos para que la felicidad sea completa. Físicamente estoy perfecto. Espero que en el próximo partido pueda demostrar todo lo que le puedo dar al equipo”, les dijo Carlitos a sus compañeros.

Luego de una práctica, Carlitos lleva a pasear de la mano a su hija, Florencia (1), por las canchas ubicadas frente al hotel HerzogsPark.

Luego de una práctica, Carlitos lleva a pasear de la mano a su hija, Florencia (1), por las canchas ubicadas frente al hotel HerzogsPark.

Vanesa, su mujer, fue a ver al Apache en una de las prácticas de la Selección.

Vanesa, su mujer, fue a ver al Apache en una de las prácticas de la Selección.

El delantero dejó la pelota para jugar y mimar a su hijita.

El delantero dejó la pelota para jugar y mimar a su hijita.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig