«Me dieron ganas de que me domen un poco» – GENTE Online
 

"Me dieron ganas de que me domen un poco"

Actualidad
Actualidad

A su edad, cuando los de su generación recién empiezan a dar vueltas, ella eligió parar. "Necesitaba echar raíces de una vez", confiesa. Concebida en la Argentina, con dos años de vida en Chile y criada en España -donde vivió hasta los 20-, Anabel Cherubito hizo de todo en sus 29 años: fue barwoman, mucama, babysitter y profesora de flamenco. En 1991 su condición de buscavidas la trajo a Buenos Aires. Y aquí volvió a empezar de cero. Se convirtió en notera sexy y después en actriz de papeles secundarios en tevé. Pero hace seis meses le llegó el rol de su vida en Plástico cruel en el teatro El Vitral. Se trata de Linda Morris, una chica rebelde, fruto de una "extraña mezcla de padres poderosos e hipócritas", según define ella. "La obra es fuerte. Rompe las estructuras y eso hace que te juegues a que te maten o que te salga bien. Nosotros tuvimos suerte."

-¿Su desnudo sobre el escenario contribuyó al éxito?
-Salió bien, más allá del desnudo. Creo que la obra gusta porque toca temas fuertes: droga, sexo, miserias humanas. Tiene humor ácido y drama; es un comic duro.

-¿Cómo es Linda Morris, su personaje?
-Una chica de buen pasar, con padres que tienen mucho poder y no le dan ni bola. Se enamora de un drogadicto que escribe y vive en una especie de cueva. Se quiere demostrar que ambos son víctimas de la sociedad en la que viven.

-¿Encuentra algún punto de contacto con ella?

-No. Mis padres no tuvieron ni tienen plata o poder.

-¿La atrae el poder?

-Puedo estar con un hombre sin que tenga plata, pero no podría estar con alguien poderoso o adinerado. No porque no, sino porque seguramente pensamos distinto. No me gusta cómo manejan el dinero los que lo tienen. Yo necesito un hombre con carácter, si no, lo paso por arriba.

-¿Y hay alguien con carácter en su vida?

-Sí. Hace muy, muy poco. Me hago cargo porque estoy re de novia. Se llama Adrián Rey, es argentino y lo conocí en Madrid. Ahora él vino a visitar a su familia, y se quedó conmigo.

-¿Y por qué se quedó en la Argentina?

-Aquí encontré un pasado. No soy una necia ni digo que me quedaré aunque me hunda. Pero quiero frenar mi espíritu nómade. Soy muy impulsiva y cometo muchas c... por eso.

-¿Tiene una lista de macanas memorables?
-Puffff, pero no soy de esas personas que no se arrepienten de nada. Yo me arrepiento de mil cosas.

-¿Se arrepiente de haber pagado por su primera relación sexual?
-No, no me arrepiento. Me parece una chiquilinada en un momento de rebeldía. ¿Sabés que hoy día sigo hablando por teléfono con él? Nos hicimos amigos. Es una historia rara. No me gustan los prejuicios. ¿Por qué los tipos pueden estar con una prostituta y las mujeres no lo pueden hacer al revés? ¿Por qué me tengo que traumar? Sé que fue una tontería en su momento, pero me dije: "Voy a hacerlo de una forma en la que nadie lo hace y sin trauma de nada".

-¿Y cómo le fue?
-Pésimo. Tenía 16 años. Obviamente, mi primera vez fue después con mi primer novio. La virginidad es sólo un mito.

-¿Y cómo hace para bancarse los prejuicios ajenos, desnuda sobre un escenario?
-El de la obra no es un desnudo artístico. En realidad, no me guío por si lo es o no. Pero tiene que ver con la obra y no es ponerse en bolas al p... Además, soy tímida con el cuerpo.

-No me diga que tiene complejos.
-No. No me cuido, aunque me gusta entrenar. Pero prefiero estar pasada uno o dos kilos antes que estar debajo.

-¿Se haría alguna cirugía?
-Hace ocho años me hice las lolas, simplemente porque me gustan pulposas. Tengo cola parada y me faltaba un contrapeso. Tal vez me haga algo más a los 50, no sé.

-¿Qué espera para entonces?
-Seguir viviendo de lo que me gusta. Y tener una pareja. Siempre me costó estar de a dos, pero ahora me dieron ganas de que me domen un poco.

-¿Cómo vivió las etapas de soledad?
-Cuando estoy sola, si tengo ganas de tener un amante, lo tengo y ya. Y se lo aclaro. Pero no necesito que me hagan de novio para lograr algo de mí.

por Gilda Santarsiero
fotos: Santiago Turienzo
producción: Inés Azumendi
(Agradecemos a Luna Garzón, Ricky Sarkany y teatro El Vitral) Dice que es tímida con el cuerpo. Se entrena en el gimnasio, pero sin hacer dieta de comida. Prefiero estar pasada en uno o dos kilos", asegura.">

Dice que es tímida con el cuerpo. Se entrena en el gimnasio, pero sin hacer dieta de comida. "Prefiero estar pasada en uno o dos kilos", asegura.

Dueña de unas curvas peligrosas, reconoce que se hizo las lolas y que, a los 50, se va a hacer más cirugías.

Dueña de unas curvas peligrosas, reconoce que se hizo las lolas y que, a los 50, se va a hacer más cirugías.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig