“Me gusta vivir sin quedarme con dudas” – GENTE Online
 

“Me gusta vivir sin quedarme con dudas”

Actualidad
Actualidad

Amediados del año pasado entró en la escena mediática en medio de rumores de romance con Karina Jelinek (32), quien por ese entonces se encontraba recientemente distanciada de Leonardo Fariña, tras la denuncia de Lanata en Periodismo para todos. Los rumores se intensificaron con la separación de la modelo, luego de las probadas infidelidades del "valijero". Y cada vez con más fuerza empezamos a escuchar el nombre de Paz Cornú (32). Aunque la diseñadora de modas prefiere adjudicar la fama a otras razones: "Más allá de que Kari es muy generosa y siempre me nombra, la promoción y la publicidad es algo que me venía pasando", asegura la también cordobesa, que pasa sus días de verano hospedada en la casa de Jelinek en Punta del Este.

–Pero tu estallido mediático fue como "la novia de Karina".
–Yo creo que es la consecuencia de mucho trabajo y que me iba a pasar por ser diseñadora, "amiga de" o lo que sea. Porque no solo me elige Kari, sino que me eligen un montón de modelos. Tampoco me sirve que me digan "la amiga de", porque tengo una trayectoria. Ella me nombra y eso me ayuda, pero no fue determinante.

–¿En qué te cambio conocerla?
–Somos amigas desde hace ocho años. El cambio es que hoy tengo una compañera de vida copada. A Kari la siento como a una hermana, la pasamos tan bien juntas que el día que elija a un hombre tiene que ser porque me cierra al cien por ciento.

–¡Seguís alimentando la teoría de que son amantes!
–Ja, ja, ja. Hay un morbo que fantasea y nosotras alimentamos ese ratoneo, jugamos y nos divertimos. Pero somos amigas, no me importa lo que piensen los demás.

–Piensan también que te copiás de Karina.
–Creo que tiene que ver con que tenemos muchas cosas en común –desde el estilo de vida, los gustos por la ropa, la estructura del cuerpo parecida–. Además, cuando compartís tanto con una persona te terminás mimetizando. Si Kari es modelo y es una diosa posando, ¡obviamente voy a aplicar sus consejos! De la misma manera, yo le aporto en otros aspectos, como cuando le enseño yoga. Hoy se habla del dúo sexy, pero cuando se deje de hablar vamos a seguir siendo amigas, como lo fuimos durante el tiempo en el que no se dijo nada.

QUIEN ES PAZ. Nació en Córdoba hace 32 años y es la mayor de cinco hermanos de una familia acomodada, con campos en Villa Allende. A los ocho años comenzó la carrera de bailarina en el ballet oficial del San Martín. "Es como el teatro Colón de allá –aclara–. De 300 chicos que se postularon, entramos sólo diez". Aunque abandonó en el último año: "Lo veía poco rentable y muy sacrificado". Comenzó a estudiar Administración de Empresas en la Universidad Nacional de Córdoba y, en paralelo, diseño de moda con Roberto Piazza. "Siempre estudié muchas cosas a la vez. Después seguí con el instructorado de yoga y respiración". Luego se mudó a Buenos Aires, donde apostó a crecer como diseñadora. "Aunque tenía todo servido con la empresa familiar, quise hacer mi propio camino. Me fui a la Capital sin mucho apoyo, porque querían que me quede. Con mil pesos me alquilé mi primer departamentito y empecé mi negocio. Comencé a dedicarme a la venta del producto terminado. Hacía todo: fabricaba, vendía, desfilaba. Abrí mi marca y hoy tengo propuestas de inversionistas, es el momento justo para despegar".

–¿Cómo vivió tu familia tu explosión mediática de "amiga hot de Jelinek"?
–¡Mal! Mi mamá y mis amigos de siempre me suelen preguntar: "¿Te parece que hace falta todo eso?". Pero creo que la vida es un juego, y me gusta vivirla sin quedarme con la duda... La familia te tiene que aceptar. Me siento como un indio de alma, no me dejo llevar por la mirada ajena, prefiero guiarme por mis sentimientos.

–¿Es verdad que te separaste de tu novio antes de las vacaciones?
–Sí, porque a Punta o venís a full, o mejor estar sola. Además, estoy en una búsqueda interna, y necesitaba pensar.

–¿Cuántos hombres te pidieron un trío con Karina?
–Ja, ja, ja. ¡No me pasó nunca! ¿Lo podés creer? Me parece que somos tan avasallantes que asustamos. Sin embargo, a veces cuando me encaran pienso: ¿me querrá a mí o querrá a las dos?

–¿Y compartís?
–Por ahora, lo admito, me gusta más la pareja tradicional, pero si sintiera otra cosa el día de mañana… ¡seré fiel a mis sentimientos!

–¿Estás, como tu amiga Karina, para el touch and go?
–No, no. A mí me gusta el touch and stay. Ojalá pudiera hacer como ella, pero no me sale.

–¿Te pesa el reloj biológico?
–La mayoría de mis amigas están casadas y con hijos, pero yo aún no lo siento. No me pesa, ¡aunque a mi mamá sí! Pese a que ya tiene nietos, está obsesionada conmigo, que soy la más grande y la más rebelde. Igual, confío que la vida te da en abundancia lo que debe ser, y estoy muy agradecida de lo que tengo.

–Desfilaste para GENTE en Punta, ¿te gustaría dedicarte al modelaje?
–En su momento Pancho Dotto me llamó, pero no tengo paciencia para hacer algo sólo con mi cuerpo. Necesitaba usar mi creatividad y abarcar más.

–¿Y al espectáculo?
–Sí, aunque no desde lo conocido. Veo el mundo del espectáculo muy vacío, y me gustaría dar cursos de meditación, respiración y yoga para que las modelos y celebrities encuentren un cable a tierra. Para mí es un trabajo diario encontrar la plenitud en mí misma, y creo que es mi misión para ayudar a los demás. Aunque no se dedica al modelaje, la diseñadora ostenta unos perfectísimos 90-62 92, armónicamente distribuidos en 1,68 de altura.

Aunque no se dedica al modelaje, la diseñadora ostenta unos perfectísimos 90-62 92, armónicamente distribuidos en 1,68 de altura.

“No me sirve que me digan ‘la amiga de’ porque tengo una trayectoria. Karina me nombra y eso me ayuda, pero no fue determinante”

“No me sirve que me digan ‘la amiga de’ porque tengo una trayectoria. Karina me nombra y eso me ayuda, pero no fue determinante”

Se conocieron hace ocho años, cuando Jelinek le alabó un vestido de su autoría en un restaurante. Desde entonces se hicieron íntimas. “Hoy se habla del dúo sexy, pero cuando se deje de hablar vamos a seguir siendo amigas, como lo fuimos durante el tiempo en el que no se dijo nada”, asegura Paz.

Se conocieron hace ocho años, cuando Jelinek le alabó un vestido de su autoría en un restaurante. Desde entonces se hicieron íntimas. “Hoy se habla del dúo sexy, pero cuando se deje de hablar vamos a seguir siendo amigas, como lo fuimos durante el tiempo en el que no se dijo nada”, asegura Paz.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig