“Me faltan seis materias para que me digan licenciada…en Administración” – GENTE Online
 

“Me faltan seis materias para que me digan licenciada...en Administración”

Actualidad
Actualidad

Madrugada del viernes. Los apuntes descansan en la mesa de la cocina mientras ella prepara otro mate para matar el sueño. Hace pocas horas posaba para una campaña publicitaria. Y la situación era diferente. Estaba rodeada por un fotógrafo, maquilladoras, peinadores y productores. Pero a ella le gusta que su vida sea un mix de moda y números.

Así, Lucila González (21, modelo de Multitalent) dice que rompe con la monotonía.

Cuando terminó el secundario en el Carlos Pellegrini (con un promedio de 8,68) se anotó en Administración de Empresas en la UBA. “Es una carrera muy abarcadora, que me permite desarrollarme en diferentes ámbitos. Mi familia me cuenta que cuando era chica yo siempre hablaba de números, porcentajes…”, confiesa entre risas Lucila, a quien le faltan tan sólo seis materias –Régimen Tributario, Planeamiento a Largo Plazo, Dirección General, Seminario y dos optativas– para el tan preciado título.

–Hacé una auditoría de tu carrera como modelo…
–Las cosas no se podrían haber dado mejor. Hace un año y medio entré en la agencia y mi carrera tuvo un crecimiento increíble. Poco a poco me consolido en el mercado. En lo personal es el momento más feliz de mi vida. Estoy muy entusiasmada con la facu y cada día más enamorada de mi novio. Llevamos un año y cuatro meses de relación.

–Cuando la suma del debe es mayor que la del haber…
–...El saldo es deudor; y en mi vida también: me quedan muchas cosas por hacer. Soy muy ambiciosa y no me conformo tan fácilmente. Lo que quiero, lo consigo. En mi familia me educaron en la cultura del esfuerzo, así que para mí es natural pensar que siempre quedan cosas por hacer.

–¿Tenés un poco de raíz cuadrada?
–¿Algo de tonta? A veces me sale el personaje, porque me divierte. Pero creo no tener ni un pelo de tonta.

–¿En el modelaje se puede sacar provecho de eso? ¿O es contraproducente?
–Ser tonta no es un impedimento para crecer como modelo. Es más, hay muchos ejemplos. Las chicas que viven metidas sólo en el ambiente, y que están las 24 horas pensando como modelos, se vuelven tontas.

–¿Qué significa pensar como modelo?
–Es creerte la más linda del mundo cuando estás haciendo una foto o un desfile. Pero, una vez que el flash se apaga o te bajás de la pasarela, hay que ser una misma, bajar los humos y dejar de lado el personaje. Si no, caés en la mediocridad.

–Sos modelo, te falta poco para recibirte... ¿Estás saldada?
–No, falta mucho. Ser ambicioso no es algo negativo, y yo lo soy. Me siento muy afortunada por las cosas que me pasan, pero mi sueño es hacer televisión. Me encantaría ser conductora y regentear mi propio business, una empresa.

–Regla de tres simple: “Si estás de novia y todo va viento en popa. ¿Cuánto falta para pasar por el altar?”.
–Hablando en serio, no lo sé. Todavía tengo tiempo y no hay apuro, porque soy chica. Quiero vivir las etapas de a poco. Además, estar de novia me encanta.

–¿Tenés alma de Susanita?
–¡Sí, obvio! ¿Qué mujer no? Me quiero casar, tener hijos, todo. Pero no me imagino con el delantal de cocina y el palo de amasar. No me gustan esas mujeres que les reprochan a sus hijos las cosas que ellas no pudieron hacer. Mi intuición me dice que voy a ser la mejor madre del mundo.

–Para vos, ¿qué cosas potencian el amor por tu pareja?
–Divertirme, compartir momentos, esas charlas larguísimas, viajar, tener proyectos, recibir afecto y contención, y escuchar lo mucho que me quiere.

–¿Y qué cosas restan?
–El aburrimiento, la monotonía, la pelea absurda, la competencia, los celos, el orgullo, la agresión.

–¿Mantener un espacio propio es bueno para la pareja?
–Sí. No entiendo por qué ni quién determinó que la gente casada deba compartir dormitorio. Cada uno debería tener su espacio, y cuando quieran visitarse, hacerlo, aunque sea en la mitad de la noche. Me parece más divertido y más hot.

“<i>En mi familia me educaron en la cultura del esfuerzo, así que para mí es natural pensar que siempre quedan cosas por hacer</i>”, dice Lucila.

En mi familia me educaron en la cultura del esfuerzo, así que para mí es natural pensar que siempre quedan cosas por hacer”, dice Lucila.

“<i>Una vez que el flash se apaga o te bajás de la pasarela, hay que ser una misma, bajar los humos y dejar de lado el personaje. Si no, caés en la mediocridad de creerte la mejor</i>”.

Una vez que el flash se apaga o te bajás de la pasarela, hay que ser una misma, bajar los humos y dejar de lado el personaje. Si no, caés en la mediocridad de creerte la mejor”.

  

<li>Cursa tres veces por semana en la Facultad de Ciencias  Económicas de la   Universidad de Buenos Aires. </li>
<li>Aprobó 25  materias de las 31 que tiene la carrera.    </li>
<li>Hace un  año y cuatro meses que está de novia. </li>
<li>Desde  hace tres meses vive sola en Belgrano.</li>
<li>s la  mayor de tres hermanas –las otras, Mariana y Maite–. </li>
<li>Hace un  año y medio que es integrante de la agencia Multitalent.</li>
<p>

  • Cursa tres veces por semana en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.
  • Aprobó 25 materias de las 31 que tiene la carrera.
  • Hace un año y cuatro meses que está de novia.
  • Desde hace tres meses vive sola en Belgrano.
  • s la mayor de tres hermanas –las otras, Mariana y Maite–.
  • Hace un año y medio que es integrante de la agencia Multitalent.
  • Comentarios

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig