“Me falta casarme por Iglesia vestida de rojo” – GENTE Online
 

“Me falta casarme por Iglesia vestida de rojo”

Actualidad
Actualidad

Cuando su marido, Claudio Caniggia (45), jugaba para el Benfica de Portugal en 1994, ella alquiló en 45 mil dólares mensuales una de las mansiones más chic del país. Entonces le preguntaron: "¿Qué significa para usted vivir en un castillo como éste?". Y contestó sin vueltas: "Es algo normal. Yo me crié en una casa similar, pero más chica". Y es verdad: la casona estilo inglés de la calle Corrientes, en Olivos, donde vivió de pequeña, sigue luciendo su riguroso blanco inmaculado. A tan sólo una cuadra de allí está el colegio Santo Tomás, donde se recibió de perito mercantil. Promediaban los 80' y Mariana Nannis (hoy 46), rubia y exquisita, era dueña de uno de los cuerpos más fotografiados de Punta del Este. Quiso estudiar Bellas Artes, pero fue nada más que un deseo, quizás un sueño de adolescente. Era la gran mimada de su abuelo y de su padre, Carlos, que le daban todos los gustos. Hasta que conoció a Claudio Paul Caniggia (45), se enamoró, se casó por Civil y tuvo tres hijos: Kevin Axel y los mellizos (hoy 19) Alexander y Charlotte Chantal (19).

¡Y vaya si su vida cambió...! Hoy tiene un piso en Miami, pero reside en una mansión en Marbella, España. ¿Cómo no recordar su clásica pregunta "¿vos pensás que un hombre que está acostumbrado a degustar caviar puede probar mortadela?". Aludía a supuestos affaires que mantenía Claudio Paul, su esposo, que ella se encargaba de negar: "Por ahí probó mortadela, se atragantó, y ahora dice: 'Quiero mi caviar'". Sus frases se fueron repitiendo, siempre apuntando a un mundo glamoroso: "Amo el lujo; me encanta vivir en él. Lo traigo desde que soy niña, nací con eso, me lo enseñaron. Mi casa estaba decorada con pinturas holandesas. No soy una nueva rica".

Desde hace diez días está en Buenos Aires, después de catorce años de ausencia. El motivo que la devolvió al país está en la tele. Su hija Charlotte participa del Bailando por un sueño. Ya debutó y generó polémicas con el jurado. "Algunos me dan para que tenga, guarde y archive". Ambas se alojan en el hotel Four Seasons, donde tienen dos suites y una habitación común a su disposición. El comentario general es que tratan muy bien a los empleados, y que Mariana es muy estricta con su alimentación: almuerza ensalada, no come carnes, no bebe alcohol y luce de muy buen humor. El viernes fueron con un grupo de íntimos al teatro Nacional, a ver a Antonio Gasalla. Y el domingo presenciaron un show de tango en Esquina Carlos Gardel, en el Abasto. Se mueven siempre junto a un viejo conocido, Daniel Díaz León, que oficia de guardaespaldas, como en Europa cuando Charlotte tenía cuatro años.

GENTE intentó entrevistarla, pero ella argumentó falta de tiempo, de adaptación, cansancio... Por eso se le hizo llegar un cuestionario, donde entre otras cosas se le preguntaba: cuántas tarjetas de crédito tiene, límite de gastos de cada una, estudios realizados, cómo es la mansión donde vive en Marbella, cirugías o tratamientos estéticos que se haya practicado, marcas preferidas a nivel mundial, si es religiosa o cree en algo sobrenatural, si alguna vez tuvo amantes... A lo que respondió: "Si contesto todo, van a poder escribir un libro y ganar miles de dólares". Entonces le indicó a su amigo argentino y asesor personal Joan Green que le hiciera otras a las a las que iba a responder como un juego. Aquí el resultado:

–¿Quién es Mariana Nannis?
–Una persona solidaria.

–¿Tendrías sexo por dinero?
–No, si no sería una p...

–¿Te llevás mejor con los hombres o con las mujeres?
–Con los gays.

–¿Dónde vivirías una noche de amor?
–En un pastizal o en la Provence, entre lavandas.

–¿Y una aventura?
–En un granero.

–¿Qué tiene que tener un hombre para seducirte?
–Debe ser distinguido y caballeroso... Señor se nace, no se hace.

–¿Qué dejarías por amor?
–Ya lo dejé todo.

–¿Cómo te gustaría ser recordada?
–Como la que fui: una mujer auténtica.

–¿Tu mayor virtud?
–Ser buena madre (creo que lo soy) y amar a los animales.

–¿Lo que más valorás de las personas?
–La lealtad.

Leé la nota completa en la revista Gente de esta semana. Es una de las lenguas más mordaces e indomables de la farándula: “No soy snob, sí caprichosa”. Dice que es una excelente madre y que por eso decidió acompañar a su hija en su debut televisivo en ShowMatch, “para defenderla si la atacan”.

Es una de las lenguas más mordaces e indomables de la farándula: “No soy snob, sí caprichosa”. Dice que es una excelente madre y que por eso decidió acompañar a su hija en su debut televisivo en ShowMatch, “para defenderla si la atacan”.

Ambas tienen más cosas en común de lo que parece: adoran más la noche que el día, y se consideran fashionistas porque les gusta vestirse con las grandes marcas.

Ambas tienen más cosas en común de lo que parece: adoran más la noche que el día, y se consideran fashionistas porque les gusta vestirse con las grandes marcas.

Mariana y Claudio Caniggia en el ’92, cuando él jugaba en Roma y se iban de vacaciones al Caribe.

Mariana y Claudio Caniggia en el ’92, cuando él jugaba en Roma y se iban de vacaciones al Caribe.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig