“Me gusta estar sola: soy más fuerte de lo que pensaba” – GENTE Online
 

“Me gusta estar sola: soy más fuerte de lo que pensaba”

Actualidad
Actualidad

Cuando te separás te cambian muchas cosas de la vida. No puedo decir que todo es igual. Pero estoy saliendo adelante... y estoy muy bien”, confiesa esta rubia de belleza exquisita, al tiempo que dispara una frase que suena a bandera: “¿La verdad? Me di cuenta de que soy muy fuerte, que la paso bien conmigo misma, en soledad. Este tiempo me permite ocuparme mucho de mí, y eso está buenísimo”.

Hace un mes que está sola, “en soledad”, como ella define. Pero si el adiós la golpeó fuerte, el proceso va por dentro. Se la ve serena, linda, sensual. “Con ganas de no detenerme, de seguir creciendo, de aceptar nuevos desafíos”, sintetiza. Y no miente: acaba de aceptar un nuevo desafío actoral, sumándose a la segunda temporada de Todos contra Juan, un unitario que ya adquiere título de culto, y donde se la podrá ver a partir del octavo capítulo, los jueves a las 23.30, por Telefe, la misma emisora donde su famoso ex (Nicolás Cabré, 30) domina el prime time al frente de Botineras. Pero aquí nos toca hablar de ella. Y a eso vamos.

–Entonces, decías... ¿Te cambió mucho la rutina sin Nicolás Cabré?
–Sí, hay muchas cosas que se transforman. Pero trato de adaptarme y disfrutar. No quiero que todo sea un bajón. Soy de ver lo positivo en todo. Ya te dije: ¡soy muy fuerte! A veces no me doy cuenta de lo fuerte que soy. Pero cuando llega el momento me sorprendo a mí misma con una fortaleza, que me sale de adentro, que desconocía.

–Llorás más la previa que el después de la ruptura...
–Claro. Salgo adelante enseguida, desde la buena energía.

–¿Nada de atormentarte escuchando temas románticos, viendo fotos y cartas viejas?
–Eso jamás. El duelo está, pero no hago nada para que sea peor. Acepto las situaciones y salgo. Tampoco me gusta hacer de cuenta que no pasó nada, no reniego... El resto prefiero reservarlo para mi intimidad. Estoy intentando focalizarme sólo en mí, en las cosas que quiero hacer, en lo que me pasa. Y fundamentalmente en mi carrera, mi familia, los amigos...

–Hablando de amigos, ¿estabas en deuda con ellos?
–Sí, ¡pero más con mi familia! Soy bastante colgada. Estoy tratando de prestarles atención a los afectos que quedaron medio relegados, en parte por ser tan independiente. Mi mamá está en Lugano, mi viejo en Ezeiza... y recién ahora estoy yendo a verlos más seguido, tomando más la autopista Ricchieri...

–¿Después de dos años en pareja costó contarles la noticia de la separación?
–Las cosas no son tan ordenadas ni abruptas. Todo es de a poco. Aunque no me vean mucho, yo hablaba con ellos por teléfono, sabían cómo estaba... No se sorprendieron.

–¿Cómo estás anímicamente?
–Tranquila. Es una etapa de paz individual.

–¿Es definitivo?
–No quiero hablar del tema. Estoy sola, pensando en mi vida, en cosas que me hagan feliz. Tratar de estar bien, de eso se trata. Y punto. Hay cosas que prefiero no planteármelas en este momento.

–¿Seguís enamorada de Cabré?
–(Piensa un instante y se afirma sobre su asiento) Hoy estoy enamorada de mi profesión.

–Pregunta indiscreta: ¿cuántos caballeros marcaron tu celular desde que contaste que estás solita?
–Nadie.

–Vamos, Soledad...
–¡Te juro que es así! Es un momento de tranquilidad total. No apareció nadie con segundas intenciones. Tengo ganas de estar sola un tiempo.

–Las parejas que te conocimos (Pablo Granados y Nicolás Cabré) parecen muy distintas entre sí. ¿Hay un tipo de hombre que te atrae?
–A mí me gusta el hombre inteligente, bueno, que tenga humor y que pueda admirar. Eso me llama la atención. El resto depende del momento. Y nunca doy el primer paso... A lo sumo lo doy a entender.

–En algún momento te confesaste muy “Susanita”. ¿Estás desencantada con el amor?
–No. A mí me gusta creer en el amor. Disfruto de los momentos románticos, de lo que viví. Porque cuando dije o sentí algo, fui sincera e intensa. No me decepciono ni me arrepiento de nada.

–Hagamos un poco de diván: hablemos sólo de vos.
–Dale, me encantó.

–¿Qué cosa creés que la gente piensa sobre vos y que no es verdad?
–¡Uy, qué difícil! Me parece que muchos creen que soy súper segura, y la verdad es todo lo contrario. Soy muy insegura: creo que es lo que más tengo que trabajar de mí misma. Dudo mucho de las cosas. Pero como soy muy impulsiva, no se nota.

–A la inversa: ¿qué cosa desconocemos de vos que te gustaría confesar?
–Que soy súper relajada. Que más allá de lo que sea este medio y la profesión, soy sencilla, tranqui, y mis amigos son los de siempre, los de toda la vida.

–¿Pensás que el 2010 puede ser un año bisagra para vos?
–Siempre me gustaron los desafíos. En lo profesional, con Todos contra Juan, me gusta que me vean en diferentes facetas, me divierte. Hace un tiempo me volqué al teatro: hice un infantil que me llevó mucha preparación física, incluso acrobacia. Disfruto eso. ¿Qué me deparará el 2010? No sé... Pero soy de los que creen que el mejor año es el que se está viviendo.

–Por último: dijiste que tenés ganas de estar sola. ¿Eso excluye el touch and go?
–Absolutamente. Jamás incursioné en el touch and go (se sonroja). Y olvidate de que me pase ahora.

–Ni pregunto, entonces, si tendrías sexo en la primera cita.
–¡Nunca, por favor! Y creo que no se atreverían a proponérmelo.

–¿Sos una chica difícil de conquistar?
–Puede ser, y ahora estoy poco receptiva. No tengo ganas de estar en pareja, y eso hace que no se acerque nadie a mí. La estoy pasando muy bien así.

–¿Tuviste muchas parejas fuera de las que conocimos?
–No tantas...

–¿Menos de cinco?
–Quizá... Ja ja ja. Pero fui de relaciones largas, eso sí. Y no soy nada light en mi vida. Cuando me enamoro, voy a fondo. ¿Se me nota?. “No me siento una bomba sexual, y me río de los prejuicios. Me llevo bien con mi cuerpo. Eso sí: nunca haría un desnudo completo”, afirma la actriz.

“No me siento una bomba sexual, y me río de los prejuicios. Me llevo bien con mi cuerpo. Eso sí: nunca haría un desnudo completo”, afirma la actriz.

“Estoy tranquila. Es una etapa de paz individual, pasándola bien. Hoy estoy enamorada de mi profesión”.

“Estoy tranquila. Es una etapa de paz individual, pasándola bien. Hoy estoy enamorada de mi profesión”.

“No vivo un desencanto en el amor. Cuando dije o sentí algo, fui sincera e intensa. No me decepciono ni me arrepiento de nada”.

“No vivo un desencanto en el amor. Cuando dije o sentí algo, fui sincera e intensa. No me decepciono ni me arrepiento de nada”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig