«Me encanta coquetear antes de sacarme la ropa» – GENTE Online
 

"Me encanta coquetear antes de sacarme la ropa"

Actualidad
Actualidad

- Está segura de que usted nació en Santiago del Estero?
-¿Cómo si estoy segura? Sí, por supuesto, claro. ¿Por qué lo preguntás?

-Porque se la ve demasiado rápida para ser santiagueña.
-En realidad no somos lentos, somos algo vagos. Pero eso nos da una gran ventaja sobre el resto de los argentinos.

-¿…?
-…Que tenemos dos oportunidades al día para hacer el amor: una, por la noche, y la otra en la hora de la siesta.
(Risas).

Pamela David nunca fue lenta. Y, con 25 años, ya demostró algunas de sus osadías. En el 2000, saltó del anonimato cuando se dejó filmar las 24 horas del día para el reality show El Bar. Después, se animó a modelar e integró el staff de la agencia de Ricardo Piñeiro. El último verano, hizo de vedette y sorprendió a la platea cuando pisó las tablas del teatro Tronador de Mar del Plata, en lolas. Incluso, aclara ella, la idea de mostrarse sin corpiño en el escenario de Coronados de risa vivamos fue toda suya. Ahora, a principios de mayo nomás, volverá a enseñarnos su desenfado. El jueves 6, debutará con su propio programa erótico en la pantalla de Playboy Tv. En Pamela.sex (así se llamará el ciclo) confesará sus sueños a los espectadores y concretará sus fantasías de la noche con el hombre elegido. "No será un programa porno, pero sí muy erótico", aclara la morocha. Además, a mediados de mayo volverá a las tablas del Lola Membrives con Diferente, otro teatro de revistas producido por Gerardo Sofovich.

-¿Y usted qué es: impúdica o sensual?
-Me gusta más lo sensual que lo obsceno. La mayoría de las mujeres preferimos insinuar, más que mostrar; imaginar, más que ver… ¿O no? Por algo, la previa, el precalentamiento es tan importante para nosotras. Mucho más importante que el acto en sí.

-¿Y usted, Pamela, con qué fantasea?
-Yo tuve la suerte de cumplir con la mayoría de mis fantasías.

-¿Por ejemplo…?
-Con hacerlo en la playa al atardecer, corriendo el riesgo de que te vea cualquiera.

-Para conducir un programa como Playboy, suena un tanto naif lo suyo…
-Bueno, también lo hice en el vip de un boliche. La mayoría fueron al costado de la ruta. Es una costumbre que tengo cuando viajo en auto por la noche: freno, banquina y a hacerlo. Te diría que esa es la fantasía que más me gusta. Pero fueron muchos gustos los que me di, no te voy a estar contando todos.

-¿Y cuáles le quedan pendientes?
-Muchos otros, por supuesto.

-Como el estar con dos hombres a la vez.
-Esa fantasía la tuve en una época. Ya no.

-¿Se dio el gusto?
-No, no. Nunca llegué a estar con dos hombres a la vez. Hoy estoy muy bien con mi pareja y ese delirio ya no me ratonea. Pero tampoco me escandalizo si viene una amiga y me lo cuenta, me parece fantástica la libertad sexual.

-¿Qué la desvela, entonces?
-Exhibirme en una fiesta, en una fiesta donde haya mucha gente que no me conozca. Empezar a caminar entre todos y muy sutilmente, irme sacando la ropa. Esa es una fantasía que tengo y posiblemente jamás la cumpla.

-¿Por? Los invitados van a estar encantados.
-Son locuras, osadías muy europeas. Acá no da. Acá me puede el prejuicio de qué dirán los demás.

-¿Qué hombres le despiertan la libido?
-En una época, de chica, fantaseaba con actores, deportistas y otros famosos. Hoy, el único que me hace el bocho es mi novio.

-¿Quién es él?
-Rodrigo Fernández, un arquitecto con el que me puse de novia hace ya dos años y convivo desde hace tres meses. Con él ya no tengo sexo, hago el amor.

-¿Cuál es la diferencia?
-La gran diferencia pasa por los sentimientos. Lo bueno es poder amarse y seguir conservando la pasión, el erotismo. Creo que ese es el gran secreto para que una relación sea duradera.

-¿Y cómo es eso de ratonearse con su propia pareja?
-Y… estás trabajando, por ejemplo, pensás en él, te hacés el bocho, lo llamás, se lo decís y con esa hot line vas armando la previa para el encuentro nocturno. Generalmente, cuando llegamos a casa, ya estamos que explotamos. Igual, yo soy una fanática de las caricias y de las insinuaciones. Me encanta coquetear antes de sacarme la ropa.

-¿Le gusta dominar o que la dominen?
-Un poco de cada cosa. No me agrada tener que hacer todo y que el otro se quede ahí quietito como una planta, eso es muy desalentador. Y tampoco que te muelan a golpes. Aunque está muy de moda el sadomasoquismo, yo más que un pañuelito en los ojos y unas esposas en las muñecas para jugar un rato, nunca usé.

-Nada de golpes.
-Bueno, una palmadita en la cola de vez en cuando se puede aceptar. Pero hasta ahí, más ya no me excita.

-Hablando de excitación, ¿qué la puede más: dar placer o recibirlo?
-¡Recibirlo! Sí, sin dudas, toda la vida. ¿A quién no?

De sus fantasías sexuales tratará el programa. Ella, enamoradísima de su novio, reconoce que le quedan muy pocas por cumplir.

De sus fantasías sexuales tratará el programa. Ella, enamoradísima de su novio, reconoce que le quedan muy pocas por cumplir.

Los santiagueños no somos lentos, somos algo vagos. Pero eso nos da una gran ventaja: tenemos dos oportunidades al día para hacer el amor, por la noche y en la hora de la siesta"">

"Los santiagueños no somos lentos, somos algo vagos. Pero eso nos da una gran ventaja: tenemos dos oportunidades al día para hacer el amor, por la noche y en la hora de la siesta"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig