“Me da náuseas escuchar el nombre de mi padre” – GENTE Online
 

“Me da náuseas escuchar el nombre de mi padre”

Actualidad
Actualidad

Qué película de Woody Allen es tu favorita?", plantea, en su encabezado, la carta de Dylan. Ella es una de las hijas que el gran cineasta de 78 años y Mia Farrow (68, ex pareja y musa en 13 de sus filmes) adoptaron en la década del '80, cuando conformaban una exitosa sociedad sentimental y artística. También se hicieron cargo de Moses (hoy de 36 años) y luego tuvieron a Ronan (26), único hijo biológico (del que Farrow dijo no estar segura sobre si Woody es efectivamente el padre, dando lugar a que fuera de Frank Sinatra). Sigue la carta, recientemente publicada por el New York Times: "Antes de responder, les contaré algo que deben saber: cuando yo tenía siete años, Woody Allen me tomó de la mano y me llevó a una habitación sombría, casi un armario, que había en la segunda planta de nuestra casa. Me dijo que me tirara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Y entonces me agredió sexualmente. No dejó de hablar mientras tanto, de susurrar que era una buena niña y que aquello era un secreto entre los dos; me prometió que íbamos a ir a París y que yo iba a ser una estrella en sus películas... Desde que tengo memoria, mi padre siempre me había hecho cosas que no me gustaban. No me gustaba con cuánta frecuencia me apartaba de mi madre, mis hermanos y mis amigos, para estar los dos a solas. No me gustaba que me metiera su dedo pulgar en la boca. No me gustaba tener que meterme en la cama con él, bajo las sábanas, cuando él estaba en calzoncillos. No me gustaba cuando colocaba la cabeza en mi regazo desnudo y respiraba hondo. Me escondía bajo las camas o me encerraba en el baño para evitar esas situaciones, pero él siempre me encontraba. Ocurría tantas veces, como si tal cosa, ocultándoselo con tanta habilidad a una madre que me habría protegido si se hubiera enterado, que yo creía que era lo normal. Creía que así era como los padres mimaban a sus hijas. Sin embargo, lo que me hizo en la habitación me pareció distinto. Ya no pude seguir guardando el secreto".
..............................................................................................
El tema no es nuevo: la denuncia de Dylan, respaldada por Farrow, causó conmoción en 1992. Al mismo tiempo, se abrió una batalla legal por la tenencia de los tres chicos, mientras el cineasta ya vivía con Soon-Yi Previn, otra hija adoptiva de Farrow (de cuando era pareja del pianista André Previn). En su momento, tras doce años de relación en los que jamás hubo convivencia a pesar de vivir en la misma ciudad, fue un enorme escándalo. Pero ahora, que se suma la palabra de Dylan, el tema toma otra magnitud. "Varios supervivientes de abusos sexuales que se han puesto en contacto conmigo, para mostrarme su apoyo y compartir sus temores (a dar la cara, a que les llamaran 'mentirosos', a que les dijeran que sus recuerdos no son reales), me han dado un motivo para romper el silencio. Aunque sólo sea para que otros sepan que no tienen que permanecer callados", explicó la mujer, quien se dice "felizmente casada" y vive con otro nombre en el estado de Florida.

El mes pasado, cuando el célebre neoyorquino fue galardonado con un Globo de Oro especial por su trayectoria, que ya abarca medio siglo, fue Ronan –¿hijo de Woody o de Sinatra?– quien reavivó las acusaciones. "Me perdí el tributo a Woody Allen. ¿Pusieron la parte de las acusaciones de violación antes o después de Annie Hall?", tuiteó con sarcasmo. Cabe recordar que, en su momento, se llevó a cabo una profunda investigación por el tema, que incluyó interrogatorios y exámenes médicos. Allen negó los cargos enfáticamente. Y Farrow aportó un video, grabado no bien Dylan le contó acerca del incidente, en donde la niña detallaba el abuso (algunos lo objetaron, por estar cortado y editado). Dicha investigación, llevada a cabo por el hospital Yale-New Haven, no pudo concluir que Dylan haya sido violada. Pero el fiscal a cargo, Frank Maco, siempre sostuvo que le quedaban dudas. Sin embargo, optó por no procesar a Allen y el juicio jamás tuvo lugar. La carta, a dos décadas del hecho, lo refrescó inevitablemente. "Lo que dice es falso y vergonzoso", se defendió Woody a través de un comunicado.
.............................................................................................
Prosigue el relato de Dylan. Y su final es contundente: "En un momento dado, mi madre se sentó conmigo para decirme que no me pasaría nada si estaba mintiendo, que podía retractarme de todo lo que había dicho. Pero no podía hacerlo, porque era todo verdad. Sin embargo, a una persona poderosa le es muy fácil entorpecer una acusación de abusos sexuales. Enseguida aparecieron expertos que impugnaron mi credibilidad. Médicos dispuestos a usar sus armas psicológicas contra una niña que había sufrido esos abusos... Woody Allen no fue nunca condenado por ningún delito. El hecho de que hubiera salido indemne me atormentó durante mi infancia y adolescencia. Me sentía terriblemente culpable de que pudiera seguir relacionándose con otras niñas. Me aterrorizaba que me tocaran otros hombres. Adquirí un trastorno alimentario. Empecé a cortarme con cuchillas. Y la tortura se agravó aún más por culpa de Hollywood. Todo el mundo, salvo unos pocos (que son mis héroes), hizo la vista gorda. A la mayoría de ellos les resultaba más fácil aceptar la ambigüedad, decir '¿quién sabe qué sucedió?', fingir que no había pasado nada... Hoy me considero afortunada. Estoy felizmente casada. Sin embargo, sigue habiendo otras personas asustadas, vulnerables, que se esfuerzan para encontrar el valor que les permita decir la verdad. Y el mensaje que les transmite Hollywood es importante. ¿Y si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett? ¿Y si hubieras sido tú, Emma Stone? ¿O tú, Scarlett Johansson? Diane Keaton, tú me conociste cuando era niña. ¿Te has olvidado de mí? Woody Allen es una prueba viviente de que nuestra sociedad no se porta bien con los supervivientes de abusos y agresiones sexuales. Por eso, imagínense a su hija de siete años, imagínense que Woody Allen se la lleva a una habitación. Imagínense que, durante el resto de su vida, a esa niña le dan náuseas cada vez que oye el nombre de él. Imagínense un mundo que aplaude a su atormentador. ¿Se lo imaginan? Y ahora, ¿qué película de Woody Allen es su favorita?".

El rostro de Dylan Farrow, hoy de 28 años. Está “felizmente casada” y vive en la Florida. Su alegato conmovió al mundo.

El rostro de Dylan Farrow, hoy de 28 años. Está “felizmente casada” y vive en la Florida. Su alegato conmovió al mundo.

Otros tiempos: Woody lleva a Dylan en el cochecito, mientras que Mia carga al pequeño Ronan (hijo biológico de ambos). Detrás asoma Soon-Yi, también hija adoptiva de Farrow, aunque de una relación anterior. Año: 1989. Lugar: aeropuerto Heathrow de Londres. Un par de años después, Allen terminaría acostándose –y formando pareja– con Soon-Yi.

Otros tiempos: Woody lleva a Dylan en el cochecito, mientras que Mia carga al pequeño Ronan (hijo biológico de ambos). Detrás asoma Soon-Yi, también hija adoptiva de Farrow, aunque de una relación anterior. Año: 1989. Lugar: aeropuerto Heathrow de Londres. Un par de años después, Allen terminaría acostándose –y formando pareja– con Soon-Yi.

Allen camina del brazo de Soon-Yi (43), con quien formó pareja desde 1991, decisión que también le valió numerosas críticas (se trataba, nada menos, que de la hija adoptiva de su ex mujer). Se casaron en 1997 y tienen dos hijos adoptivos: Bechet (14) y Manzie (13).

Allen camina del brazo de Soon-Yi (43), con quien formó pareja desde 1991, decisión que también le valió numerosas críticas (se trataba, nada menos, que de la hija adoptiva de su ex mujer). Se casaron en 1997 y tienen dos hijos adoptivos: Bechet (14) y Manzie (13).

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig